Mostrando entradas con la etiqueta Reflexiones. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Reflexiones. Mostrar todas las entradas

lunes, 28 de agosto de 2017

Una voz única para la ciencia

ICSU (International Council of Science) e ISSC (International Social Science Council) afrontan en octubre uno de sus mayores desafíos: unir los dos consejos científicos más importantes y que engloban en su conjunto a toda la ciencia mundial. Ciencias naturales y ciencias sociales ofrecerían así una voz única para todas las ciencias, una voz que debería ser oída en todas las cancellerías de los países; una voz única que llegue a toda la sociedad y le acerque el avance científico y la haga consciente de que la ciencia es la única solución para los problemas que afronta la humanidad; una visión que una a todos los científicos bajo una misma bandera, la humanidad, su bienestar, su progreso, su continuidad.
Logo ICSU


Por Manuel de León

Unir dos consejos tan diversos en sus estructuras organizativas como en sus costumbres científicas está resultando una tarea compleja, pero la firme decisión de ambos comités ejecutivos, refrendada por la reciente Asamblea General conjunta en Oslo el 24 de octubre de 2016, está sirviendo para allanar el camino.



miércoles, 9 de agosto de 2017

El polémico experimento de edición genética en embriones humanos

Varios laboratorios norteamericanos, surcoreanos y chinos, coordinados por el prestigioso embriólogo y especialista en primates Shoukhrat Mitalipov, de la Oregon Health & Science University en EE UU, acaban de generar 142 embriones humanos para investigar en ellos la posibilidad de corregir la mutación en un gen de la miocardiopatía hipertrófica mediante las herramientas CRISPR. A pesar de los sorprendentes hallazgos, la edición genética en embriones no debería ser por el momento un procedimiento de elección.

<p>En el experimento, la comicroinyección del espermatozoide, junto con los reactivos CRISPR, parece fomentar la corrección del gen mutado a través de la ruta favorable. / Fotolia</p>
En el experimento, la comicroinyección del espermatozoide, junto con los reactivos CRISPR, parece fomentar la corrección del gen mutado a través de la ruta favorable. / Fotolia
Lluís Montoliu

Los hallazgos reportados en el artículo en Nature que se publica esta semana son sorprendentes y demuestran la existencia de mecanismos de reparación desconocidos en embriones humanos que aparentemente se activan al generarlos mediante una técnica habitual de reproducción asistida: ICSI (inyección intracitoplasmática de esperma).


jueves, 20 de julio de 2017

Tenemos una herramienta que se puede usar para controlar la evolución humana


El descubrimiento hace cinco años de CRISPR Cas9, una tecnología que permite editar de manera sencilla el ADN de cualquier organismo, ha convertido a la bioquímica estadounidense Jennifer Doudna en una de las científicas más influyentes del mundo. La herramienta está siendo ya aplicada en el tratamiento de ciertos tipos de cáncer y enfermedades de retina. Para otro tipo de usos, como la manipulación de embriones humanos, Doudna pide responsabilidad y precaución a la comunidad científica.

 
Jennifer Doudna, catedrática de Química y Biología Molecular de la Universidad de California, en la sede de la Fundación BBVA, en Madrid, donde recogió el premio Fronteras del Conocimiento en la categoría de Biomedicina. / Imagen: Olmo Calvo / SINC


Por Ana Hernando

En 2012 Jennifer Doudna (Washington DC, 1964) realizó, junto a su colega Emmanuelle Charpentier, uno de los descubrimientos más monumentales de la biología: una herramienta con la que se puede editar de forma sencilla y barata el ADN de cualquier organismo. Ahora, científicos de todo el mundo esperan que esta tecnología de corta-pega genético, denominada CRISPR Cas9, sirva para reescribir genes defectuosos de personas y permita tratar y curar enfermedades como el cáncer y el sida. También se habla de usos más polémicos como la manipulación de embriones y el diseño de bebés a la carta.


martes, 4 de julio de 2017

Turquía prohíbe la enseñanza de la evolución – pero la ciencia no es un sistema de creencias

En los Estados Unidos ha habido muchos intentos de eliminar la evolución del currículo escolar o exigir que el creacionismo – la idea de que toda vida fue creada por Dios – se le da el mismo trato en los libros de texto de ciencias. Si bien todos ellos han fracasado, el gobierno de Turquía acaba de prohibir la evolución de su plan de estudios nacional.                         

Wellcome Images/Wikimedia Commons, CC BY


Por César Tomé
James Williams


Los creacionistas estadounidenses quieren que se presenten ambas opiniones, para que los niños decidan qué creer. Los esfuerzos para rechazar esto se caracterizan erróneamente como intentos de coartar el debate o la libertad de expresión para promover una ideología científica, atea, secular, frente a una cosmovisión religiosa más moral, ética y de sentido común.


jueves, 29 de junio de 2017

El gran malentendido de la ciencia

Se equivocan quienes la atacan y algunos de quienes la defienden. La ciencia no proporciona verdades absolutas ni tiene respuestas para todo, pero hemos enseñado a la sociedad a esperar lo contrario. Buena parte de nuestros males proceden de este y otros malentendidos.

