Mostrando entradas con la etiqueta Políticas Científicas. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Políticas Científicas. Mostrar todas las entradas

jueves, 9 de noviembre de 2017

XI JorCyT 2017: lo nuevo y lo tradicional

Docentes-investigadores y alumnos de la Universidad Nacional de Rosario se reunieron en una nueva edición del tradicional encuentro. Cerca de 500 trabajos presentados y nuevas actividades.

Ministro Matozo, secretario Balla y secretaria Orellano durante el acto de apertura (Foto: SeCyT UNR).



El 18 de octubre se celebró una nueva edición de la Jornada de Ciencia y Tecnología, actividad de difusión de la ciencia y la tecnología de la Universidad Nacional de Rosario (UNR). Organizada por la Secretaría de Ciencia y Tecnología, el encuentro volvió a demostrar su vigencia y el lugar que se ha ganado como vidriera de las actividades de investigación y formación de recursos humanos. 

viernes, 2 de junio de 2017

Industria satelital: ¿despegue o misión cancelada?

La presentación, en la Facultad de Ciencias Económicas de la UBA, de una investigación sobre el desarrollo y los actores del sector espacial en la Argentina fue una ocasión para debatir sobre su potencial, en el marco de la suspensión de proyectos satelitales como el de ARSAT. 



Por Bruno Massare

Agencia TSS — ¿Qué trayectoria llevó a la Argentina a convertirse en uno de los ocho países del mundo que puede fabricar sus propios satélites de comunicaciones y tener al fabricante —por INVAP— más avanzado de América Latina en este sector? ¿Cuál debería ser el rol del Gobierno en el apoyo a esta industria? ¿La suspensión del ARSAT-3 obedeció a razones presupuestarias o geopolíticas? Alrededor de estas y otras preguntas se debatió durante la presentación del trabajo Al infinito y más allá. Una exploración sobre la economía espacial en argentina, de Andrés López, Paulo Pascuini y Adrián Ramos, investigadores del Instituto Interdisciplinario de Economía Política (IIEP), que se realizó la semana pasada en la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad de Buenos Aires (UBA).

lunes, 13 de marzo de 2017

La ciencia que discrimina a las mujeres

A lo largo de la historia, la investigación científica ha marginado, manipulado, ignorado e incluso torturado a las mujeres. El problema persiste.




Una mujer con camisa de fuerza, diagnosticada con histeria, en una foto publicada en 1889. Wellcome Trust
Por Javier Salas

La ciencia ha maltratado a las mujeres. Jocelyn Bell descubrió los púlsares, pero el Nobel de Física se lo llevó su director de tesis. A la actual presidenta de la Unión Astronómica la mandaron a trabajar al despacho de su marido. Durante décadas, a las que se salían del carril de lo socialmente aceptado se las torturó inventando enfermedades como la histeria y remedios que pasaban por mutilarlas, arrancando órganos de sus entrañas. Las mentes (masculinas) más sesudas desarrollaron teorías para explicar la inferioridad de las mujeres y, de este modo, justificar su sometimiento. Los ejemplos del pasado son innumerables.

miércoles, 1 de febrero de 2017

Casi 400 científicos atacan el negacionismo climático de Trump

El español Francisco Ayala, Stephen Hawking y 30 premios Nobel, entre los firmantes de la carta abierta.



Los planteamientos de Trump respecto del clima asustan a los especialistas. Mike Segar


"El cambio climático causado por los humanos no es una creencia, un engaño o una conspiración. Es una realidad física". La élite científica de EE UU ha decidido hacer frente a las intoxicaciones de Donald Trump, quien llegó a decir que el calentamiento global era un bulo inventado por los chinos. Y con esa frase arranca una carta abierta que han firmado 375 científicos de primer nivel reclamando al candidato republicano a la presidencia que se baje de esa burra y, a su vez, alertando de las terribles consecuencias que tendría votar a Trump para que ocupe el despacho oval con su actual programa

sábado, 28 de mayo de 2016

Galati: Historia de la Ciencia en la Argentina

Perteneciente a la Facultad de Derecho de la Universidad Nacional de Rosario, el docente-investigador comenta su trabajo sobre historia de la ciencia en argentina. El rol del CONICET y el papel de los investigadores. 



En su trabajo “Filosofía de la gestión de la ciencia en Argentina a partir de la historia del CONICET”, Galati emplea una metodología documental para analizar la trayectoria del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET). Comenzando con la creación de la Asociación Argentina para el Progreso de las Ciencias (AAPC) en el año 1933, entidad precursora en la investigación, pasando por el CNICyT creado por Perón en 1951 y llegando hasta la creación del CONICET en 1958, Galati realiza un análisis exhaustivo.

El rol del Estado en el planeamiento de las políticas científicas, los investigadores como fuerza motora para llevar adelante los proyectos de investigación, la formación de nuevos investigadores, las capacidades de  la Carrera del Investigador para absorber a los doctores y la canalización de estos a través de articulaciones con empresas, industrias y municipios, entre otros temas, son desglosados por Galati. El trabajo no es simplemente una descripción histórica; el investigador da su visión sobre las ciencias sociales y su reconocimiento por el CONICET, la mirada con que se aborda la ciencia básica y la aplicada en la actualidad y a lo largo de los años, y el lugar que deben ocupar los doctores así como sus funciones en el entramado científico-tecnológico.

Ver video adicional aquí.


¿Cómo surge tu interés para escribir este artículo?
Un artículo es siempre un disparador, sobre todo cuando tiene tan pocas páginas. Como a veces les digo a mis alumnos de metodología, hablando de que a veces cuesta comenzar un proyecto de investigación, que un artículo es siempre un disparador. Es importante poder escuchar otras opiniones, otras perspectivas sobre el tema.

Hace muy poco comenzó una materia que yo doy, Epistemología. En la primera clase surge la duda de cómo convencer al alumno de que es una materia importante, ya que al ser una rama de la Filosofía, la cual tiene la fama de que es una especie de decorado. Al buscar material para entusiasrmarlos, lamentablemente encontré algo que me impactó. Me refiero a la lectura de una persona que trabajaba en EE.UU. y escribía desde la década del 70. Le decía a la comunidad y sobre todo a los jóvenes, que no se dediquen a la ciencia. Esto está relacionado con lo dicho por el ministro, cuando expresó que el CONICET no está preparado para absorber todos los recursos humanos que forma.

Al leer lo de este científico en primera persona, me impactó más. Ya que no hablaba sobre hacia dónde va la ciencia, como decía el ministro, si no que decía no te dediques a la ciencia.
Coincidía con que en la década del 70 había una similitud entre EE.UU: y la Argentina en cuanto a que el Estado financiaba con una determinada cantidad de dinero, para absorber esos puestos. Los organismos de ciencia no brindan la posibilidad de absorber, como lo señalo en el artículo, las vocaciones. La mirada política es insoslayable.

¿Cuál es tu experiencia personal con el CONICET y tu  visión de la política en la ciencia?
No es que ahora se participa más en política, creo que está más visibilizado. Cuando yo participaba como becario doctoral o posdoctoral no le prestaba mucha atención porque podía trabajar de eso. Pero cuando uno está del otro lado del mostrador se le presta más atención a la influencia de la política a la hora del trabajo en la ciencia, tanto en lo macro como en lo micropolítico. Ahora más que nunca veo la relación entre la política y la ciencia. Tal vez es cierto, como decía Nietzche, que cada libro que uno escribe es uno mismo hablando, pero es importante el doble discurso que tenemos. Por un lado uno trata de convencer a los alumnos para que hagan ciencia y después uno se encuentra con esto: alguien que dice vas a terminar haciendo posdocs, mudándote de un lado a otro, sin estabilidad, con un sueldo que no puede llegar a compensar todos tus intereses y peleando con tus colegas por algún puesto en la universidad o en el lugar donde trabajes.

Lo sorprendente es que la persona lo escribe pensando en los EE.UU. pero se aplica perfectamente aquí. Es algo que me excede pero que las autoridades deberían tener presente, sobre todo para evitar el doble discurso, el doble estándar político.

