miércoles, 31 de diciembre de 2014

Primer Simposio sobre Virus del Papiloma Humano: Reflexiones

Dos de los organizadores del exitoso encuentro comentan sus experiencias y las perspectivas que se abren de ahora en más.

Gardiol, Cavatorta, Banks, Giri y Picconi, organizadores del encuentro (Foto: CP).


Lawrence Banks es Líder de Grupo del equipo de Virología Tumoral en el International Centre for Genetic Engineering and Biotechnology de Trieste, Italia. También es uno de los organizadores del Primer Simposio en Papilomavirus Humano que tuvo lugar en Rosario entre los dias 19 y 21 de noviembre.

¿Cómo fue su experiencia en nuestra ciudad?
He estado varias veces en la Argentina pero es mi primera vez en Rosario. Realmente lo disfruté. Es una gran ciudad con gente muy amigable. Las reuniones del congreso han sido increíbles. La Dra. Daniela Gardiol y todos sus colegas de la universidad han hecho un gran trabajo, fantástico.
Hubo muy buenas interacciones entre los estudiantes y los disertantes invitados de todas partes del mundo. Hemos alcanzado exactamente lo que deseábamos.

¿Cuáles son sus expectativas a partir de este simposio?
Hemos establecido muchos contactos para hacer colaboraciones. Ese fue el objetivo principal. Convocar a muchos participantes de la región latinoamericana para colaboraciones inmediatas.
También convocamos gente de distintas partes del mundo. Creo que tendremos nuevas colaboraciones como resultado de este encuentro.

¿Ha habido otras experiencias como esta en Latinoamérica?
Hay reuniones sobre este tema en todas partes del mundo pero esta es particularmente única. Teníamos por objetivo la colaboración y el enfoque multidisciplinario cubriendo todos los aspectos del problema. Desde la ciencia básica a la investigación clínica.
También nos interesaba que participara la gente joven, ya que ellos son el futuro.
Por su parte, Daniela Gardiol, otra de las organizadoras del Instituto de Biología Molecular y Celular de Rosario y docentes de nuestra universidad, aportó su reflexión luego de concluído el encuentro.
“Quiero recalcar que esto es el esfuerzo de mucha gente. Tanto los que estamos como organizadores así como los que están por detrás, quienes pusieron esfuerzo y su tiempo”, expresó la investigadora.



¿Cuáles eran los objetivos para este simposio?
Creo que hemos cumplimentado los objetivos que nos habíamos propuesto. Escuchar conferencias de las personas más calificadas sobre los distintos aspectos del VPH. Me pareció muy interesante que la gente joven participara muchísimo. Hubo estudiantes y mucha gente que llegó desde otras provincias y pudieron interaccionar con investigadores de renombre. Están todos comentando que se vuelven a sus respectivos lugares con un bagaje muy grande de conocimientos y de ideas. Por que lo que percibí, hay grandes planes para armar proyectos en conjunto. Esta era la idea, posicionar a Rosario y nuestras instituciones en un ámbito académico ya a nivel internacional y creo que ha sido logrado.

¿Este es el primer simposio de ICGEB hecho en la Argentina?
Hay un antecedente de un curso en el 91 pero podemos considerar que este es el primer simposio del ICGEB sobre VPH en Rosario y en Latinoamérica. Hubo otros que fueron mixtos. Tuvimos la responsabilidad de un instituto internacional que depositó en nosotros la confianza de diseminar conocimiento científico en distintos ámbitos. Creo que ha sido logrado.


El encuentro cubrió distintas facetas de la infección por el virus del papiloma humano. La investigación básica, los aspectos clínicos y la epidemiología fueron tratados por especialistas nacionales e internacionales en exposiciones individuales, posters y mesas redondas. Sus nombres pueden verse en el video adjunto. Felicitaciones a los organizadores quienes cumplieron ampliamente con sus objetivos de dar a conocer la trayectoria científica de nuestra universidad e institutos, mostrando la ciencia rosarina a los investigadores de otras ciudades argentinas y del mundo.

viernes, 26 de diciembre de 2014

Elisabet Lopez y Julia Fernandez: ganadoras de premio internacional en Estadística


A punto de recibirse de licenciadas en Estadística, Elisabet y Julia nos cuentan sobre el trabajo que les valió un premio internacional de la Universidad Complutense de Madrid.