Por Antonio Martínez Ron


En el año 2010 los guionistas de la ceremonia de entrega de los premios Goya introdujeron una serie de citas de cineastas para amenizar las transiciones de la gala. Entre la selección de frases les pareció una buena idea incluir las siguientes palabras de Luis Buñuel:



(“La ciencia no me interesa. Ignora el sueño, el azar, la risa, el sentimiento y la contradicción, cosas que me son preciosas”)


sábado, 17 de junio de 2017

Neuroplasticidad, neurorehabilitación y unas gotitas de filosofía contemporánea

Los últimos avances en las neurociencias nos traen toda una serie de proezas técnicas en el mundo de la neurorehabilitación. 


neurorehabilitación
Por Adrià Rofes

Algunas de éstas técnicas tienen un coste relativamente bajo, y lo que es más importante, están trayendo muy buenos resultados a personas con daño cerebral adquirido (ya sea por accidentes cerebrovasculares, tumores cerebrales, traumatismos craneoencefálicos, etc.) y, también, a personas con enfermedades neurodegenerativas (como la enfermedad de Alzheimer, de Parkinson, o la esclerosis múltiple).

domingo, 21 de mayo de 2017

María Blasco, una científica implicada en la lucha por la igualdad y el compartir conocimiento

"Espero que el siglo XXI nos traiga la diversidad en todos los sentidos, entre gentes de diversos países, de sexos o de orientación sexual." María Blasco


 


Por Carolina Martinez Pulido


El CNIO (Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas), uno de los centros de investigación de mayor relevancia de España, está dirigido por la doctora en bioquímica y biología molecular María Blasco. Esta acreditada científica especializada en el cáncer y en el envejecimiento, de ninguna manera es ajena a la situación de las mujeres en la ciencia. Por tratarse de una investigadora altamente cualificada testigo directa de las vivencias de una mujer ocupando un alto cargo, nos parece de interés traer a colación su pensamiento y juicios acerca de sus experiencias.

lunes, 24 de abril de 2017

¿Pueden separarse emoción y razón?

Enseñar nuestras debilidades emocionales no forma parte de lo políticamente correcto.




¿Pueden separarse emoción y razón? 


Ignacio Morgado Bernal

“Aun a riesgo de rasgar las vestiduras de quienes acostumbran a refugiarse tras sus emociones y sentimientos para no afrontar la realidad...” La anterior es parte de la frase con la que mi buen amigo Juan Zamora Terrés se cubría recientemente las espaldas ante posibles objeciones a sus argumentadas explicaciones sobre las causas de la colisión entre un pesquero de arrastre y un buque mercante ruso en el puerto de Barcelona, expresadas en un artículo en Naucher Global, excelente periódico on line sobre la marina mercante del que él mismo es responsable principal.

jueves, 20 de abril de 2017

La pobreza y sus efectos sobre las decisiones de las personas




Por Luis Ángel Monroy-Gómez-Franco
Usualmente cuando se habla de pobreza se le piensa en términos materiales, ya sea en términos de si se tienen o no los suficientes recursos para comprar los bienes y servicios que satisfacen las necesidades básicas, o en términos de si se tiene acceso a ciertos derechos sociales, como la vivienda, la salud, la educación, la seguridad social y la alimentación.

miércoles, 12 de abril de 2017

Pioneras de la ciencia

Por Javier Yanes para Ventana al Conocimiento

Según datos de la Unesco, solo el 28% de las personas que se dedican a la investigación científica en todo el mundo son mujeres. Incluso en un campo profesional como la ciencia, que lleva el progreso en su propia naturaleza, aún persiste un profundo abismo de género, y ni siquiera los estados con un mayor desarrollo social se libran de él: por ejemplo, en Suecia las mujeres son mayoría en las aulas de la Universidad, con un 61%, pero la proporción decae al 49% en los estudios de doctorado y al 37% en la investigación. Las regiones de mayor peso científico, como Norteamérica y Europa Occidental (32% de investigadoras), no salen mejor paradas que otras emergentes, como Latinoamérica y Caribe (44%).

sábado, 18 de marzo de 2017

Katherine Johnson, protagonista de uno de los momentos más entrañables de la gala de los Oscar

La vida de esta matemática de 98 años ha sido llevada a la gran pantalla de la mano de la actriz Taraji P. Henson, quien encarna a Johnson en la película Figuras ocultas. 



Pero más allá de esta interpretación, detrás de la verdadera Katherine Johnson se esconde una apasionante historia. Esta afroamericana que soñaba desde niña con el cálculo logró convertirse en una de las primeras mujeres negras en trabajar en la agencia espacial estadounidense.

lunes, 13 de marzo de 2017

La ciencia que discrimina a las mujeres

A lo largo de la historia, la investigación científica ha marginado, manipulado, ignorado e incluso torturado a las mujeres. El problema persiste.