El ministro Barañao decía en aquella época (2012), que el CONICET no está preparado para absorber. Esto se va corroborando en las distintas políticas que tienen. Por ejemplo los ingresos a carrera que cada vez son más restrictivos. Barañao habla de derivar doctores que ha formado el CONICET a distintos puestos que las personas van solicitando y lo ponen en una base de datos del CONICET. Derivar recursos humanos a las industrias, las empresas, los municipios. Ahí es donde viene la polémica. El doctor piensa que haciendo ciencia en una vinculación más estrecha con la sociedad, el cumple su misión en la vida. Pero hay otros que dicen tener la capacidad de ver más a largo plazo.

Houssay jamás hubiera pensado que sus investigaciones sobre el funcionamiento de las glándulas iban a poder terminar en avances para la diabetes. Quien se plantea ese problema hoy no puede desconocer lo que hizo Houssay en su momento. Creo que por lo menos tiene que estar dada la posibilidad de hacer ciencia de distintas maneras, no solo pensando que uno tiene que tener la anteojera de decir “tengo que resolver este problema”. Bienvenido si hay personas que pueden trabajar y resolver el problema aplicado, pero podría haber otras formas.

¿Qué reflexión te merece la comunicación de la ciencia?
El marco teórico del trabajo está inscripto en el pensamiento complejo. El tema de la comunicación es crucial. La comunicación entre los científicos también es importante. A veces uno no sabe lo que está haciendo el otro, no sabe cuáles son las políticas de la universidad, los incentivos que puede dar, los programas. De esta manera se repiten trabajos, se pierden oportunidades. 
Si bien el científico debería trabajar de una manera bastante libre, eso no lo exime de comunicar sus resultados. Es distinto trabajar con la presión de la sociedad a que uno no deba rendir cuentas de lo que ha hecho.

En la docencia, ¿cuál es tu visión de la importancia en la interacción docente alumno?
En una primera clase, cuando les pregunto quiénes son para saber con qué personas trabajo. Muchos me decían que habían abandonado la educación a distancia. Me contaban que habían abandonado ese sistema por algo presencial. Creo que no hay diferencias entre ciencias duras y sociales. Tengo la impresión de que es irreemplazable, ya que tiene que ver con el diálogo humano. Así empezó la Filosofía, dialogando. Esto es algo que a veces se pierde mucho por la lectura y la repetición de los textos. Parece que es un mal de los tiempos este tema del cerramiento, la infantilización., la superficialidad de los análisis. Creo que uno de los rescates tiene que ver con el diálogo, el trabajo conjunto y la libertad para el científico.

Parecería que hemos puesto muchas expectativas en la tecnología, pensando que nos va a solucionar todo.
Con referencia a la tecnología, en las clases siempre hay un momento para reflexionar sobre el espacio donde uno está trabajando: la parte técnica, la parte científica y la parte filosófica. Creo que esto es fundamental. Creo que la técnica es fundamental pero nunca deja de ser un instrumento. Y por esto, uno tiene que tener conciencia de la finalidad por el cual lo utiliza. En este caso y, y hablando de cámaras, micrófonos, Internet, etc. También está la posibilidad de ir rompiendo fronteras con respecto a la actividad científica propiamente dicha. Uno no debería dejar el espacio para filosofar sobre el tema.

Parece hoy tan asentado que la única ciencia que podemos hacer es aplicada. Esto sería como un maquillaje de la técnica. Uno también tiene que tener los espacios para reflexionar. Tal vez, de algún loco perdido alguien pueda seguir una línea y eso podría significar un cambio. Cuántas veces habrán criticado a Colón cuando quiso zarpar para “descubrir” América? ¿Qué hubiera pasado si no hubiera habido un hombre tan aventurero como el de la edad moderna? O como un Lutero, que protestó y Calvino también. Ahí se pega con lo que decíamos respecto de dejar de esperar todo del Estado. Me da la impresión de que eso va a ser muy difícil en la Argentina de hace muchas décadas. Esto daría lugar a otro debate.

Me da la impresión de que si una persona no cree firmemente que ella y nada más que esa persona es la autora de su propia salvación, lo cual tiene que ver con la más tierna infancia en la educación y cómo cada institución que maneja dinero público lo piensa, por ahí podría haber alguna pista en cuanto qué hace el científico, por qué lo hace, cómo lo comunica.

Cuando uno está firmemente convencido de que es el autor de su propia salvación, uno puede decir trabajo en lo que me gusta y por eso la comunicación va a ser una derivación lógica de esa felicidad que el individuo siente. Porque él sabe que no va a trabajar en algo que no le guste. Ahí la comunicación, el trabajo en equipo y juntarse con otros que disfruten de ese mismo interés será algo común y más natural.

¿Qué otras cuestiones influyeron en que escribieras este trabajo?
Como me interesa tanto el tema, empecé un postgrado, un doctorado en Epistemología en la Universidad Nacional de Tres de Febrero. Ahí había una materia llamada Historia de la Ciencia III, en donde abarcábamos la temática de la Argentina. Pude desarrollar una pequeña carrera en el CONICET como becario doctoral y postdoctoral. Quedó ahí trunca la posibilidad de ingreso a la Carrera del Investigador.
Como aprendí a poner en palabras mis inquietudes, se unieron mi gusto por la ciencia y en este caso por la historia de la ciencia, más mis motivaciones y la posibilidad de la escritura. Esto es lo complejo de la vida de una persona. Uno tiene que tratar de hacer lo que le gusta pero también pensar en la utilidad práctica que implica todo artículo, el cual sirve para la carrera docente y para los concursos en los ingresos. Encontré la posibilidad justa de poder escribir algo que me gusta.

También hay algo importante. Mi moraleja personal es que uno no está atado a los títulos ni al pasado. Uno puede ir construyendo sus propios intereses e inquietudes académicas a medida que se va desarrollando como persona. Te habrás planteado que no habrás querido que te identifiquen solo con tu profesión, ya que eso no reflejaba tu personalidad ni tus deseos en la vida.

Vuelvo a esto de cada parte autobiográfica que tiene un artículo, porque hay que reconocerlo. Uno no cae de un planeta y aterriza acá y empieza a escribir. Creo que tiene que ver con una postura y una subjetividad. Es importante que la objetividad esté en reconocer la subjetividad, no en ocultarla. Nada está escrito con otras intenciones. Es mi historia y cómo yo la puedo respaldar con datos concretos. Seguramente habrá partes de las perspectivas que habré ocultado, a lo mejor sin mala fe. Pero siempre un artículo es el puntapié para poder incorporar voces de personas que me digan “¿pero Ud. dónde cree que está el científico?, o “¿por qué cree que tiene que emburbujarse”. Bienvenidas sean las críticas y la posibilidad de replantear en un segundo o en un cambio de opinión con una oportunidad para otro trabajo.


La AAPC está intimamente conectada al surgimiento de la investigación en la Argentina.
Quería agregar que un organismo tan importante como el CONICET surgió a partir de una asociación privada como la AAPC. Hay que tener en cuenta a los fines del conocimiento, una de las ventajas de la historia. La historia roza tanto con la filosofía porque nos hace ver el origen de las cosas. Y en base a esto, cómo uno puede seguir la tradición o pretender un cambio. En los primeros momentos surgió de una rama de las ciencias duras: Física, Matemáticas. Eso puede tener que ver también con una especie de recomposición o de recompensa histórica hacia los cientistas sociales, que siempre fueron vistos como una especie de tierra de la metafísica o de la subjetividad en donde uno puede decir cualquier cosa. Y no es así. Esto daría lugar para otra charla.

El reconocimiento vino de las propias ciencias duras cuando por ejemplo Prigogine, el premio Nobel de Química, reconoce el papel de la incertidumbre y de la subjetividad del investigador. Ahí se comienza a tomar conciencia de la importancia de las Ciencias Sociales. En el nacimiento, cómo convivieron en su origen Houssay y García que eran tan antagonistas entre ellos, a pesar de lo cual no profundicé en la convivencia a partir de hechos concretos. Pero supongo que han podido convivir, que es lo que a veces es una materia pendiente para nosotros, a nivel político, científico y en general.

Feria del Libro
Galati presentó su libro "Los comités hospitalarios de bioética. Una comprensión trialista y transdisciplinaria desde el Derecho de la Salud" en la Feria del Libro que se encuentra en el Predio Ferial de la Sociedad Rural, stand 1722, el viernes 6 de mayo a las 18 hs.