Elisabet Lopez y Julia Fernandez.

¿En qué están trabajando actualmente?
Elisaber Lopez: Me desempeño en un proyecto de investigación sobre muestreo y modelos para datos espaciales, enfocado en la estimación de modelos y muestras. Se usa mucho en agricultura y el enfoque nació en España. Después se aplicó a una variedad de otros campos. Mi director es Jose Alberto Pagura, quien también es director del Departamento de Estadística de la Escuela del mismo nombre (Facultad de Cs. Económicas y Estadística).

Julia Fernandez: Soy auxiliar de un proyecto de investigación de la Escuela de Estadística. Trabajo en modelos de edad período-cohorte para modelar tasas de mortalidad o de incidencia. Uso datos de mortalidad estratificados: comparo las tasas de hombres y mujeres, en varias regiones geográficas. Mi directora de tesina es Leticia Hachuel

¿Cómo surge el tema del premio?
EL: Se designó a 2013 como año mundial de la estadística. Debido a eso, la Universidad Complutense de Madrid decidió hacer un concurso abierto para todas las entidades educativas del mundo. Nos enteramos y nos llamó la atención. El objetivo del certamen era mostrar el uso de la estadística para resolver un problema específico.

El premio tenía dos categorías: profesionales que no podían ser estadísticos y alumnos que podían ser de todas las áreas.

¿Cómo decidieron presentarse y cómo les fue?
EL: Todo esto lo armamos solas. Siempre que hay algún congreso o presentación, los alumnos recurren a los profesores para que los orienten, corroboren y controlen. En este caso, estábamos en verano del 2013-2014 y yo estaba con muchas ganas de participar. Desde que supe en septiembre, quería participar y teníamos tiempo de hacerlo hasta enero.

JF: Teníamos materias para rendir, la tesina y el trabajo y por eso nos fuimos demorando.

EL: Cuando llega el verano hay receso en la facultad y no había nadie a quien consultar. Cuando Juli vuelve de vacaciones, lo charlamos y decidimos presentarnos. Preparamos todo en dos semanas. No se lo contamos a nadie, ni a nuestras familias. Cuando ganamos el primer premio para estudiantes de grado lo dijimos y en la facultad estaban muy orgullosos porque lo habíamos hecho solas.

El jurado fue muy importante y nosotras no sabíamos qué era la Universidad Complutense de Madrid. Cuando nos enteramos nos sorprendimos mucho y nos dimos cuenta que el trabajo debe haber estado realmente bueno.

¿Con qué tema se presentaron?
EL: Se nos ocurrió trabajar con un conjunto de datos de un servicio de hemodiálisis y analizamos el tiempo de duración de catéteres transitorios en pacientes de diálisis de ese servicio.

JF: Yo tenía a disposición esa base de datos y las personas que la habían armado tenían interés en responder las preguntas acerca de la duración de los catéteres. Se nos ocurrió hacer un análisis de supervivencia.

¿Qué información obtuvieron aportando estadística a la pregunta que tenían?
JL: Primero, creo que cumplimos el objetivo del concurso, que era mostrar cómo la estadística ayuda a resolver un problema en la vida real.

Ellos trabajaban con la bibliografía existente. Como los estudios se hacen en servicios más grandes, ellos querían corroborar que esto se diera de la misma manera en el servicio que ellos manejan. Hicimos un aporte importante para el servicio. Les resultó interesante y la información les sirvió. Lo que encontramos coincidía con la bibliografía que había en el tema.

¿Dónde se realizó el estudio?
JF: En el Instituto de Nefrología de Pergamino, que funciona en la ciudad del mismo nombre y en el Hospital de Rojas, ambas localidades de la provincia de Bs.As.