Una mujer con camisa de fuerza, diagnosticada con histeria, en una foto publicada en 1889. Wellcome Trust
Por Javier Salas

La ciencia ha maltratado a las mujeres. Jocelyn Bell descubrió los púlsares, pero el Nobel de Física se lo llevó su director de tesis. A la actual presidenta de la Unión Astronómica la mandaron a trabajar al despacho de su marido. Durante décadas, a las que se salían del carril de lo socialmente aceptado se las torturó inventando enfermedades como la histeria y remedios que pasaban por mutilarlas, arrancando órganos de sus entrañas. Las mentes (masculinas) más sesudas desarrollaron teorías para explicar la inferioridad de las mujeres y, de este modo, justificar su sometimiento. Los ejemplos del pasado son innumerables.

lunes, 14 de noviembre de 2016

El cliente insatisfecho de Ferrari que se volvió su rival

Ferrucio Lamborghini, constructor de tractores, fue cliente de Enzo Ferrari, creador de la Scuderia Ferrari, un día tuvieron un enfrentamiento y el primero decidió crear su propio automóvil deportivo. Así fue que de un cliente insatisfecho nació la competencia.

El cliente insatisfecho de Ferrari que se volvió su rival

El mundo de los negocios está lleno de historias interesantes y una de ellas es la crónica de dos marcas italianas que lucharon por tener los mejores automóviles deportivos: Ferrari y Lamborghini.


miércoles, 26 de octubre de 2016

Sin palabras


Por Fabian Venencia

Era un día nublado y Loor se había levantado de mal humor. Los días así la ponían insoportable. En realidad su humor no variaba mucho los días soleados.


sábado, 28 de mayo de 2016

Galati: Historia de la Ciencia en la Argentina

Perteneciente a la Facultad de Derecho de la Universidad Nacional de Rosario, el docente-investigador comenta su trabajo sobre historia de la ciencia en argentina. El rol del CONICET y el papel de los investigadores. 



En su trabajo “Filosofía de la gestión de la ciencia en Argentina a partir de la historia del CONICET”, Galati emplea una metodología documental para analizar la trayectoria del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET). Comenzando con la creación de la Asociación Argentina para el Progreso de las Ciencias (AAPC) en el año 1933, entidad precursora en la investigación, pasando por el CNICyT creado por Perón en 1951 y llegando hasta la creación del CONICET en 1958, Galati realiza un análisis exhaustivo.

El rol del Estado en el planeamiento de las políticas científicas, los investigadores como fuerza motora para llevar adelante los proyectos de investigación, la formación de nuevos investigadores, las capacidades de  la Carrera del Investigador para absorber a los doctores y la canalización de estos a través de articulaciones con empresas, industrias y municipios, entre otros temas, son desglosados por Galati. El trabajo no es simplemente una descripción histórica; el investigador da su visión sobre las ciencias sociales y su reconocimiento por el CONICET, la mirada con que se aborda la ciencia básica y la aplicada en la actualidad y a lo largo de los años, y el lugar que deben ocupar los doctores así como sus funciones en el entramado científico-tecnológico.

Ver video adicional aquí.


¿Cómo surge tu interés para escribir este artículo?
Un artículo es siempre un disparador, sobre todo cuando tiene tan pocas páginas. Como a veces les digo a mis alumnos de metodología, hablando de que a veces cuesta comenzar un proyecto de investigación, que un artículo es siempre un disparador. Es importante poder escuchar otras opiniones, otras perspectivas sobre el tema.

Hace muy poco comenzó una materia que yo doy, Epistemología. En la primera clase surge la duda de cómo convencer al alumno de que es una materia importante, ya que al ser una rama de la Filosofía, la cual tiene la fama de que es una especie de decorado. Al buscar material para entusiasrmarlos, lamentablemente encontré algo que me impactó. Me refiero a la lectura de una persona que trabajaba en EE.UU. y escribía desde la década del 70. Le decía a la comunidad y sobre todo a los jóvenes, que no se dediquen a la ciencia. Esto está relacionado con lo dicho por el ministro, cuando expresó que el CONICET no está preparado para absorber todos los recursos humanos que forma.

Al leer lo de este científico en primera persona, me impactó más. Ya que no hablaba sobre hacia dónde va la ciencia, como decía el ministro, si no que decía no te dediques a la ciencia.
Coincidía con que en la década del 70 había una similitud entre EE.UU: y la Argentina en cuanto a que el Estado financiaba con una determinada cantidad de dinero, para absorber esos puestos. Los organismos de ciencia no brindan la posibilidad de absorber, como lo señalo en el artículo, las vocaciones. La mirada política es insoslayable.