A título personal
Elvio Galati
Abogado
Doctor en Derecho por la Universidad Nacional de Rosario (UNR)
PosDoctor en Derecho por la Universidad de Buenos Aires
Docente regular de la UNR
Filosofía del Derecho, Derecho de la Salud e Introducción al Derecho
Facultad de Derecho
Miembro del Programa Pensamiento Complejo – Centro de Estudios Interdisciplinarios - UNR
Miembro de la Comisión de Bioética de la Facultad de Ciencias Médicas - UNR

martes, 22 de marzo de 2016

CIN: Taller de indicadores I+D+i

Con la presencia de representantes de universidades nacionales y el MinCyT se desarrolló durante los dias 3 y 4 de marzo.
Felix Nieto Quintas inaugura el taller de indicadores I+D+i (Foto: Marina Dioguardi - CIN).

Imágenes

 
Con el objetivo de definir indicadores en investigación, desarrollo e innovación, el Consejo Interuniversitario Nacional (CIN) organizó el primer taller de indicadores sobre la temática. Participaron secretarios de ciencia y tecnología, y representantes de distintas universidades nacionales (UU.NN) junto con responsables del  Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva de la Nación (MinCyT).
 
El objetivo no es menor: conocer con el mayor detalle posible, el aporte de las universidades nacionales al sistema de ciencia y tecnología nacional (SCN). Vale la pena recordar que la mayor parte de la investigación en la Argentina se desarrolla en instituciones públicas totalizando un 76% de la inversión en investigación y desarrollo (organismos públicos con 47% y universidades públicas con 29%) según el informe de Indicadores de Ciencia y Tecnología 2013. Si bien ya existen indicadores que vienen siendo utilizados lo que se busca ahora es captar con mayor precisión cuestiones específicas.
 
La tarea es necesaria y compleja. Para medir algo primero hay que saber qué es lo que se está midiendo, cómo se lo define. Una de los primeros datos que hay que definir es, entonces, la cantidad de docentes, investigadores y becarios que existen en el SCN. Definir a un docente para las estadísticas es una cuestión clara, algo que ya no lo es tanto cuando uno se refiere a investigadores y becarios. Arribar a un consenso sobre quién es investigador y quien becario en nuestras universidades públicas nacionales implica reunir a representantes de todas las entidades de educación superior para que cada uno aporte su realidad con el fin de llegar a una definición que sea lo más amplia posible. 
 
Al momento de medir, no es solo la cantidad de investigadores y becarios lo que se necesita clarificar. Cuestiones tales como cifras para personal de apoyo, administración y servicios, infraestructura y proyectos requirieron de la creación de distintos grupos de trabajo para este taller.
 
Una vez que se tengan todos estos datos, deberá implementarse la carga de los mismos y el posterior acceso por todos aquellos actores que necesiten obtener la información. Para profundizar sobre estos aspectos se creó dentro del taller la Comisión de Implementación del Relevamiento, coordinada por Luján Gurmendi (Coordinadora General del Sistema de Información Universitaria).
 
Acto de apertura
La ceremonia de apertura estuvo presidida por el presidente de la Comisión de Ciencia, Técnica y Artes del CIN (C, T y A, Dr. Félix Nieto Quintas, rector de la Universidad Nacional de San Luis), quien destacó que “el taller se realizó a iniciativa de la Comisión de Ciencia, Técnica y Artes del CIN. Es un intento por ponderar adecuadamente, con consensos, el aporte que las universidades públicas en la Argentina hacen a la ciencia y la tecnología en el país”.  "No solo se trata de definir la forma de calcularlos, si no de lograr un consenso necesario para que la gran heterogeneidad del sistema universitario pueda verse representada, a través de la búsqueda de recursos que ya tenemos en las universidades para obtener indicadores que sean relevantes, sólidos, homologables y den una adecuada visión de cuál es el aporte en ciencia y técnica de la universidad pública” agregó el rector.
 
A continuación presentaron sus visiones de la problemática el presidente del CIN, Ing. Jorge Calzoni, el Dr. Anibal Gattone (Comisión C, T y A), el Mg. Lucas Luchilo (Subsecretario de Evaluación Institucional de la Secretaría de Articulación Científico Tecnológica), María Guillermina D´Onofrio ((Subsecretaría de Evaluación Institucional, MinCyT) y el Dr. Gustavo Arber (Dirección Nacional de Información Científica del MINCyT). El encuentro contó con la coordinación general del Dr. Mauricio Horn (asesor de la Comisión C, T y A) y el Sr. Aníbal Saralegui.
 
La visión del presidente
A su turno, el Ing. Calzoni hizo una revisión de otros proyectos que se están llevando adelante desde el CIN. Al respecto resaltó que uno de las cuestiones que necesita ser abordada es el tema de las actividades reservadas. Luego de reunirse con distintos colegios profesionales, Calzoni manifestó que se puso de manifiesto la necesidad de “aclarar lo que significa cada cosa ya que a veces hay problemas de términos. Los alcances los dan las universidades, las incumbencias las dan las provincias”. En referencia a la variedad de situaciones que esta distinción ocasiona, el presidente del CIN contó a modo de ejemplo que “un ingeniero de Santa Fe cruza a Paraná y ya no tiene las mismas incumbencias.”
 
En este marco, Calzoni indicó que lo que sí define el CIN son las actividades reservadas, uno de los mayores conflictos encontrados. Las primeras profesiones tenían todas las actividades reservadas y las últimas tienen muy pocas, con lo cual se originaban continuos conflictos de intereses. Esto implicó definir conceptos para este tipo de actividades a través de consensos en la mayoría de los casos. El tema se seguirá trabajando a lo largo del año.
 
Calzoni también se refirió a las conversaciones mantenidas con el presidente del CONICET y a la creación de una comisión de enlace para ajustar cuestiones pendientes. “Hay universidades que tienen una buena base de consolidación con los investigadores del CONICET y hay otras que no. La idea es que las que están en mejores condiciones puedan ayudar a las que necesitan trabajar el tema” expresó.
 
Paritarias y títulos
“Por primera vez los docentes universitarios tenemos un convenio colectivo de trabajo”, continúo comentando el presidente del CIN: Esto implicará un ajuste de algunos estatutos universitarios para poder avanzar en las negociaciones. El pedido de apertura de paritarias ya ha sido presentado.
 
Otra cuestión que se está trabajando desde el CIN es el reconocimiento de títulos mutuos entre las universidades. Al hablar sobre ENLACES (Espacio Latinoamericaño y Caribeño de Educación Superior) indicó que “sería una especie de Proceso de Bologna pero hecho desde las universidades”. Resaltó que el proceso es complicado debido a la heterogeneidad del sistema educativo argentino y latinoamericano. Desde el CIN se ha logrado darle continuidad a las discusiones originadas luego del documento de Cartagena de Indias 2008, cuando se había planteado la necesidad de articular una experiencia piloto de universidades que permitan el reconocimiento de título. Con este antecedente, se logró que diez universidades puedan tener esa experiencia a partir de este año. Queda aún resolver la incorporación de las restantes universidades.
 
La defensa de la universidad pública
Calzoni destacó el desarrollo del sistema universitario argentino y la necesidad de defenderlo ante comentarios malintencionados. “Creo que la mejor defensa de lo que son las universidades públicas argentinas es mostrar lo que hacemos todos los días. Pensar que nuestras universidades están llenas de militantes políticos es poco serio y tengo la obligación de plantearlo” enfatizó. 
 
“Considero que este taller es una muestra más de todos los talleres que venimos desarrollando en diversas actividades: vinculación tecnológica, patentamiento, ciencia y tecnología. En la posibilidad de que no nos tienen que enseñar a hacer mediciones y que nosotros tenemos nuestros propios indicadores” agregó.
 
“Entre todos tenemos que ser capaces de demostrar lo que hacemos en cada una de nuestras universidades. Después hay cuestiones que tendrán que dirimirse donde corresponda. No vamos a hacer una defensa corporativa, pero sí una defensa de lo que es el sistema universitario argentino público, porque me parece que en el fondo es lo que se quiere cuestionar”, manifestó Calzoni.
 