¿El tema de la base de datos es fundamental para hacer un estudio estadístico?
JF: Creo que hoy en día se arman muchas bases de datos pero mal armadas. Es incumbencia del estadístico el armado de una buena base de datos., estar desde el principio.

EL: Muchas veces pasa que, por ejemplo, un grupo de profesionales quieren empezar a medir algo y comienzan a juntar y a medir variables, recolectan un montón de cosas para un objetivo. Y cuando una ve la base de datos se encuentra con que faltan o sobran cosas que ayudarían a cumplir el objetivo. Estaría bueno que al momento de juntar esos datos se plantee un buen objetivo y un estadístico haga su aporte.

Entonces antes de armar una base de datos, habría que consultar con un estadístico.
JF: En las bases que he visto o en las que hemos trabajado es difícil hacerlo si no es así. De todas formas, hay gente que se dedica a la investigación y que tiene elementos de estadística y puede manejarlo. Pero en otros casos, sobre todo cuando es la primera experiencia, la cuestión requiere de un enfoque estadístico.

¿Tienen otras actividades fuera de la facultad?
EL: Somos las dos pasantes de la Municipalidad de Rosario. Yo en la Secretaría de Turismo.

JF: Estoy en la Oficina de Estadística del Hospital Carrasco.

¿Dónde nacieron y estudiaron? 
EL: Soy de Rosario. Hice los estudios secundarios en el Colegio de la Inmaculada, en las cuatro plazas. Desde pre-escolar hasta quinto año.

JF: Soy de Pergamino. Hice hasta segundo año de la secundaria en un colegio privado de Pergamino, el ICADE, y los últimos tres años en un colegio marista de la misma localidad.

¿Cómo nace el interés por la Estadística? ¿Tuvieron esa materia en la secundaria?
EL: No. En mi caso, me gusta mucho la parte social y humanística. Por eso había seguido esa orientación en el polimodal. Cuando terminé la secundaria tenía una muy buena formación en esa área. Al terminar la escuela empecé Comunicación Social pero después me dí cuenta que no era lo mío. Me gusta mucho la parte de radio y locución que la veré en otro momento.

Ahí se despertó un poco más el interés en los números, pero no me gustaba ingeniería, matemáticas solamente tampoco y la parte contable y economía no me gusta para nada. Conocía a una persona que me orientó hacia la estadística. Entré a la facultad y los dos primeros años fueron difíciles porque traía una orientación en humanidades de la secundaria pero después me encaminé. Igual, sigo teniendo interés por lo humanístico.

JF: Mi caso fue bastante similar. Me gustaba la matemática pero no quería hacer un profesorado, o una ingeniería o una licenciatura en matemáticas porque me parecía demasiado teórico. Mi mamá trabaja en la Secretaría de Epidemiología en Pergamino, así que desde hacía varios años tenía más presente esto de estadística, de registrar determinado tipo de información, siempre relacionado con la salud porque mi mamá es médica. Ella consultaba con una estadística de Rosario y así me enteré que existía la carrera y me pareció interesante.

Después de estudiar la carrera me dí cuenta que la estadística responde muchas preguntas que yo me hacía. Por ejemplo, ¿cómo se aprueba un medicamento? Tiene que ver con un montón de cosas. Ese es un atractivo que tiene la estadística, que si bien es muy matemático, después se puede aplicar en un montón de áreas. Si uno tiene otros intereses, también los puede seguir.

EL: Es una disciplina muy interesante para gente curiosa. Uno antes de empezar a trabajar en un tema, tiene que informarse. Entonces tenemos profesores que son sumamente cultos y conocen un montón de cosas porque han trabajado en distintos estudios, por eso saben desde psicología, hasta bioquímica, veterinaria y economía.

¿Tienen actividades extra curriculares?
EL: Por la mañana trabajo en la pasantía. Después estoy ocupada en la tesis y nado dos veces por semana en la pileta de la Universidad Nacional de Rosario. Ahora retomé canto, y me gusta mucho caminar y andar en bici.

