jueves, 19 de septiembre de 2013

Adiós a las leyendas del Gran Hotel Viena

Sus dueños litigan por los mitos que lo perjudican. Supuesto pasado nazi y presencia sobrenatural.

Se fundó hace 80 años. Tenía generador eléctrico, criadero de chanchos y peluquería. Sus huéspedes pasaban largas temporadas allí.

Se fundó hace 80 años. Tenía generador eléctrico, criadero de chanchos y peluquería. Sus huéspedes pasaban largas temporadas allí. [ Ver fotogalería ]
Basta que un rumor eche a correr para que el destino de un lugar quede sellado. Así sucedió con el Gran Hotel Viena. Aunque rozando los 80 años y con una historia rica, fue su pasado oscuro el que más atrajo al imaginario popular.

fantasmas. Un supuesto pasado nazi y presencias sobrenaturales son las versiones sobre el Gran Hotel Viena.


Un supuesto pasado nazi y presencias sobrenaturales son las versiones sobre el Gran Hotel Viena.
En los años ’30, la localidad de Miramar, en Córdoba, era un boom turístico. Atraídos por las propiedades curativas de la laguna de Mar Chiquita, los turistas arribaban por oleadas. Entre ellos, Máximo y Melitta Pahlke, alemanes que habían llegado a la Argentina en 1904, y que un verano conocieron Miramar buscando alivio para la psoriasis de ella.No solo encontraron una cura, sino además amigos con los que generaron la idea de crear la propia hostería. Esta floreció con tanto éxito que enseguida se pensó en la construcción de un hotel de mayor nivel. Así nacía el Gran Hotel Viena.

“Tenía generador eléctrico, criadero de chanchos, peluquería. Estaba diseñado para pasar largas temporadas”, evoca hoy el tercer Max Pahlke, nieto de los fundadores y actual dueño. Durante una década, funcionó a la perfección. Pero en 1945, luego de la Segunda Guerra Mundial, Perón le envió a Pahlke –entre otros alemanes en el país– un telegrama en el que se le pedía abandonar su puesto en Mannesmann, una compañía germana con sede en Argentina.En vista de esto, el matrimonio hizo las valijas y retornaron a Alemania. Aquí quedó su hijo mayor, médico, y el Gran Hotel Viena, cerrado pero a cargo de un casero.

Familia Phalke

Entre mitos. En Miramar bastó que se bajara la última persiana para que los relatos comenzaran. Que sus dueños eran nazis, y tras la guerra habían debido cerrarlo, que el casero también adhería al régimen de Hitler, que albergaban militares. “¡Llegué a escuchar que había un submarino en la laguna!”, exclama Max.
Los siguientes intentos por recuperar el brillo incluyeron la apertura por partes durante algunos veranos y la contratación de un administrador que terminó robándoles hasta la última cuchara. Y para 1977, la naturaleza completó la historia con una inundación que enterró al pueblo entero. El panorama posterior fue tan desolador que surgió una nueva leyenda: el Gran Hotel era ahora territorio de fantasmas.

Gran Hotel Viena, en Miramar, Mar Chiquita, Córdoba.

Lo que sigue es casi tragicómico. “Diciendo hacerse cargo para cuidarlo, se creó una ‘Asociación de Amigos’, que lo explota como museo. Organizan visitas guiadas alimentando el mito de los fantasmas y acusando a mi familia de nazis”, relata Pahlke.

Frente a su protesta, la respuesta fue la indiferencia. Y el contraataque, legal. “El hotel está a nombre de la sociedad Wandorf Inversora S.A.. Es la que paga los impuestos, tiene los títulos e inició juicio contra la Municipalidad de Miramar”, explica Santiago Vera Barros, abogado de Pahlke.

Pahlke, empero, confía. Con las aguas ya bajas, el lugar vuelve a ser la maravilla natural digna de ser incluida entre los sitios “Ramsar”, la convención que protege los humedales alrededor del mundo. Las nuevas tendencias de turismo saludable lo posicionan como un lugar idóneo para un nuevo proyecto. Quizás a futuro, el Hotel Viena pueda coronarse con las 5 estrellas a las que siempre aspiró.

Wandorf Company S.A., titular del edificio y de los terrenos que ocupa el Gran Hotel Viena, inició acciónes judiciales contra la Municipalidad de la ciudad de Miramar, y crearon una página web con el objetivo de contar “la verdadera historia” del mítico hotel a orillas de la Laguna Mar Chiquita.