A continuación hizo referencia a un artículo aparecido en el diario La Nación, cuestionando el decreto 204 del año 2004 el cual establece que las universidades públicas son consultoras privilegiadas del Estado. De acuerdo a Calzoni, se están cuestionando las consultorías hechas oportunamente para el Fondo Monetario Internacional. “No se trata de un hecho de corrupción como se plantea en el artículo, se trata de discutir una política pública”, remarcó. A propósito recordó el documento emitido desde el CIN en el 2015, en el cual se expresaba la necesidad de continuar siendo consultores privilegiados con los distintos ministerios. Recientemente se volvió a plantear esta necesidad de defender la política de articulación de las universidades con los ministerios.
 
Calzoni recordó que en el ámbito del CIN se viene discutiendo la necesidad de visibilizar las actividades desarrolladas. “Estamos a dos años de la reforma de 1918. No podemos dejar que a esta altura del partido se nos cuestione. El año pasado cuando se hizo una medición de opinión pública, el 83% de la gente consideró que las organizaciones más creíbles eran las universidades nacionales. Algo tiene que ver con esto que está pasando” cerró el presidente del CIN.
 
Los documentos generados durante el taller pueden verse en la página del CIN.

lunes, 28 de diciembre de 2015

IX Jornada de Ciencia y Tecnología: Reflexiones


Las autoridades de la Secretaría de Ciencia y Tecnologia de la Universidad Nacional de Rosario comentan sus visiones luego del tradicional encuentro anual. El mismo muestra la producción científica de los docentes-investigadores de todas las facultades que constituyen la universidad.


La IX Jornada de Ciencia y Tecnología (JorCyT) superó todas las expectativas llegando a recibir cerca de 500 trabajos presentados bajo la forma de posters. Esta cantidad superó en alrededor de 100 al promedio de presentaciones recibidas en años anteriores, lo cual evidencia el crecimiento que el encuentro científico ha tenido.

El incremento en presentaciones también se refleja en un aumento del 30% en el número de trabajos ampliados aceptados para su publicación en el libro de la JorCyT 2015, el cual se publicará en el año 2016.
El encuentro creado durante la gestión de la Dra. Clara López, uno de los motores principales para su concreción, se ha convertido en un espacio esperado por los docentes-investigadores de la Universidad Nacional de Rosario (UNR). Tanto desde el aspecto académico como desde el social, la JorCyT se ha instalado como una posibilidad de verdadero encuentro interdisciplinario capaz de generar nuevas colaboraciones de investigación así como innovadoras miradas acerca de problemáticas situadas.

La Jornada cuenta con la participación de trabajos de todas las unidades académicas de la UNR, el Centro de Estudios Interdisciplinarios y becarios de la Fundación Nuevo Banco de Santa Fe (FNBSF). La citada fundación también contribuye a la publicación del libro de trabajos ampliados de la Jornada.

Elena Orellano y Estela Alvarez, (Secretaria y Sub-secretaria de Ciencia y Tecnología de la UNR respectivamente), comentaron sus experiencias luego del encuentro.

¿Qué comentarios recibieron de los asistentes?
Elena Orellano: Me dijeron que les había gustado muchísimo. Hablé con un joven que esta en las etapas iniciales de su doctorado y venía por primera vez. Me comentó que era muy interesante que se pudiera charlar con la gente y que se acercaran a discutir su trabajo. También porque pudo interaccionar y ver lo que se está haciendo en otros laboratorios. Le sorprendió la cantidad de asistentes y que muchos se acercaran a preguntar por su trabajo, el cual de por sí es interesante ya que trata sobre contaminación de suelos.

Estos comentarios positivos sobre la organización y la forma en que todo se llevó adelante se repitieron con gente que encontré posteriormente en otras actividades y que había participado de distintas maneras de la JorCyT. Seguramente también habrá críticas y veremos de atenderlas.

¿Qué diferencias notaron en la JorCyT 2015 con respecto a otros años?
EO: Por un lado tengo que mirarlo con una óptica diferente de cuando estuve participando, ya sea con un trabajo o como coordinadora*.

Este año lo veo desde el lado de la organización en general y con una visión más global. Todo el mundo me pareció muy entusiasmado, participando desde lo que era mostrar su trabajo. Que alguien fuera a escuchar su exposición les pareció genial a todos. Muchas veces pasa que vos estás con tu trabajo en reuniones científicas y no va nadie a escucharte porque no hay interés. Por eso, darle a una persona esa función de que vaya a escuchar e interesarse, para los expositores es bárbaro. Aparte porque muchos coordinadores fueron no solo porque se les había asignado determinado tema, si no porque les pareció interesante.

Otra cuestión que me pareció muy positivo es que había mucha gente joven en la JorCyT.

Estela Alvarez: En la convocatoria de este año vi un mayor compromiso de la comunidad de investigadores y sobre todo en la parte institucional de la presentación de los institutos UNR-CONICET y de algunas unidades académicas. Me pareció una introducción nueva que contribuyó bastante a una mejor integración de toda la comunidad de docentes-investigadores que tiene la universidad.

En cuanto a las temáticas, veo que la calidad de las presentaciones y el número de participantes por cada uno de los proyectos de investigación se ha acrecentado marcadamente.

¿Qué cuestiones se podrían mejorar?
EA: El compromiso de los jóvenes investigadores es algo que deberíamos acentuar un poco más, ya que creo que es lo único que nos está faltando integrar en el contexto total de la investigación en la universidad.

Entiendo que esto nos llevaría a que en la JorCyT 2016 se pueda hacer una jornada más intensa o incorporando a la parte de jóvenes, becarios del Consejo Interuniversitario Nacional (CIN) con sus informes finales, etc. Esto se va viendo. Cuando iniciamos las Jornadas no existían las becas CIN, por eso pienso que no se los incluyó. Ahora, como resultado de las actividades con jóvenes investigadores y lo que se hace en otras universidades, me parece que sería operativo hacerlo. Incluso comenzar a pedirles a los becarios CIN que tengan una participación.

También se podrían incorporar charlas, algo que se hizo en su momento. Considerando la cantidad de trabajos presentados esto implicaría  que la jornada no podría ser de un solo día.

EO: Coincido con Estela. Viendo lo que hacen otras universidades, tratar de sumar a la gente joven que comienza con la parte de vocaciones científicas.

Pienso que, a veces, los institutos están acostumbrados a recibir recursos humanos de a lo mejor una o dos facultades como mucho. Que se haga una propaganda con recursos humanos potenciales para hacer un doctorado, de áreas que son interesantes es una posibilidad para tener en cuenta.

Un punto fundamental es que podemos mejorar por un lado la parte social. Mostrarle a la sociedad lo que uno hace. En esta ocasión fueron algunas personas que no son del ámbito pero tendríamos que ver si logramos que vaya más gente. También hay que tener en cuenta la cuestión del espacio.

Podemos mejorar algunas cuestiones pero uno le va dando la impronta.

Este año se hizo hincapié en la participación institucional de las facultades y los institutos de investigación de doble dependencia UNR-CONICET.
EA: En la apertura me gustó mucho la participación más comprometida de todas las Secretarias de Ciencia y Tecnología de las distintas facultades, algo que en la última convocatoria no detecté de manera tan marcada. También ví mayor número de autoridades, decanos, secretarios, etc. Noté un mayor compromiso institucional de las distintas facultades.

EO: Como dijo Estela, las unidades académicas se hicieron presentes. Tal vez falló la parte de institutos, quizás por la época del año o porque no se enteraron. Pero participaron pocos institutos para la cantidad que tenemos. Creo que estuvieron todas las facultades presentes, y fue muy bueno ver a sus secretarios asistiendo, comprometidos. De igual manera la gente del Consejo de Investigaciones de la UNR.

Estuve recorriendo y viendo que había interés en los banners de los institutos, por eso lamento que no todos estuvieran. Hubo gente parada atendiendo su banner y recibiendo a muchos interesados que se acercaban a preguntar.

Por otra parte, la interacción entre las unidades académicas fue muy buena y esto es un saldo muy rescatable. Aunque parezca mentira, estando en la misma universidad uno esperaría que fuera más fluida. Esto tal vez esté relacionado con el hecho de que no hay un campus donde estén agrupadas todas las facultades. Hay unidades académicas con proyectos muy interesantes como para sumarlos a un proyecto más grande.