¿Cuál es tu experiencia personal con el CONICET y tu  visión de la política en la ciencia?
No es que ahora se participa más en política, creo que está más visibilizado. Cuando yo participaba como becario doctoral o posdoctoral no le prestaba mucha atención porque podía trabajar de eso. Pero cuando uno está del otro lado del mostrador se le presta más atención a la influencia de la política a la hora del trabajo en la ciencia, tanto en lo macro como en lo micropolítico. Ahora más que nunca veo la relación entre la política y la ciencia. Tal vez es cierto, como decía Nietzche, que cada libro que uno escribe es uno mismo hablando, pero es importante el doble discurso que tenemos. Por un lado uno trata de convencer a los alumnos para que hagan ciencia y después uno se encuentra con esto: alguien que dice vas a terminar haciendo posdocs, mudándote de un lado a otro, sin estabilidad, con un sueldo que no puede llegar a compensar todos tus intereses y peleando con tus colegas por algún puesto en la universidad o en el lugar donde trabajes.

Lo sorprendente es que la persona lo escribe pensando en los EE.UU. pero se aplica perfectamente aquí. Es algo que me excede pero que las autoridades deberían tener presente, sobre todo para evitar el doble discurso, el doble estándar político.

El ministro Barañao decía en aquella época (2012), que el CONICET no está preparado para absorber. Esto se va corroborando en las distintas políticas que tienen. Por ejemplo los ingresos a carrera que cada vez son más restrictivos. Barañao habla de derivar doctores que ha formado el CONICET a distintos puestos que las personas van solicitando y lo ponen en una base de datos del CONICET. Derivar recursos humanos a las industrias, las empresas, los municipios. Ahí es donde viene la polémica. El doctor piensa que haciendo ciencia en una vinculación más estrecha con la sociedad, el cumple su misión en la vida. Pero hay otros que dicen tener la capacidad de ver más a largo plazo.

Houssay jamás hubiera pensado que sus investigaciones sobre el funcionamiento de las glándulas iban a poder terminar en avances para la diabetes. Quien se plantea ese problema hoy no puede desconocer lo que hizo Houssay en su momento. Creo que por lo menos tiene que estar dada la posibilidad de hacer ciencia de distintas maneras, no solo pensando que uno tiene que tener la anteojera de decir “tengo que resolver este problema”. Bienvenido si hay personas que pueden trabajar y resolver el problema aplicado, pero podría haber otras formas.

¿Qué reflexión te merece la comunicación de la ciencia?
El marco teórico del trabajo está inscripto en el pensamiento complejo. El tema de la comunicación es crucial. La comunicación entre los científicos también es importante. A veces uno no sabe lo que está haciendo el otro, no sabe cuáles son las políticas de la universidad, los incentivos que puede dar, los programas. De esta manera se repiten trabajos, se pierden oportunidades. 
Si bien el científico debería trabajar de una manera bastante libre, eso no lo exime de comunicar sus resultados. Es distinto trabajar con la presión de la sociedad a que uno no deba rendir cuentas de lo que ha hecho.

En la docencia, ¿cuál es tu visión de la importancia en la interacción docente alumno?
En una primera clase, cuando les pregunto quiénes son para saber con qué personas trabajo. Muchos me decían que habían abandonado la educación a distancia. Me contaban que habían abandonado ese sistema por algo presencial. Creo que no hay diferencias entre ciencias duras y sociales. Tengo la impresión de que es irreemplazable, ya que tiene que ver con el diálogo humano. Así empezó la Filosofía, dialogando. Esto es algo que a veces se pierde mucho por la lectura y la repetición de los textos. Parece que es un mal de los tiempos este tema del cerramiento, la infantilización., la superficialidad de los análisis. Creo que uno de los rescates tiene que ver con el diálogo, el trabajo conjunto y la libertad para el científico.

Parecería que hemos puesto muchas expectativas en la tecnología, pensando que nos va a solucionar todo.
Con referencia a la tecnología, en las clases siempre hay un momento para reflexionar sobre el espacio donde uno está trabajando: la parte técnica, la parte científica y la parte filosófica. Creo que esto es fundamental. Creo que la técnica es fundamental pero nunca deja de ser un instrumento. Y por esto, uno tiene que tener conciencia de la finalidad por el cual lo utiliza. En este caso y, y hablando de cámaras, micrófonos, Internet, etc. También está la posibilidad de ir rompiendo fronteras con respecto a la actividad científica propiamente dicha. Uno no debería dejar el espacio para filosofar sobre el tema.

Parece hoy tan asentado que la única ciencia que podemos hacer es aplicada. Esto sería como un maquillaje de la técnica. Uno también tiene que tener los espacios para reflexionar. Tal vez, de algún loco perdido alguien pueda seguir una línea y eso podría significar un cambio. Cuántas veces habrán criticado a Colón cuando quiso zarpar para “descubrir” América? ¿Qué hubiera pasado si no hubiera habido un hombre tan aventurero como el de la edad moderna? O como un Lutero, que protestó y Calvino también. Ahí se pega con lo que decíamos respecto de dejar de esperar todo del Estado. Me da la impresión de que eso va a ser muy difícil en la Argentina de hace muchas décadas. Esto daría lugar a otro debate.