JF: Yo ahora estoy bastante dedicada a la tesina. Hace años que hago pilates. De chica estudié piano, pero dejé y retomé varias veces durante la facultad. Tengo intereses pero es como que siempre falta tiempo.

¿Agradecimientos?
EL y JF: A los médicos en cuanto a la ayuda prestada para armar el trabajo y a la universidad pública por la posibilidad de poder estudiar con tan buen nivel. Y a la Facultad de Cs. Económicas y Estadística por la difusión de actividades como este concurso del que pudimos participar.

Materiales adicionales
El logro de Julia y Elisabet también fue destacado en los siguientes medios:
3. Diario La Capital - Rosario (Edición impresa del 26 de abril de 2014)

domingo, 21 de diciembre de 2014

Semana de la Química: fortaleciendo el enlace facultad-escuelas


Un grupo de docentes-investigadoras de la Facultad de Cs. Bioquímicas y Farmacéuticas nos cuentan sobre este encuentro que cumplió ocho años y sigue creciendo.
Suárez, Pardal, Reynoso y Drogo (izq. a der.) se acercaron para contarnos sobre su pasión por difundir la Química.

 

La 8va edición de la Semana de la Química se llevó a cabo los días 5, 6 y 7 de agosto en la Facultad de Ciencias Bioquímicas y Farmacéuticas. Con la asistencia de cerca de 800 alumnos provenientes de 28 escuelas de la región, el encuentro tiene varios objetivos: promover el estudio de las carreras relacionadas con las ciencias químicas, incentivar la valoración de la importancia de la química por parte de los estudiantes y estimular, actualizar y mejorar la enseñanza de esta disciplina en el nivel medio.
 
La Semana de la Química está organizada en base a conferencias y galerías de experimentos. Estos últimos permitieron que los estudiantes pusieran manos a la obra y realizaran experiencias relacionadas con química general, analítica, orgánica y fisicoquímica. Las conferencias estuvieron a cargo de docentes-investigadores que abordaron temas de actualidad:
 
1- “Los alimentos nos Hablan”, la química nos ayuda a entenderlo. Dra. María Catalina Olguín
2- “Aristóteles reciclaría”. Dra. Mabel Santoro
3- “¿Qué sabemos de las adicciones?”.  Dra. Alejandra Pacchioni
4-  “ Química para la Paz”. Dra Alejandra  Suárez
 
Los organizadores de esta actividad que logró instalarse y ser reconocida en base al esfuerzo constante son la Escuela de Química, las Secretarías Académica y Estudiantil y el Servicio de Pedagogía, todos de la de la Facultad de Ciencias Bioquímicas y Farmacéuticas, Universidad Nacional de Rosario.
 
Cuatro de las coordinadoras del encuentro se acercaron a ESPACIO SeCyT para compartir sus experiencias llevando adelante esta iniciativa que ha resultado por demás de exitosa y que sigue creciendo. Alejandra Suarez (Directora Académica de la Escuela de Química), María Alejandra Pardal (Directora Académica del Servicio Pedagógico), Claudia Drogo (docente del Profesorado Universitario en Química) y Amelia Reynoso: (Servicio de Pedagogía del Profesorado en Química).
 
¿Cómo fue evolucionando la idea de tener un encuentro anual dedicado a dar a conocer distintos aspectos de la Química?
Claudia Drogo:
En un primer momento estaba dirigido a alumnos de 5to año para motivarlos cuando estaban eligiendo la carrera. Después nos dimos cuenta que el estudiante de quinto año ya había elegido algo, era tarde o estaban con el viaje a Bariloche o la graduación. Si bien lo dejamos abierto para los alumnos de quinto, decidimos incluir a cuarto año y, como nos pidieron si podían traer a tercero, ahora están viniendo fundamentalmente estos dos años.
 
También vienen algunos docentes que traen cinco alumnos que tienen tendencia a seguir alguna de las carreras, y son de quinto. Algunos son grupos que estudian ciencias naturales y otros son de humanidades o economía y es el único contacto que tienen con la ciencia. Los docentes que acompañan también se incorporan a la actividad.
 