Fuente:
http://noticias.perfil.com

sábado, 14 de septiembre de 2013

Células madre: entre fraudes y esperanzas


El tema de las células madre se ha convertido en un claro ejemplo de la desconexión entre avances científicos y consecuencias sociales de los mismos.

 

Por Claudio Pairoba

Organizado por el Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva de la Nación y la Comisión Asesora en Terapias Celulares y Medicina Regenerativa, se llevó a cabo el Sexto Seminario Internacional “Hacia la elaboración de un marco normativo para las investigaciones y terapias con células madre en la República Argentina”.

El encuentro tuvo lugar en el Salón Azul del Senado de la Nación y contó con disertantes nacionales e internacionales. El objetivo fue discutir el marco legal necesario para regular las terapias con células madre en nuestro país. De las charlas se desprende que la situación es compleja, no solo en nuestro país, si no en todo el mundo.

La apertura del encuentro estuvo a cargo del Sr. Ministro de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva de la Nación, Dr. Lino Barañao, quien estuvo acompañado por la Dra. Fabiana Arzuaga (Comisión Asesora en Terapias Celulares y Medicina Regenerativa). El Dr. Barañao agradeció la participación de los disertantes y público en general y enfatizó la necesidad de regular la actividad, la cual ha dado origen a ofertas de tratamientos sin eficacia probada, como los de la República China.

Los disertantes
El encuentro se extendió durante toda la jornada del 27 de agosto y arrancó con la exposición de Rosario Isasi (abogada y Master en Salud Pública de la Boston University), investigadora asociada del Centre of Genomics and Policy de la Universidad McGill, Montreal, Canadá.

La Dra. Issasi recordó que el tema células madres alcanzó notoriedad en 1998 con el descubrimiento de que este tipo celular podía ser cultivado para mantener y aumentar el número de células, en condiciones especiales de laboratorio. El tema tuvo un inicio político, ya que las células madre obtenidas en 1998 provenían de embriones humanos (células madre embrionarias), las cuales quedaban como remanente de los tratamientos de fertilización asistida. Esto dio origen a planteos éticos y legales, los cuales han podido ser evitados al trabajar con células madre adultas, obtenidas de distintos tejidos de seres humanos.

Isasi enfatizó que el tema es complejo y las normativas que desarrolle cada país deben armonizarse con las desarrolladas por la comunidad internacional. El contexto cultural de cada nación es importante al momento de diseñar una legislación que contemple los distintos aspectos en juego. También indicó la importancia de la diversidad y la equidad en el acceso a los tratamientos que se desarrollen, de manera de evitar la aparición de nuevas enfermedades huérfanas.

El segundo expositor fue Bernard Siegel, abogado, fundador y director del Genetics Policy Institute entre otros cargos. Siegel enfatizó la importancia de la presencia de los pacientes al momento de la toma de decisiones políticas. Se refirió a la cultura filantrópica que existe en los EE.UU., por la cual las donaciones a organizaciones no gubernamentales sin fines de lucro puede deducirse de impuestos. Esto ha generado entidades como la American Cancer Foundation, y sembró la semilla para el posterior desarrollo de los National Institutes of Health (NIH, por sus siglas en inglés), las cuales surgieron por la incansable actividad de Mary Lasker para conseguir fondos. Otras patologías como el cáncer de mama y el SIDA se vieron beneficiadas por la participación social con el fin de recolectar fondos destinados a investigación. El contexto cultural no fue ajeno, recuerda Siegel, en las luchas para recolectar dinero. En 1920, el New York Times no publicó una gacetilla acerca de una reunión relacionada con el cáncer de seno, ya que usaba dos palabras impensadas para un diario en ese momento: seno y cáncer.

Más cerca en el tiempo, Robert Klein es uno de los más prominentes defensores de la investigación en células madre. Propulsor de la “Proposition 71”, la cual estableció la creación del California Institute for Regenerative Medicine, Klein donó U$S 3 millones para la campaña tendiente a la aprobación de esta iniciativa a la cual logró sumar a productores de cine quienes también aportaron fondos.

Finalmente, Sieger enfatizó la necesidad de que pacientes y científicos trabajen juntos para formar grupos de defensa y que los científicos hagan oír su voz para que la sociedad entienda con mayor claridad estos temas controvertidos. Cerró su charla con una frase de Abraham Lincoln, sumamente apropiada: “El sentimiento público lo es todo. Con sentimiento público nada puede fallar, sin él, nada puede tener éxito”.




Charlas en la tarde
Por la tarde, Douglas Sipp, de la Oficina de Comunicación Científica del RIKEN Center for Developmental Biology, Kobe, Japón abordó los aspectos más comerciales y fraudulentos asociados a terapias con células madre.