Me da la impresión de que si una persona no cree firmemente que ella y nada más que esa persona es la autora de su propia salvación, lo cual tiene que ver con la más tierna infancia en la educación y cómo cada institución que maneja dinero público lo piensa, por ahí podría haber alguna pista en cuanto qué hace el científico, por qué lo hace, cómo lo comunica.

Cuando uno está firmemente convencido de que es el autor de su propia salvación, uno puede decir trabajo en lo que me gusta y por eso la comunicación va a ser una derivación lógica de esa felicidad que el individuo siente. Porque él sabe que no va a trabajar en algo que no le guste. Ahí la comunicación, el trabajo en equipo y juntarse con otros que disfruten de ese mismo interés será algo común y más natural.

¿Qué otras cuestiones influyeron en que escribieras este trabajo?
Como me interesa tanto el tema, empecé un postgrado, un doctorado en Epistemología en la Universidad Nacional de Tres de Febrero. Ahí había una materia llamada Historia de la Ciencia III, en donde abarcábamos la temática de la Argentina. Pude desarrollar una pequeña carrera en el CONICET como becario doctoral y postdoctoral. Quedó ahí trunca la posibilidad de ingreso a la Carrera del Investigador.
Como aprendí a poner en palabras mis inquietudes, se unieron mi gusto por la ciencia y en este caso por la historia de la ciencia, más mis motivaciones y la posibilidad de la escritura. Esto es lo complejo de la vida de una persona. Uno tiene que tratar de hacer lo que le gusta pero también pensar en la utilidad práctica que implica todo artículo, el cual sirve para la carrera docente y para los concursos en los ingresos. Encontré la posibilidad justa de poder escribir algo que me gusta.

También hay algo importante. Mi moraleja personal es que uno no está atado a los títulos ni al pasado. Uno puede ir construyendo sus propios intereses e inquietudes académicas a medida que se va desarrollando como persona. Te habrás planteado que no habrás querido que te identifiquen solo con tu profesión, ya que eso no reflejaba tu personalidad ni tus deseos en la vida.

Vuelvo a esto de cada parte autobiográfica que tiene un artículo, porque hay que reconocerlo. Uno no cae de un planeta y aterriza acá y empieza a escribir. Creo que tiene que ver con una postura y una subjetividad. Es importante que la objetividad esté en reconocer la subjetividad, no en ocultarla. Nada está escrito con otras intenciones. Es mi historia y cómo yo la puedo respaldar con datos concretos. Seguramente habrá partes de las perspectivas que habré ocultado, a lo mejor sin mala fe. Pero siempre un artículo es el puntapié para poder incorporar voces de personas que me digan “¿pero Ud. dónde cree que está el científico?, o “¿por qué cree que tiene que emburbujarse”. Bienvenidas sean las críticas y la posibilidad de replantear en un segundo o en un cambio de opinión con una oportunidad para otro trabajo.


La AAPC está intimamente conectada al surgimiento de la investigación en la Argentina.
Quería agregar que un organismo tan importante como el CONICET surgió a partir de una asociación privada como la AAPC. Hay que tener en cuenta a los fines del conocimiento, una de las ventajas de la historia. La historia roza tanto con la filosofía porque nos hace ver el origen de las cosas. Y en base a esto, cómo uno puede seguir la tradición o pretender un cambio. En los primeros momentos surgió de una rama de las ciencias duras: Física, Matemáticas. Eso puede tener que ver también con una especie de recomposición o de recompensa histórica hacia los cientistas sociales, que siempre fueron vistos como una especie de tierra de la metafísica o de la subjetividad en donde uno puede decir cualquier cosa. Y no es así. Esto daría lugar para otra charla.

El reconocimiento vino de las propias ciencias duras cuando por ejemplo Prigogine, el premio Nobel de Química, reconoce el papel de la incertidumbre y de la subjetividad del investigador. Ahí se comienza a tomar conciencia de la importancia de las Ciencias Sociales. En el nacimiento, cómo convivieron en su origen Houssay y García que eran tan antagonistas entre ellos, a pesar de lo cual no profundicé en la convivencia a partir de hechos concretos. Pero supongo que han podido convivir, que es lo que a veces es una materia pendiente para nosotros, a nivel político, científico y en general.

Feria del Libro
Galati presentó su libro "Los comités hospitalarios de bioética. Una comprensión trialista y transdisciplinaria desde el Derecho de la Salud" en la Feria del Libro que se encuentra en el Predio Ferial de la Sociedad Rural, stand 1722, el viernes 6 de mayo a las 18 hs.