El aspecto interdisciplinario de la Jornada de Ciencia y Tecnología es una característica que vale la pena destacar.
EA: En mi contacto con los coordinadores de las sesiones para saber sus opiniones sobre los trabajos presentados lo que noté con los coordinadores nuevos es que les pareció una instancia de coordinación y de conocimiento interdisciplinario. Esto surge al ver que muchas de sus actividades de proyectos se conectan con otras líneas o áreas del conocimiento que no eran las específicas de ellos. Esto les había servido como elemento para mejorar su proyección en su línea de trabajo. Por ejemplo una coordinadora de la Facultad de Cs. Bioquímicas y Farmacéuticas al interaccionar con la sesión de Cs. Sociales conoció más sobre otras temáticas que no tenían que ver con lo que hace ella. La interrelación se hace bastante importante y este fue el comentario de los coordinadores.

Resumiendo, los coordinadores nuevos y sobre todo los jóvenes se entusiasman mucho porque les parece una actividad muy interdisciplinaria que les abre posibilidades de crear otras líneas de trabajo, otra orientación en su proyecto de investigación.

EO: El otro aspecto que veo, observando de antemano las presentaciones o los posters durante la Jornada, es cómo algunos temas que parecen de áreas definidas, por ejemplo las ciencias biológicas, después los encontrás en Humanidades, en Económicas, en las clásicas como Agronomía y Bioquímica. Para mí fue una sorpresa y creo que para mucha gente también. Por ejemplo el tema de la sustentabilidad en algunas cuestiones parece más de algún área específica, pero es interesante ver que hay mucha gente que comparte temáticas y que tal vez no estaba al tanto.

A veces hay departamentos estancos, donde la gente va a su congreso, con su comunidad. Y de pronto en tu misma universidad tenés investigadores que hacen cosas parecidas y la JorCyT es una buena instancia para enterarse.


¿Otras cuestiones que les interesaría resaltar?
EA: La participación del Foro de Ciencia y Tecnología es muy importante para la organización de este evento. Creo que hay que continuar con el Foro, profundizándolo, reforzándolo quizás un poco más. Generar algún otro tipo de actividad durante el año que tenga que ver con la última jornada y ver qué más se puede hacer. Una reunión para escuchar sus opiniones sobre cómo deberían ser las próximas Jornadas, para que tenga otra participación además de la evaluación.

EO: Noté que hay proyectos que no sé cómo están presentados. O sea si son proyectos de la UNR, o si son de la UNR y otras instituciones. Por esto debemos convocar desde la SeCyT para formar parte de los Proyectos de Desarrollo Tecnológico y Social (PDTS). Nuestra universidad tiene un potencial muy grande para formar parte de ese tipo de proyectos que se estuvieron incentivando desde el ministerio. Por ejemplo, creo que un 50% de los proyectos de Cs. Económicas son candidatos potenciales para ser proyectos PDTS.

En base a las visiones de Orellano y Álvarez, se perfilan nuevas instancias de crecimiento para un encuentro ya clásico en la investigación científica rosarina.

*Coordinador: docente-investigador encargado de escuchar un determinado número de presentaciones bajo la forma de posters, así como de entregar a los autores materiales relacionados con su asistencia a la JorCyT.

Personal de la Secretaría de Ciencia y Tecnología
Elena Orellano
Estela Alvarez
Claudio Pairoba
Gisela Barreiro
Jorge Molero
Jorgelina Fuentes
José Ignacio Mangiameli
Lucía Bulacio
María Isabel Allende
Mercedes Romero Acuña
Mónica Riva
Patricia Ponce de León
Virginia Grosso

sábado, 26 de diciembre de 2015

Ley de Semillas: ¿Qué es lo que está en juego?

Un debate necesario que necesita ser abordado y definido.

Ley de Semillas: ¿Qué es lo que está en juego?

8 de junio de 2015

Luego del anunciado Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU) en torno a la Ley de Semillas y al cobro de regalías anunciado hace un par de semanas, el Gobierno (en boca del jefe de Gabinete, Aníbal Fernández) informó que desistió de esa idea y que enviará un proyecto de ley al Congreso.

Su contenido aún es incierto. No queda claro si será en base a los tres puntos que contenía el DNU. O si será el viejo anteproyecto para modificar la Ley de Semillas.

El conflicto viene de hace tiempo. Desde 2003 existen intentos por transformar la Ley de Semillas, con la intención de brindarle mayor certidumbre a las empresas biotecnológicas recortando derechos de los productores. En el año 2012 se anunció un proyecto de modificación de la actual Ley Nº20.247 (Ley de semillas y creaciones fitogenéticas). El hecho generó un rechazo masivo en cuanto a los contenidos y a la orientación de los anteproyectos que pudieron conocerse, por parte de organizaciones sociales, políticas, campesinas, indígenas y de la agricultura familiar. Esto incluyó una jornada de debate público en el Congreso de la Nación a fines de 2014.

Ahora bien, ¿Qué es lo que está en debate? ¿Qué es lo que vuelve tan central la discusión en torno a las semillas?

Semillas libres vs. Semillas cercadas
Las semillas son el primer eslabón de la cadena agroalimentaria. Quién controla las semillas, controlará la disponibilidad de alimentos. Así lo entendió hace tiempo Silvia Ribeiro del Grupo ETC y también las empresas biotecnológicas que identificaron el enorme valor que tienen las semillas y sus paquetes tecnológicos asociados, en el control de la agricultura mundial.

Actualmente el mercado de semillas comerciales es uno de los más concentrados y está controlado por un puñado de empresas transnacionales: diez empresas manejan el 77% del mercado de semillas; y de esas, sólo tres (Monsanto, Dupont y Syngenta), controlan 47% del mismo. El 82% de estas semillas están patentadas.

En América Latina se presiona fuertemente para que se modifiquen las leyes de semillas y se las adecúe a las necesidades de la industria y el comercio, que buscan entregar a un puñado de empresas el control de toda la cadena de la agricultura y la alimentación.

Esto incluye la discusión en torno a normas de protección de variedades vegetales y patentes, y el registro y certificación obligatoria de semillas. Lo que se pretende es que las variedades tradicionales no puedan circular libremente, aniquilar la diversidad genética en el mercado y generar pérdida del poder de los agricultores.

La discusión en Argentina
La Ley de Semillas actual, que data de 1973, legisla sobre toda la producción, certificación y comercialización de semillas (no sólo las transgénicas). Y establece una forma de propiedad intelectual sobre variedades vegetales denominada Derechos de Obtentor (DOV), siguiendo los lineamientos internacionales de la Unión para la Protección de las Obtenciones Vegetales (UPOV) en su versión de 1978.

Los DOV refieren al derecho que se le otorga a quién desarrolla alguna “mejora” a una semilla (puede ser mediante transgénesis, hibridación o mejoramiento tradicional), para explotarla en exclusividad. Son válidos para todo tipo de semillas, a diferencia de las patentes, que son sólo para las semillas transgénicas en tanto solo se protege la modificación genética.

La Ley actual reconoce que no lesiona ese derecho quien reserva y siembra semilla para uso propio. Y los intentos de reforma buscan restringir cada vez más esa posibilidad, al tiempo que busca incrementar sanciones, otorgando a las empresas el poder de policía para controlar y fiscalizar los campos en el caso de que se presuma que la ley no se cumple.

Según se pudo consignar en algunas de las versiones del anteproyecto, una de las consecuencias más importantes que tendría la reforma es el impacto directo en los derechos de los productores agrarios a guardar, conservar, intercambiar y reproducir sus propias semillas. La nueva legislación apunta a reglamentar y restringir el “uso propio” remarcando que solo podrán hacer uso de esta prerrogativa los denominados “agricultores exceptuados”, quienes deben estar debidamente inscriptos en el “Registro Nacional de Usuarios de Semillas”.

De esta manera, la posible reforma afectará a pequeños productores, agricultores familiares y campesinos que dificultosamente puedan seguir conservando y accediendo a semillas de calidad, diversas y adaptadas a sus condiciones locales. Así se reducen sus posibilidades de producir alimentos de calidad, fortaleciendo el modelo de agronegocios argentino, donde unas pocas empresas controlan puntos claves (producción, procesamiento y exportación) de la producción nacional de granos y alimentos.