Nos ha pasado en algunas escuelas con muchos estudiantes que eligen actividades un año (si bien este año eso cambió y la parte logística está mejor) y cuando vuelven quieren hacer otras cosas. Es un desafío para nosotros irnos renovando y cambiando las experiencias y las visitas a los laboratorios.
 
Hay una comisión que organiza la cual sale de la Escuela de Química, que tiene tres carreras: el Profesorado en Química, la Licenciatura en Química y la Licenciatura en Ciencia y Tecnología de los Alimentos. A partir de esto este año incorporamos una conferencia de la parte de alimentos, la Dra. Maquita Olguín. La idea es ofrecer cosas que sean más motivadoras para estas tres carreras. De todas formas les damos folletos de las seis carreras de la facultad.
 
¿Cuál ha sido la respuesta de los docentes?
Alejandra Suarez:
Los docentes de la periferia o pueblos cercanos, nos dicen que no vienen mucho a Rosario, así que esto es una apertura para ver la ciudad y la universidad pública. Con las escuelas de la periferia nos pasa que los docentes no se imaginaban que la universidad era pública y con tan buen nivel. Podemos mostrar que hay otra realidad de superación, por lo cual lo que hacemos tiene cuestiones positivas no solo desde la Química, sino que también se tratan otras cuestiones sociales. Además de escuelas de Rosario vienen escuelas de pueblos cercanos y no tanto. Han venido de V. Constitución, Ramallo, Las Rosas, Acebal.
 
María Alejandra Pardal: La directora de una escuela nos dijo que no podían comparar porque ninguna otra facultad los había invitado a un encuentro de este tipo. Hemos encontrado un interés que ha tenido una respuesta. Esto nos da mucha satisfacción.
 
¿Qué tipo de experiencias realizan los estudiantes?
CD:
Hacemos experiencias sencillas y con material que tenés en la cocina de la casa. Con un pequeño subsidio pudimos comprar guantes, guardapolvos. De esta manera el alumno puede hacer cosas. Los alumnos ven que se trabaja de manera sencilla con material reciclable, descartable y esto también motiva a los docentes para difundir esto de la ciencia experimental más allá de la Jornada. Esta semana se hizo durante 4 jornadas, aunque por la demanda que tenemos tal vez incorporemos una jornada más para el año que viene.
 
¿Qué vínculos se establecen con los docentes?
MAP:
De año a año queda un contacto fluido. En muchos casos los profesores que vienen toman algún curso que hacemos en la facultad, o también tenemos mini talleres para los docentes. O sea que se vuelven a su institución con un certificado de que el tiempo que destinaron también les fue de utilidad. El nexo con las escuelas trae un enriquecimiento que trasciende el evento puntual. En base al vínculo establecido podemos organizar otras actividades con las escuelas.
 
Por ejemplo, nos piden muchas visitas a las escuelas para dar charlas sobre toxicología, prevención de adicciones, impacto de drogas en el cerebro, talleres con debates con los alumnos. Tenemos el calendario lleno hasta el año que viene.
 
¿Cómo repercutió la Semana de la Química en el ingreso de estudiantes a la FBIOyF?
MAP
: En estos 8 años hemos visto que la matrícula se ha incrementado, ha aumentado el número de ingresantes. Podemos colaborar con esas ganas de meterse en la ciencia por parte de los chicos.
 
Es importante que quede claro que si bien esto sale de la Escuela de Química y que lo disciplinar tiene un rol muy importante, no descuidamos en ningún momento otras cuestiones que tienen que ver con la responsabilidad social de la universidad. Por eso también hablamos de química verde, química de la paz, educación para el desarrollo sustentable. O sea que dejamos que se atraviesen problemáticas que nos interesan desde una mirada más compleja.
 
¿Cómo se aborda la responsabilidad social en la Semana de la Química?
AS:
Las temáticas que se tocaron en las conferencias fueron sumamente adecuadas. El tema de adicción a drogas ya lo hemos tocado antes porque es importante dado que atraviesa escuelas secundarias. También la importancia del reciclado y tocamos el tema de alimentos enfocado a entender lo que se lee en la tabla del valor nutricional de los envases, tratando de desmitificar el tema de los aditivos y los conservantes.
 