A título personal
Elvio Galati
Abogado
Doctor en Derecho por la Universidad Nacional de Rosario (UNR)
PosDoctor en Derecho por la Universidad de Buenos Aires
Docente regular de la UNR
Filosofía del Derecho, Derecho de la Salud e Introducción al Derecho
Facultad de Derecho
Miembro del Programa Pensamiento Complejo – Centro de Estudios Interdisciplinarios - UNR
Miembro de la Comisión de Bioética de la Facultad de Ciencias Médicas - UNR

miércoles, 18 de mayo de 2016

Gastón Soublette, maestro de generaciones: “Este país está vacío espiritualmente”

Profesor, musicólogo y ensayista. Experto en estética, filosofía oriental y cultura mapuche, Gastón Soublette ha dedicado toda su vida a buscar el sentido trascendente de la vida. Hace unas semanas dejó de hacer clases de sabiduría popular oral chilena, uno de los cursos más exitosos entre los alumnos de la PUC. Los continuos viajes desde su casa en Limache a la capital, lo terminaron agotando. Acá, analiza el Chile desalmado y sin espíritu, y se queja de la falta de sabiduría de nuestros gobernantes. “Al poder no le interesa culturizar al pueblo. Y es deliberado”.

GASTÓM SOUBLETT

Por Macarena Gallo

Espiritualmente, ¿cómo ha visto a Chile?
-Muy mal. No ocuparía la palabra espiritual, porque hay muy poco espíritu en este país. Alguna vez hubo espíritu y eso se notaba en la tradición oral popular. Si reúnes cuentos, refranes, adivinanzas, canto a lo poeta, sientes que hubo una cultura espiritual muy profunda. Y se dio mucho más en el pueblo, sobre todo en el campesino, que en la clase alta. Como soy muy antiguo, tengo 87 años, tuve la suerte de conocer a algunos cuando era adolescente. El sabio popular anónimo es un héroe nacional que merece un gran monumento.

¿Cómo era ese sabio?
-Ese sabio estaba en todas partes. Normalmente era un pequeño propietario, a veces inquilino, que había heredado de su bisabuelo algunas tierrecitas, que era muy hábil en su actos, muy hombre, piadoso, sabio, sereno, buen jinete, de pocas palabras, fuerte físicamente y respetado por sus hijos y la comunidad. Siempre tuvo un hogar estable. Tenía una memoria prodigiosa y le cantaba a lo divino y a lo humano. Este hombre tenía una enorme intuición, una corazonada de lo que estaba pasando y calaba en la gente. Era un gran refranero y llegado el momento decía el refrán que correspondía y la gente lo entendía. A ese hombre le debemos la conservación de la tradición oral. Todo esto se lo debo a la influencia de Violeta Parra y también de Nicanor, que fue el primero que me recitó poesía popular. Lamentablemente, ese sabio popular se perdió.

¿Por qué se perdió?
-Comparémoslo con la clase alta. Esta era, y sigue siendo, muy católica y prepotente. No digo que todos eran malos. Entre ellos había gente muy piadosa, con muchas actitudes espirituales reales. Por ejemplo, Teresa de los Andes, de origen aristocrático, nadie sabe por qué nació con estas aptitudes espirituales, de ver a distancia, de calar el pensamiento de los demás e incluso de elevarse en suelo, de entrar en trance a través de la oración. La madre de Gabriel Valdés era así, la señora Blanca Subercaseaux, con su voto de pobreza, andaba vestida como una campesina cualquiera, no quería siquiera tocar el dinero y tenía una capacidad de oración y meditación tremenda. Pero, claro, ese no era el sello de la clase alta, sino que el autoritarismo político y social. La cultura de la clase alta chilena es cosmopolita, con una tremenda influencia de Inglaterra, Francia y luego de Estados Unidos, lo cual es fatal.

Esa concepción del mundo es esencialmente utilitaria.
-Que no te invita para nada a la espiritualidad. Esa cultura se fue adentrando cada vez más en el sector alto de este país hasta provocar la dictadura. La dictadura le permitió a esa concepción utilitaria adueñarse del país y crear una diferencia escandalosa de fortunas. Chile está a la cola de la distribución del ingreso. Cómo puede haber fortunas de 10 mil millones de dólares de los tres grandes grupos económicos. No hay armonía en este país. Se ha creado una sociedad descontenta, neurótica. De hecho, Santiago es la ciudad con más depresión en el mundo. Esto ha llevado a una chatura, porque esa concepción utilitaria de la vida lo banaliza todo, justamente para favorecer la mecánica de los intereses.

¿En qué ve reflejada esa banalidad?
-En el discurso político, sin ideas, pura estrategia. La discusión sobre la educación se ha centrado solo en procedimientos y no hay nada sobre el contenido, sobre cómo educar y sobre qué concepción de hombre se quiere formar.

Es una educación vacía.
-Es una educación que se traduce en darle herramientas al tipo para que se integre lo antes posible al sistema. Pero él no es nadie, no tiene espiritualidad ni sabiduría. La sabiduría es un conocimiento sobre el sentido de la vida y justamente lo que estamos viviendo es una crisis de sentido. Se hacen cosas, pero no se sabe para qué.