Fuente


Notas relacionadas


 

miércoles, 23 de diciembre de 2015

Un físico es el nuevo titular del Conicet

Viene de participar en la gestión del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva durante el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner.


El doctor en física Alejandro Ceccatto fue designado presidente del Conicet, el principal organismo de ciencia y tecnología de la Argentina. Reemplazará a Roberto Salvarezza, el doctor en bioquímica que había asumido en 2012 y que renunció por considerar que a partir del cambio de gobierno "no están garantizadas las políticas científicas".

Ceccatto viene de formar parte de la gestión durante el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner. Desde 2008, trabajaba como viceministro de Lino Barañao, el titular de la cartera de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva, con el cargo oficial de secretario de Articulación Científico-Tecnológica. Barañao continuó en su cargo y ahora Ceccatto pasó a presidir el Conicet.


Antes, Ceccatto fue director del Centro Internacional Franco-Argentino de Ciencias de la Información y Sistemas y de la Red Nacional de Investigación y Educación (Innova-Red). Entre 2001 y 2008 fue director del Centro Científico Tecnológico Rosario, que depende del Conicet, y entre 1994 y 2002 estuvo a cargo del Instituto de Física de Rosario. Desde 1998 pasó a ser investigador del Conicet, aunque luego pidió licencia para ejercer los otros cargos. Es profesor de la Universidad Nacional de Rosario y ha publicado más de 120 artículos y dirigido 12 tesis doctorales.

El físico ahora liderará un organismo público que mejoró su desempeño en los últimos años: el Conicet pasó a ubicarse entre las 80 mejores instituciones del mundo entre 5200 que realizan actividades científicas y tecnológicas, en el puesto 12 entre las 700 gubernamentales del mundo, segunda en Latinoamérica y primera en Argentina. "Entre 2003 y 2014, el Conicet pasó de tener 3.000 a 10 mil investigadores; de 1800 a 10 mil becas; de 100 a 250 institutos; de un presupuesto de 260 millones, a una ejecución este año de más de 6000 millones", según informó Salvarezza, antes de renunciar.


Además de Ceccatto, se designaron otros funcionarios en el Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva. La mayoría viene de participar en Cambiemos. El licenciado Ricardo Agustín Campero quedó como secretario de Articulación Científico-Tecnológica. El ingeniero Facundo José Laguna es el presidente del directorio de la Agencia Nacional de Promoción Científica y Tecnológica, y el ingeniero Jorge Mariano Aguado fue nombrado subsecretario en la Secretaría de Planeamiento y Políticas en Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva.

Aguado era director general de tecnología educativa en Ministerio de Educación durante la gestión de Macri en la Ciudad de Buenos Aires. Además, fue designado Lucas Luchilo como subsecretario de Evaluación Institucional del Ministerio de Ciencia.

Fuente

sábado, 28 de noviembre de 2015

“Tenemos que subirle el sueldo a los científicos y controlar las fumigaciones”

Lo dice el titular del Ministerio de Ciencia y Tecnología, el único ministro K que seguirá con Macri


Barañao, el ministro que sigue
Barañao, el ministro que sigue


Por Valeria Román
Lino Barañao quedará en la historia como el primer ministro de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva que tuvo la Argentina, y el que seguirá en su cargo durante la presidencia de Mauricio Macri. Desde 2007, cuando la presidenta Cristina Fernández de Kirchner lo convocó para ser su ministro, Barañao dejó en claro que su desempeño no incluiría los actos de militancia, y se dedicó a solucionar los problemas urgentes del sistema científico: aumentó tanto el número de investigadores como los subsidios para hacer estudios y para mejorar el equipamiento.

Con su equipo, Barañao diseñó iniciativas que hicieron que más científicos estuvieran en contacto con empresas, que más institutos públicos firmen acuerdos de colaboración con el sector privado, que haya más interacción entre el mundo agro-industrial y que crezca el interés de la gente, especialmente de los más chicos, por saber qué están haciendo los investigadores del país. El funcionario mostró cintura política tanto para que no dejaran de enviarle fondos desde el Ministerio de Economía para concretar los proyectos como para ser uno de los invitados preferidos en encuentros en los que predominaban opositores al Gobierno, como las últimas cenas de la organización Cippec, a las que casi no asistían funcionarios kirchneristas.

Su modo de decir discursos –en los que puede combinar chistes o conceptos de filosofía con cuestiones de ciencia– parecen también resultar interesantes para muchas personas que se acercan para saludarlo como si fuera una estrella del espectáculo. Al ser entrevistado ayer por Clarín, Barañao contó cómo se enteró que seguirá en el puesto, y cuáles serán los proyectos que espera desarrollar.

Usted contó que votó por Daniel Scioli y se lo vio participar en actos en contra de Macri ¿Qué hizo que el presidente electo lo eligiera como ministro?
Debería preguntárselo a Macri. El martes pasado íbamos a tener una reunión con el futuro jefe de gabinete, Marcos Peña, para preparar la transición. Yo quería que fuera una transición ordenada. Pero en la reunión Peña me informó que el Presidente electo había decidido que yo siguiera en el cargo. Le contesté que lo iba a pensar. Me reuní con mi equipo de trabajo y todos estuvieron de acuerdo con aceptar, y luego hablé con la Presidenta Cristina Fernández de Kirchner, quien manifestó su acuerdo. “Yo te autorizo si te dan la total libertad que yo te dí, y si te siguen dando los fondos necesarios para cuidar a los científicos y a los técnicos del país”, me dijo la Presidenta.

Scioli había prometido subir la inversión en ciencia al 1% del PBI y Macri al 1,5%. ¿Se hará?
Pienso que no hay que pensar en cifras en abstracto, sino impulsar proyectos con un objetivo específico, como Pampa Azul, que promueve innovaciones tecnológicas aplicables a la explotación sustentable del mar e implicará que se destinen 250 millones de pesos a contratación de personal especializado, infraestructura y tecnología.

¿Habrá mejoras con respecto a los salarios de los investigadores?
Estamos logrando que los salarios de los investigadores del Conicet sean equiparados con los del Inta, que ganaban mejor. Sin dudas, se intentará mejorar más. También estamos dando respuesta a un reclamo histórico de los técnicos que trabajan con los investigadores. Ellos tenían un régimen jubilatorio diferente, y ahora hay un proyecto de ley para equipararlos.

El 70% de la inversión en ciencia sigue siendo del Estado argentino. ¿El sector privado invertirá más?
Hay que incentivarlo más desde el Estado. La ley de promoción de la industria del software, que da beneficios fiscales resultó un éxito. Ahora, falta la reglamentación de la ley para promover la biotecnología moderna para que las empresas privadas también desarrollen proyectos.

¿Qué piensa de los reclamos ambientalistas por los daños de las fumigaciones con agroquímicos sobre la salud humana?
De acuerdo con el prospecto de los plaguicidas, no hay peligro. El problema está en cómo se los aplica. Hay que crear una certificación sobre quiénes pueden aplicarlos, y controlar las fumigaciones. Con los antibióticos, también hay mal uso y muertes, y nadie se queja. En el futuro, las plantas ya crecerán con modificaciones transgénicas que harán innecesarios el agroquímico, gracias a la biología molecular.

Fuente

domingo, 8 de noviembre de 2015

Pensamiento latinoamericano en ciencia y tecnología

La UNR busca formar un nodo para estimular líneas de investigación basadas en este enfoque. La actividad para intercambiar ideas se desarrolló el viernes 30 de octubre en el Salón de los Espejos, Sede de Gobierno. 


Los participantes de distintas unidades académicas compartieron experiencias abordables desde el pensamiento latinoamericano (Foto: C. Pairoba).