Uno de los objetivos principales de la Semana de la Química es valorar la importancia de esta disciplina en la vida cotidiana.
AS:
Cuando uno habla de química, en el imaginario popular generalmente la idea es bastante negativa. Queremos desmitificar un poco esto, y ver que la química está todos lados y enfatizar la responsabilidad ya que la usa todo el mundo. Este año hicimos por primera vez una charla sobre química para la paz, en relación a los hechos ocurridos en Siria.
 
Muy poca gente tuvo en cuenta el tema del premio Nobel y creo que son hitos históricos a nivel mundial que marcan la diferencia. Creo que la gente tiene que estar al tanto, desmitificar la química y manejarla con responsabilidad.
 
¿Cómo evolucionaron las jornadas dentro de la facultad respecto a la disposición de docentes y alumnos?
CD: Los estudiantes participan muchisimo y están motivados, al igual que los ayudantes de cátedra. Los docentes también se han ofrecido a participar y hacerse cargo de los experimentos. Siempre que se le ha solicitado a algún docente-investigador, han estado muy dispuestos. Las conferencias son lo que más ha ido mutando, con el fin de tener un lenguaje más cotidiano.
 
MAP: Si bien no está escrito en ningún lugar, todos los involucrados espontáneamente permitimos que todo alumno que está colaborando sea relevado de otras actividades. Los alumnos de profesorado, por ejemplo, están haciendo un anticipo de una práctica vinculada a su función docente. Hemos tratado de responder a la buena disposición del alumno con un reconocimiento a través del desplazamiento de otra tarea.
 
AS: Uno lo hace porque es apasionado y le gusta. Vemos todo lo que le puede dejar al otro y que es importante.
 
¿Hay cambios para el año que viene?
MAP: Hay cosas que queremos ajustar. Una de ellas es reencontrarnos con la gente que asistió y mediante un cuestionario sencillo preguntarles qué tema que no se tocó les hubiera gustado ver. Como tenemos el contacto la idea es recuperar lo que quedó pendiente o lo que no se planteó y es de interés.
 
Hemos tenido que ir aceitando el trámite para asistencia de los docentes y alumnos. Los calendarios académicos de facultad y de las escuelas secudarias, también. En alumnos de quinto año está el tema del viaje de estudio.
 
AS: La actividad ha crecido muchísimo en el último tiempo. De todas formas queremos fortalecer la difusión porque a veces parece que hacemos mucho pero nadie se entera. Tenemos muchísima demanda, y quedaron escuelas afuera, todo por el boca a boca. La Jornada va instalándose.
 
Cabe destacar que Alejandra Suárez además de docente de la FBIOyF es investigadora del CONICET y forma parte de la Organización para la Prohibición de Armas Químicas (OPAQ), la entidad que recibió el premio Nobel de la Paz 2013 por su "exhaustivo esfuerzo para eliminar las armas químicas".
 
Las cuatro muestran amor por lo que hacen y una profunda pasión para que todos sepan sobre su tema de trabajo cotidiano, la Química. No es de extrañar que la Semana de la Química haya crecido de la manera que lo ha hecho y lo seguirá haciendo. Desde nuestro ESPACIO, las seguiremos acompañando para que la gente se siga contagiando de la pasión por aprender y enseñar que muestran estas docentes-investigadoras. Porque es esa pasión la que estimula a continuar en la vocación elegida.

miércoles, 3 de diciembre de 2014

Laboratorio Max Planck: Se inauguró un nuevo centro de investigación en Rosario


Con la presencia de autoridades nacionales y universitarias se inauguró el instituto de investigación dirigido por Claudio Fernández.

El Rector de la UNR junto al Jefe de Gabinete, ministros y el Secretario de Transporte (Foto: C. Pairoba).