Esta reforma educacional no está pensada para educar personas.
-Ahí está la banalidad: el hombre no es nada más que un consumidor. No se están formando ciudadanos. Estas medidas son paliativas a las consecuencias nefastas de este modelo, pero no cambian la base. Al poder no le interesa culturizar al pueblo. Y es deliberado. Una muy buena educación produciría personas con buen discernimiento y, por tanto, con buen sentido crítico y verían en qué estamos metidos como sociedad. Ahora la expresión “servir al país” suena bien, pero no tiene ni un contenido, porque el país son las empresas y al final estás sirviendo a los dueños, a los grupos económicos. Es parte de la pobreza del discurso sobre la educación en Chile. Me acuerdo cuando asumió el poder don Pedro Aguirre Cerda, quien acuñó una frase muy notable: “Gobernar es educar”. Fue una época de oro de la educación superior y secundaria en Chile. Hay que ver las figuras de ese tiempo y el concepto de la educación que tenían, que se fue empobreciendo cada vez más por la influencia de la sociedad tecnológica financiera norteamericana. Ahora tenemos una atmósfera muy banal, muy baja, muy chata. No hay nada espiritual y tampoco hay tiempo para preocuparse de eso, para formarte como persona, porque llegas agotado a la casa. Trabajo de rutina tremendo, mal pagado, con descontento, lo haces mal, a contrapelo porque sabes que está beneficiando a un señor que está acumulando miles y miles de millones de dólares.

Lo que genera una sociedad llena de odio y resentimiento.
-Pero creo que esto no puede durar mucho tiempo. Ha salido un libro muy interesante “Cómo los ricos destruyen el planeta”, de Hervé Kempf. Él piensa que al planeta no le queda mucho tiempo así, pero los ricos siguen depredándolo y destruyéndolo. Me carga la palabra recurso, porque significa que uno es dueño, pero la usaremos. Tres cuartas partes de los recursos del mundo ya están agotados. O sea, queda sólo un cuarto de pescados, ballenas, lobos marinos. Eso es todo. Y las empresas que viajan en enormes barcos balleneros siguen acabando con eso. ¿Qué pasaría si muriera toda la fauna marina? Moriría toda la flora del mar, tendríamos un mar muerto y con eso se acaba el mundo. Pero nadie dimensiona eso. No les importa. Creo que ellos tienen inconscientemente una lógica de muerte. Este escenario se va a ver en un corto plazo, tal vez en unos 150 años más. El planeta no fue hecho para morir de esta manera indigna, pero a ellos no les importa, porque los maneja inconscientemente un Tanatos, una tendencia a la muerte. Están aprovechando lo más rápido que puedan lo poco que queda.

EL ALMA DE CHILE
Los discursos políticos han estado centrados en lo material, en lo económico, pero no hay una reflexión profunda sobre cómo queremos repensar el país.
-De eso no hay idea. Siempre para el chileno los problemas son económicos en el fondo, lo cual es muy chato. Por eso este país está vacío espiritualmente. Escucha a los políticos cuando los entrevistan, olvidándose de lo que están diciendo, ve su gestualidad, la rapidez con la que hablan, la irresponsabilidad del uso del lenguaje, da la impresión que están locos, con mucho caldo de cabeza. Todo lo que dicen son puros lugares comunes y usan con una tremenda irresponsabilidad palabras como libertad, unidad, progreso, y a la larga no hay nada de eso. Yo veo que esto no tiene destino.

Pero usted nació en un país que ya no tenía destino, porque venían mal las cosas desde antes .
-Sí. Yo nací en un país que ya no tenía destino. Si hubiera nacido en pleno siglo XIX, con esta gran cultura rural, llena de sabiduría, a lo mejor habría sentido que vivía en un país que tiene sentido.

¿Vivir en el Chile actual no tiene sentido?
-Desde cabro chico que vengo escuchando que la vida es un problema, no es un don. Eso le hace mal a una persona, porque si asumes que la vida no es más que un problema y que básicamente es económico, te matan el alma.

¿Chile no tiene alma?
-Chile tiene un alma profundamente enferma y neurotizada. El modelo de sociedad actual está en crisis terminal.

Tiempo atrás usted aseguraba que el mundo se había muerto hace rato.
-Sí, decían que el mundo se iba a acabar el 2012 y cuando me entrevistaron dije que no había que recurrir al 2012 si el mundo ya se había acabado hace mucho tiempo.

¿Cuándo se acabó?
-El mundo empezó a acabarse con las guerras napoleónicas y acabó con la Segunda Guerra Mundial. Tú te preguntarás cómo es posible si estamos todos vivos. Te explico. Vamos a la etimología de la palabra “mundo”, que viene del griego “cosmos”, que significa el orden. ¿Cuál es el orden que se acabó? El orden de la cultura occidental cristiana. Puede que haya dejado de ser cristiana pero siempre había un orden, una cultura grandiosa. Ese orden terminó. Lo que queda es un constructo financiero, político y militar, y eso no es una cultura humana. Y la prueba es que se mantiene con la apariencia de orden nada más que por la fuerza de la ley. Ahora, si en algún momento le abres la compuerta al caos…