Organizada por el Consejo de Investigaciones de la Universidad Nacional de Rosario (CIUNR), tuvo lugar la primera reunión de trabajo con vistas a conformar un nodo UNR para el Programa de Estudios sobre el Pensamiento Latinoamericano en Ciencia, Tecnología y Desarrollo (PLACTED). El programa es una iniciativa del Ministerio de Ciencia, Tecnología y Desarrollo Productivo de la Nación (MinCyT) y fue creado por resolución ministerial 881/10.
En un clima de intercambio de ideas e inquietudes, la reunión estuvo a cargo de las autoridades del CIUNR, Mg. María Alejandra Lapalma (presidenta) y el Dr. Elio Di Bernardo (vicepresidente), contando además con las presencias de la secretaria y subsecretaria de Ciencia y Tecnología de la UNR, doctoras Elena Orellano y Estela Alvarez, respectivamente. También participó la Lic. Olga Saavedra, quien está a cargo de la coordinación general.
Docentes-investigadores de distintas unidades académicas se acercaron para compartir sus visiones de temáticas específicas desde una perspectiva regional. Los participantes de Cs. Veterinarias, Económicas y Estadística, Ca. Política y Relaciones Internacionales y Derecho entre otras facultades, comentaron distintas problemáticas cuyo estudio amerita un abordaje desde el pensamiento latinoamericano.
La Mg. Lapalma recordó que el pensamiento latinoamericano "es una línea histórica que deviene de disenar políticas de ciencia y tecnología a nivel regional. La idea de retomar esta temática surge de conocer de dónde surgen estas primeras ideas de determinación de políticas C y T como políticas de estado, con una identidad regional propia y retomándolas hacia el futuro". Lapalma también destacó que una de las ideas de la convocatoria es "tener en el ámbito de la universidad un lugar de intercambio y canalización de esfuerzos".
La Dra. Orellano destacó que "nos parece importante este tipo de plataformas asi como establecer contactos con los nodos de otras universidades con el fin de crear redes".
A su turno la Dra. Alvarez compartió el apoyo que, desde la SeCyT se busca dar a este tipo de iniciativas, poniendo herrramientas al alcance de los docentes-investigadores y estimulando la formación de centros de desarrollo. "Todo lo que involucre el desarrollo integral de Latinoamérica es lo que nos va a permitir alcanzar el desarrollo de una potencialidad importante sobre todo a partir del establecimiento de redes de integración", enfatizó la investigadora.
Por su parte el Dr. Di Benardo propuso impulsar la realización de una jornada para conocer trabajos en la temática dentro de la universidad. Esta iniciativa también fue apoyada por otros participantes.
El grupo está abierto a todos aquellos docentes-investigadores interesados en trabajar en la linea de pensamiento latinoamericano en ciencia y tecnología en la UNR. En esta primera etapa el objetivo es conocer investigaciones en curso dentro de la UNR así como explorar el desarrollo de nuevas líneas en áreas que necesiten ser fortalecidas. Estas actividades buscan construir una base para “pensar “situadamente” la Ciencia, la Tecnología y el Desarrollo en nuestra Universidad” en palabras del CIUNR.
La idea para desarrollar un nodo PLACTED en nuestra universidad surge luego del seminario "El Pensamiento Latinoamericano en CyT: El desarrollo de ayer y hoy", el cual tuvo lugar el 28 de agosto en el Espacio Cultural Universitario.
El PLACTED cuenta en la actualidad con nodos en distintas universidades nacionales de nuestro país (ver documento adjunto).
Los interesados pueden completar el formulario adjunto. Para mayor información y consultas contactar a “ciunr@unr.edu.ar
*Miembro de la Escuela de Comunicación Estratégica de Rosario y de la Red Argentina de Periodismo Científico.

miércoles, 7 de octubre de 2015

Jornadas Argentinas de Informática: Visiones sobre el acceso a las TICs

La mesa redonda contó con la presencia de representantes del gobierno municipal, universidades públicas y privadas y ONGs.

De izquiera a derecha, Poncio, Kushner, San Martin, Dania, Carbajal y Julia durante la mesa sobre TICs (Foto: C. Pairoba).



Participantes de variados origenes se reunieron con el fin de analizar los distintos ámbitos en que se desarrollan y aplican las Tecnología de la Información y la Comunicación (TICs), así como sus experiencias en este campo. La mesa permitió conocer en mayor profundidad la situación actual del acceso a y desarrollo de las nuevas tecnologías.

Estuvieron presentes:

CP Lorena Carbajal – Subsecretaria General de la Municipalidad de Rosario

Claudia Dania – Especialista en Docencia Universitaria – Universidad Tecnológica Nacional – Facultad Regional Rosario

Patricia San Martin – Vicedirectora del Instituto Rosario de Investigación en Ciencias de la Educación (IRICE, Instituto de doble dependencia Universidad Nacional de Rosario – CONICET)

Karen Kushner – Directora de la Carrera de Diseño Gráfico (Universidad Abierta Interamericana, UAI)

Silvia Ponzio – Profesora de Ingeniería en Sistemas (UAI)

Maria Rosa Julia – Directora Nodo Rosario – Asociación de Padres por la Igualdad de Rosario (APPLIR)

Desde la municipalidad
Lorena Carbajal inició la charla expresando que se busca utilizar a las TICs para la inclusión ciudadana y no solo para el entretenimiento. Describió la gran cantidad de trámites municipales que ahora pueden concretarse online, con todas las ventajas que ello implica.

La funcionaria manifestó que el trabajo para conectar a los jóvenes con las nuevas tecnologías es un punto de entrada para otro tipo de inclusión. Al respecto mencionó los dos puntos de acceso en el Distrito Noroeste, dirigido a chicos de entre 8 y 18 años, orientado especialmente a aquellos que no están escolarizados y tampoco tienen otros vínculos. Además de capacitarlos, se trabaja con otras cuestiones como documentación y salud.

La relación universidad-escuela
Claudia Dania comentó que su punto de enfoque de las TICs implica una mirada desde la universidad a la comunidad, buscando la gestión y difusión de estas tecnologías para una sociedad que no está interiorizada o no sabe cómo usarlas.

La docente de la Universidad Tecnológica Nacional resaltó que vienen trabajando activamente para que los alumnos secundarios asistan a la universidad por una jornada, entiendan al ámbito universitario por dentro y tengan una mirada más completa de las TICs.

Esta actividad resultó muy exitosa y esperada por las escuelas, con más de 300 alumnos de Rosario y la región participando este año. El encuentro sirvió para que los asistentes tengan una idea más cercana de cómo se logra una tecnología desde la mirada de la Ingeniería en Sistemas.

Los alumnos universitarios juegan un papel clave en el desarrollo de las actividades: por un lado sirven como tutores a los alumnos secundarios en su paso por la universidad, comentándoles sobre las posibilidades que brinda la carrera y los detalles del cursado. Por otra parte, desarrollan juegos que serán donados a las escuelas primarias.

El enfoque privado en conexión con una ONG
Karen Kushner destacó que desde la UAI se busca formar no solo en lo disciplinar si no trabajar competencias que tienen que ver con un profesional inserto en la sociedad. Acompañada por Silvia Poncio describieron el enfoque que se da a las carreras de .Diseño Gráfico e Ingeniería en Sistemas, respectivamente. Poncio describió el trabajo con el Centro Educativo ‘Cuatro Vientos’, para el cual los alumnos de Ingeniería en Sistemas desarrollan software utilizado en el apoyo escolar que se brinda en el lugar.

Asimismo, una graduada reciente comentó cómo habían desarrollado la aplicación Facebook Plus, con el fin de que personas con capacidades diferentes puedan utilizar la red social.
Desde la UAI trabajan estrechamente con la ONG APPLIR. María Rosa Juria, una de sus fundadoras, habló de la historia y logros de la organización. Creada en 2008, APPLIR apoya a 120 jóvenes con actividades que buscan mejorar su socialización y calidad de vida. La entidad se orienta a brindar talleres recreativos y de capacitación laboral.

El trabajo de la Universidad Nacional de Rosario
Patricia San Martin comentó los proyectos y materiales generados desde el IRICE. La página accesible a la discapacidad visual, el trabajo para ofrecer otros modos comunicacionales que permitan compresión de sentido y el sonido que permite disfrutar de la navegación de una manera distinta, son algunos de los puntos que remarcó la docente-investigadora.

San Martin habló del ‘Archivo Pedagógico Cossettini”, en manos del IRICE y representado por cuadernos, cartas y fotos que constituyen la experiencia Cossettini. Estos materiales representan un aspecto de la construcción de sentido sobre la cual trabajan desde el instituto.

Otros trabajos que han desarrollado incluyen al Repositorio Hipermedial de Acceso Abierto y el Libro Hipermedial de Wheewright.