El Centro Universitario Rosario fue el escenario donde se reunieron los invitados a la inauguración del Instituto Max Planck de Biología Estructural, Química y Biofísica Molecular de Rosario.

En el caluroso mediodía se dieron cita el Rector de la Universidad Nacional de Rosario, Darío Maiorana, el Jefe de Gabinete Jorge Capitanich, los ministros de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva, Lino Barañao, de Salud, Jorge Manzur, y el Secretario de Transporte de la Nación, Alejandro Ramos.

El Prof. Darío Maiorana destacó que “el emprendimiento que hoy estamos inaugurando, el cual de hecho ya funciona en el campus de nuestra universidad, se debe a la conjunción de voluntades políticas que hace casi 6 años comenzaron a pensar esta estructura gracias a la propuesta del Dr. Claudio Fernández y el Dr. Cristian Griesinger de la Universidad de Gottingen. Ambos nos plantearon la necesidad de contar con esta tecnología y esta plataforma en nuestro país, ya que era fundamental para que nuestros científicos pudieran trabajar, volver y formar nuevos recursos humanos”.

Los fondos para llevar adelante el proyecto provinieron de los ministerios de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva y de Educación de la Nación, y de la Universidad Nacional de Rosario.

Por su parte el Ministerio de Salud de la Nación aportó los fondos para la compra de los dos microscopios para el laboratorio. Como producto de esta compra, la empresa Nikon, ganadora de la licitación, propuso crear en Rosario un centro de Excelencia Nikon Internacional similar a los que ya tiene en el resto del mundo. El mismo es el primero asociado a una universidad latinoamericana.

“Gobernar es establecer prioridades, financiamiento y fundamentalmente financiamiento que sea estructural para el desarrollo del país”, remarcó Maiorana. “Eso es lo que tenemos enfrente y hay que agradecer a todas las personas que han tomado la decisión y que han escuchado a nuestros científicos, técnicos y a los rectores respecto de las necesidades reales”, concluyó el Rector.

A su turno, Fernández comparó la situación actual de la ciencia y la tecnología con lo que ocurría en el 2002. El investigador remarcó que el cambio positivo tiene que ver con que “la ciencia y la tecnología son políticas de Estado, al igual que la repatriación de científicos. La ciencia tiene que estar ligada indisolublemente a la racionalidad y el pensamiento crítico. La ciencia es la enemiga mortal de cualquier pensamiento dictatorial o mesiánico o de cualquier política económica que implique sometimiento y subordinación”, destacó el director del flamante instituto.

Al hacer referencia a la educación pública, Fernández remarcó que “soy un hijo de la universidad pública y no podría haberme transformado en el director de este instituto sin haber recibido educación pública”. “Se necesita decisión política para que proyectos como este se consoliden en la Argentina”, finalizó el investigador.

Por su parte, el Jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, destacó que hoy “la inversión en ciencia y tecnología equivale a entre 0,68 a 0,75% del producto bruto interno. Es una contribución extraordinariamente importante en los últimos 11 años. En segundo lugar es importante observar que el sistema educativo en la Argentina invierte 6,47% del producto bruto interno y que el sistema universitario tiene previsto para el año 2015 el equivalente a casi 42.000 millones de pesos”.

El ministro Barañao se refirió al símbolo del laboratorio Max Planck, Minerva diosa romana de la sabiduría, la mitología y el dios Jano. "Los científicos de Latinoamérica tienen que tener dos caras como el dios Jano. Una cara mirando hacia afuera, mirando lo que ocurre en el mundo, siendo competitivos. Y otra cara mirando hacia adentro, hacia las necesidades insatisfechas de la población", dijo el ministro. "Este es un desafío que tal vez no tiene el científico alemán, pero sí lo tiene el científico argentino. Y es una responsabilidad que le cabe porque a la carrera la paga la sociedad y espera que ese científico le solucione algún problema" , concluyó el funcionario.

El acto se completó con palabras de Cristian Griesinger, el embajador de Alemania en la Argentina, Bernhard Graf von Waldersee y el vicepresidente de Nikon, Jim Hamlin.


Entradas populares