Al googlear “células madre”, uno se encuentra con una serie de avisos y links sobre el lado derecho de la pantalla, los cuales aparecen, para el desprevenido, como sitios con información cuando en realidad son sitios comerciales. Ejemplos de clínicas en Europa Oriental y Republica Dominicana son solo una muestra de las más de 600 clínicas a nivel mundial que ofrecen tratamientos con células madre. Tratamientos cuya eficacia no ha sido comprobada, que cuestan miles de dólares y que se llevan a cabo en condiciones deplorables desde el punto de vista sanitario. La desesperación humana es un negocio del cual muchos se aprovechan en la denominada industria del turismo de células madre o industria del turismo médico.

Sipp también recordó que los dos aspectos beneficiosos de las células madre (su capacidad de autorrenovación y para diferenciarse (convertirse) en otros tipos celulares que sea necesario reponer) son los mismos aspectos que pueden hacer que, en manos de inescrupulosos, las células madre terminen empeorando una patología.

Normativas a nivel mundial
Aquellos países que vienen aplicando algún marco legal, lo hacen siguiendo los modelos establecidos por EE.UU. (Food and Drug Administration, FDA) o Europa (European Medicines Agency, EMA). En Asia, Corea sigue estos modelos, mientras que China y la India no tienen regulaciones efectivas sobre el tema células madre. Estos dos últimos países consideran a esta actividad como prioridad nacional, sobre todo por el ingreso de fondos y no tienen mayores antecedentes en una legislación que regule el desarrollo de medicamentos o productos para la salud.

Sipp destacó el hecho de que los cientos de clínicas no reguladas que ofrecen todo tipo de tratamientos se ha convertido en un modelo redituable, pero que atenta no solo contra la salud de los pacientes si no que también se convierte en un obstáculo para el desarrollo de terapias con células madre basado en el trabajo científico.

En la actualidad, la única terapia probada y efectiva que usa células madre es el transplante hematopoyético, utilizado para casos de leucemia y fallos de la médula ósea.

Dado que las células madre no pueden tratarse como un medicamento, para los cuales sí hay regulación a nivel mundial, quedan vacíos a nivel legal, los cuales son aprovechados por aquellos que ofrecen tratamientos no probados a cambio de grandes cantidades de dinero y poniendo en riesgo, aún más, la salud de los pacientes.

La situación en la Argentina
Por la tarde, la Dra. Fabiana Arzuaga explicó los aspectos legales relacionados con las terapias con células madre. La abogada remarcó que la investigación clínica en seres humanos afecta los denominados derechos personalísimos, los cuales se enmarcan dentro de los derechos civiles. Explicó las distintas leyes que dan al Instituto Nacional Central Unico Coordinador de Ablación e Implante (INCUCAI, responsable de los bancos de sangre de cordón) y a la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnologías (ANMAT) poder de policía sobre ciertos aspectos reglamentados. Lamentablemente, aún se requiere de una ley del Congreso de la Nación (las provincias tiene su propia legislación en ciertos casos) que regule el uso de células madre en investigaciones biomédicas y terapias relacionadas con seres humanos. La falta de una ley de fondo dificulta el poder de policía de los organismos competentes. Esto ha llevado a que se generen atajos jurídicos por parte de grupos que ofrecen este tipo de tratamientos.

La letrada especificó que las terapias avanzadas (células madre, terapia génica e ingeniería de tejidos) deberían caer bajo la órbita del ANMAT.

La situación en Europa
Marcos Timón (Jefe del Servicio de Terapias Avanzadas y Biotecnología, Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios) disertó sobre la situación en España y Europa. Remarcó que existe un vació en la reglamentación, ya que la misma contempla las categorías “dispositivos médicos” o “productos farmacéuticos”, pero existe un hueco en cuanto a la reglamentación para las terapias avanzadas.
Los únicos tratamientos con terapias avanzadas aprobados en Europa son:
- ChondroSelect (2009): células diferenciadas de cartílago (no son células madre) para el tratamiento de patologías de las articulaciones.
- Glybera: Primer producto de terapia génica aprobado en Occidente, para el tratamiento de una deficiencia enzimática sumamente rara que causa pancreatitis.
- Proverge: terapia para cáncer de próstata usando células diferenciadas (no son células madre).