Las exposiciones cerraron con numerosas e interesantes preguntas y participaciones de la audiencia.

Las Jornadas Argentinas de Informática se desarrollaron entre el 31 de agosto y el 4 de septiembre en el nuevo edificio de la Facultad de Cs. Exactas, Ingeniería y Agrimensura (Universidad Nacional de Rosario), ubicado en el Centro Universitario Rosario de Berutti y Riobamba.

miércoles, 16 de septiembre de 2015

Lanzan Bio.r, aceleradora de proyectos biotecnológicos

La iniciativa buscar crear las condiciones apropiadas para el desarrollo del emprendedorismo.

Laborde, Ladenheim, Vila y Rivarola durante el lanzamiento (Foto: Prensa CCT-Rosario).

Con la presencia de autoridades locales, provinciales y nacionales, tuvo lugar la presentación de Bio.r, la aceleradora de proyectos biotecnológicos. El encuentro tuvo lugar en las instalaciones del Instituto de Biología Molecular y Celular de Rosario (IBR), ubicado en el predio del Centro Científico Tecnológico Rosario (CCT-Rosario) dependiente del-Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET), de Ocampo y Esmeralda. La iniciativa generada en conjunto por el IBR y el Área de Vinculación Tecnológica del CCT-Rosario contó con el apoyo del CONICET.

El objetivo de Bio.r, la primera aceleradora de proyectos del CONICET, es propiciar un espacio adecuado para impulsar proyectos que generen productos y/o servicios innovadores en el área de la biotecnología, con alto potencial comercial. La aceleradora será un espacio adecuado para estimular la fase de desarrollo de estos proyectos en un ambiente académico.

Hablaron durante el acto, la Secretaria de Planeamiento y Políticas del Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva de la Nación (MinCyT), Dra. Ruth Ladenheim, el vicepresidente de Asuntos Tecnológicos del CONICET, Dr. Miguel Angel Laborde, el director del CCT-Rosario, Dr. Roberto Rivarola y el Director del IBR, Dr. Alejandro Vila.

Estuvieron presentes el diputado nacional por la provincia de Santa Fe, Mg. Eduardo Seminara, el Rector de la Universidad Nacional de Rosario (UNR), Dr. Héctor Floriani, el Secretario de Ciencia, Tecnología e Innovación del Gobierno de la Provincia de Santa Fe, Ing. David Astegiano y autoridades del CONICET, CCT-Rosario, empresarios e invitados especiales.

Oportunidades, articulación y cambio cultural
Alejandro Vila recordó que cuatro años atrás se inauguraba el nuevo edificio del IBR. Esto implicó cambiar el paradigma de desafíos históricos y buscar nuevos horizontes. “El evento de hoy tiene que ver con hacer un aporte significativo al sector productivo y de innovación”, enfatizó el investigador al mismo tiempo que agradeció a las autoridades del CONICET, CCT-Rosario, y a todo el personal del IBR por el apoyo recibido.

A su turno, Roberto Rivarola destacó la capacidad y experiencia de los investigadores del CONICET, lo cual “potencia nuestras posibilidades en la intención de una proyección intensa y fluida hacia el medio productivo”. Al hablar del nivel de excelencia de la ciencia rosarina, Rivarola no dejó de recordar la relación con la Universidad Nacional de Rosario, remarcando que todas las unidades ejecutoras que componen el CCT tienen una doble dependencia, UNR y CONICET.

“Estamos trabajando en algunos aspectos, en conjunto con el Polo Tecnológico de Rosario. Se están instalando empresas y está creciendo”, agregó el investigador haciendo referencia a la relación entre los científicos y el sector productivo. Rivarola destacó el trabajo llevado adelante por la Oficina de Vinculación Tecnológica del CCT-Rosario.

Por su parte, Miguel Laborde expresó que “el CONICET es el brazo ejecutor de las políticas del MinCyT, las cuales son, desde la llegada del Dr. Barañao, innovación y transferencia”. Laborde destacó el incremento en el número de investigadores de planta así como de becarios llevado adelante durante la actual gestión.

El CONICET transita un cambio cultural, disparado en gran medida por la necesidad de transferir resultados de investigaciones. Partiendo del excelente nivel de la ciencia básica desarrollada por el CONICET, Laborde recordó tiempos recientes, cuando para un investigador alcanzaba con publicar trabajos científicos (papers) y formar recursos humanos, algo que dadas las circunstancias actuales es ya no es suficiente.

La generación de proyectos aplicados requirió la reformulación de los sistemas de evaluación, en los cuales el “paper” científico se constituía en la herramienta definitoria por antonomasia. Hoy en día, aquellos investigadores que deciden participar de proyectos aplicados, necesitan mecanismos de evaluación actualizados, un tema en el que el CONICET ha estado trabajando. Laborde destacó que la actividad de los vinculadotes tiene que ser reconocida y remunerada en su justa medida.

En línea con la nueva aceleradora de proyectos, la cual refleja una apertura de los organismos de investigación hacia la sociedad en general y el sector productivo en particular, Laborde mencionó a los Proyectos de Desarrollo Tecnológico y Social (PDTS) del CONICET, otra herramienta destinada a aportar soluciones a problemáticas tecnológicas y sociales.

“La política del CONICET es la transferencia. La tecnología no es solo tecnología dura, que termina en una patente y un beneficio económico para la empresa y el CONICET. También hablamos de tecnología de la inclusión social, donde hay un beneficio directo hacia la comunidad lo cual no necesariamente representa una ganancia”, destacó el investigador. “La vinculación tecnológica tiene que cumplir un rol esencial en el CONICET que se viene. Esta vinculación tiene que jerarquizarse dentro del CONICET y en los distintos CCT”, cerró Laborde.


Medidas y herramientas de apoyo institucional
Finalmente, Ruth Ladenheim expresó que, con proyectos como Bio.r, se busca articular la producción de conocimiento con el desarrollo productivo y social de la Argentina y destacó la importancia del emprendedorismo tecnológico. Recordó los tiempos compartidos con el actual ministro Barañao, cuando en 2002 decidieron crear una incubadora de empresas en la Facultad de Cs. Exactas y Naturales de la Universidad de Buenos Aires. En ese momento no existían políticas de apoyo a las empresas de base tecnológica, y la experiencia sirvió como aprendizaje para lo que luego se implementaría desde el MinCyT.

La funcionaria remarcó que las empresas de base tecnológica cumplen una serie de funciones: son productoras de bienes y servicios con alto valor agregado y encierran la función de investigación y desarrollo. También contribuyen al enriquecimiento y diversificación de la matriz productiva y elevan la productividad media de la economía.

Desde el Estado se busca superar obstáculos típicos, tales como el financiamiento, al tratar de implementar nuevas ideas. Para ello se han creado distintos programas desde el MinCyT; EmpreTecno (cerca de 100 proyectos aprobados) y Emprendedores FONSOFT son dos ejemplos.

En cuanto a la formación de recursos humanos, Landheim indicó la capacitación de los emprendedores como otro tema que se abordó desde el MinCyT. A tal fin se crearon posgrados para formar gerentes tecnológicos en distintas universidades del país, originalmente financiados por el ministerio y ahora por las universidades.

Ladenheim se refirió, como lo había hecho Laborde, a la creación de criterios de evaluación específicos para los científicos que se dedican a estos proyectos, algo necesario para evitar que aquellos que se dedican a la transferencia sean penalizados por el mismo sistema científico-tecnológico.

Las nuevas actividades de transferencia necesitaban un marco regulatorio, el cual tiene respuesta en la ley 25.647. Dicha ley permite que el CONICET o cualquier institución científica forme parte del capital accionario de las empresas que se generan.

Ladenheim destacó que la inversión en investigación y desarrollo (I+D) se encuentra con un aumento de más del 1.200%. Asimismo, hay un incremento inédito de recursos humanos dedicados a la investigación al igual que una mayor infraestructura y equipamiento derivados de las inversiones del MinCyT. Todos estos factores contribuyen a generar el ambiente apropiado para que se desarrollen iniciativas como la de Bio.r.

El lanzamiento de Bio.r se da en el ámbito de la “Semana del Emprendedorismo”, actividad organizada por el Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva de la Nación.

Entradas populares