El investigador enfatizó que no existe en Occidente ningún medicamento aprobado en base a células madre. El uso de células madre para tratamientos cosméticos no es menos serio: su comentario acerca de la mujer a quien se le inyectaron células madre en su párpado como parte de un tratamiento rejuvenecedor, no deja dudas de los cuidados que deben tenerse al aplicar estas técnicas. La mujer tuvo que ser operada para extraerle los trozos de hueso que se originaron en su párpado a partir de las células madre inyectadas.

Mesas redondas
Durante la tarde hubo preguntas para los integrantes de dos mesas redondas. La primera antecedió a la presentación de la Dra. Arzuaga y estuvo integrada por representantes del ANMAT, el INCUCAI, Ana María Rodríguez, (presidenta de la Federación Argentina de Enfermedades Poco Frecuentes, FADEPOF), el Dr. Pablo Arias (Presidente de la Sociedad Argentina de Diabetes), y un abogado representante de una empresa de medicina prepaga. Esta mesa estuvo coordinada por el Dr. Salvador Bergel, de la Facultad de Derecho (UBA). Si bien las autoridades enfatizaron que todos los sectores involucrados están participando de los debates, los representantes de las asociaciones que nuclean a los pacientes remarcaron la necesidad de ser convocados a lo largo de todo el proceso de discusión.

La segunda estuvo coordinada por el Dr. Gustavo Sevlever (Director de Investigación FLENI), e incluyó a los expositores Timón, Siegel e Isasi. Durante esta última, se acercó para dar su opinión el Dr. Gustavo Kuminsky (Presidente de la Sociedad Argentina de Hematología), quien hace transplante hematopoyético desde hace 25 años y mencionó los aspectos políticos que se entrelazan con el tema células madre, lo cual ha dado origen al término Biopolítica para describir situaciones como la presentada. Kuminsky también se pronunció en contra del término células madre: consideró que la palabra “madre” siempre se asocia con algo positivo y bueno mientras que estas células pueden dar origen a complicaciones cuando son usadas sin control.

El encuentro puso de manifiesto el interés de las autoridades nacionales y los distintos actores involucrados para concretar el margo legal necesario que permita regular las prácticas con células madre en nuestro país.

sábado, 7 de septiembre de 2013

La mitad de los trabajos científicos publicados hace dos años ya son accesibles gratuitamente




La mitad de los trabajos científicos publicados en 2011 ya son accesibles gratuitamente, según un estudio financiado por la Comisión Europea que analiza la tendencia a facilitar a los lectores los resultados de estos trabajos, una práctica conocida como 'acceso abierto'.

El estudio analiza la disponibilidad de las publicaciones académicas en 22 campos de investigación dentro del Espacio Europeo de Investigación y en Brasil, Canadá, Japón y Estados Unidos. Además, el informe también resalta que más del 40 % de los artículos científicos publicados en todo el mundo entre 2004 y 2011 se encuentra hoy disponible en línea en régimen de acceso abierto.

Según el estudio, la libre disponibilidad de la mayor parte de los artículos es ya una realidad en el campo de la ciencia y la tecnología en general, en el de la investigación biomédica, en el de la biología y en el de las matemáticas y la estadística.

Por el contrario, los campos en los que el acceso abierto sigue estando más restringido son el de las ciencias sociales y humanidades y el de las ciencias aplicadas, la ingeniería y la tecnología.

La comisaria europea de investigación, Marie Geoghegan-Quinn, ha subrayado que la Comisión Europea está promoviendo en Europa el acceso abierto a los resultados de los trabajos de investigación. "El contribuyente europeo no debe pagar dos veces por la investigación que se financia con fondos públicos", ha alertado.

Además, se han publicado también otros dos informes del grupo Science Metrix, una consultoría dedicada a la investigación, en los que se examinan las políticas de acceso abierto y la cuestión del acceso abierto a los datos. 


PERIODO DE EMBARGO  
Por lo que se refiere a las políticas de acceso abierto, el informe señala que la mayor parte de los 48 principales proveedores de financiación destinada a la ciencia considera "aceptables" las dos formas de acceso abierto más importantes, es decir, las publicaciones de acceso abierto en revistas (conocido como acceso abierto 'dorado e híbrido') y el autoarchivo (conocido como acceso abierto 'verde').

El informe indica también que más del 75 % acepta un período de embargo de entre seis y doce meses, entendiendo por tal el tiempo transcurrido entre la fecha de una publicación y el momento de su libre disponibilidad. 

El otro informe, por su parte, señala que en la actualidad sigue habiendo menos políticas para el acceso abierto a los datos científicos que para el acceso abierto a las publicaciones.

Fuente:
www.europapress.es/

Entradas populares