¿Qué pasa?
-En Nueva York se hizo un experimento hace 30 años en el que se apagó la luz a propósito. Y dejaron libres a las turbas, que invadieron la ciudad, rompieron las cortinas metálicas de todas las tiendas, saquearon todo. Y los policías se retiraron para permitir a esta gente que hiciera lo que estaba haciendo. Y se filmó todo y con ello se evidenció el grado de caos en esta apariencia de orden. Hablé con una persona que era un alto cargo de la ONU, que vio todo ese experimento, y me dijo que era la apariencia del fin del mundo. El caos está en cualquier parte, si apagas la luz en París va a pasar lo mismo. Cualquier cosa que haga disminuir todos los mecanismos de seguridad hace estallar el caos inmediatamente. Ves lo que ocurrió en el sur tras el último terremoto, cómo la gente invadió y robó todo lo que pudo. Esa es la prueba de que el orden no existe y esa es la explicación que yo daba para afirmar que el mundo se acabó.

¿Por qué fracasamos como civilización?
-Debe ser por la baja espiritual, porque cada hombre interiormente ya no tiene virtud. Se acabó la ética en el mundo. La virtud consiste en la inclinación espontánea a actuar rectamente y amar a tu prójimo como a ti mismo. Ahora lo que importa es sacarte a ti el mayor partido posible con la remuneración más baja que puedas aguantar. En todo caso, estoy bien esperanzado de lo que viene. Es decir, estoy también muy temeroso, porque viene un cambio muy grande, pero a la vez viene una cierta maduración de una cierta elite espiritual de la humanidad hacia un sentido bien contrario a este modelo.

¿Cómo nota eso?
-Yo me he basado mucho en la filosofía oriental, en la que se enseña que los despliegues demasiado intensos de energía son necesariamente muy breves. Lo normal es el equilibrio y el orden pacífico de las cosas. Por eso una granizada no puede durar un día ni un terremoto tres horas. Por eso este dominio que los poderosos empresarios transnacionales tienen sobre la humanidad no puede durar mucho. La última estadística de la ONU, indica que somos más de 7 mil millones en el mundo y de esos 3 mil millones viven en la extrema pobreza. ¡Es casi la mitad! Eso es feroz. Y de esos 3 mil millones, mil millones no tiene acceso al agua y mueren como 30 mil niños diarios por inanición. Esto nos autoriza para calificarlo como el fracaso de la civilización, la que nos prometía justicia, fraternidad, igualdad, libertad.

LA SABIDURÍA
Los intelectuales se han quedado al margen de las discusiones políticas actuales. ¿Los intelectuales acaso están en extinción en Chile?
-Los intelectuales podrían hacerse respetar más, porque aquí no les dan nada de pelota. Como aquí se impuso una visión puramente tecnológica y financiera de la vida, los intelectuales no tienen que hacer nada allí.

¿Nunca lo han llamado para debatir?
-Últimamente me encontré con la ministra de Cultura y me dijo “don Gastón, vamos a tener que conversar, así que deme todos sus teléfonos”. Hasta ahora no me ha llamado y dudo que me llame.

¿Cuál es el rol que deben jugar los intelectuales?
-Hay algunos intelectuales, como este gran pensador que ha surgido en Alemania, pero que es coreano, Byung Chul-Han, que escribe libros sobre la sociedad actual con el mérito de la brevedad y de mucha contundencia. Él ve con mucha lucidez al extremo al que hemos llegado. “La sociedad del cansancio”, “La sociedad del consumo”, “La sociedad de la transparencia”, “La sociedad de la aceleración”. Dice que vivimos en “el infierno de la ecualización”, donde todo se considera según el precio. Él mismo dice que en este mundo no cabe la fe, la espiritualidad ni la trascendencia. Lo difícil es proponer algo. Este mismo coreano del que te hablo, su visión crítica es certera, profundísima, pero aún no llega al capítulo de las proposiciones.

¿Y usted propone algo?
-Yo propongo algo en el sentido de que esto no se puede planificar. Es un fenómeno que ya está ocurriendo en la base. Cuando ya decae mucho la cultura humana hasta no ser una cultura, la nueva luz se genera en la base, no en la cúpula. La cúpula está demasiado comprometida con el sistema, en cambio la base tiene más libertad y menos prejuicios para pensar. Por otro lado, propongo lo siguiente: que la sabiduría que hubo en el pueblo rural, la universidad recoja todo eso, lo incorpore a la educación superior y es lo que nos propusimos con Fidel Sepúlveda en el curso Sabiduría Chilena de Tradición Oral que ha sido un éxito.

¿Qué conocimientos han adquirido sus alumnos?
-Les enseñamos cuentos y refranes. Hay refranes tan profundos que tú dices “aquí está Sócrates, Confucio, Karl Jung y su psicología analítica” pero dicho de forma popular, sencilla, con ironía y mucho sentido del humor. Te das cuenta que el sabio popular que dice esto, tiene un conocimiento muy profundo de lo que es el hombre. Por ejemplo, te diré este refrán: “El ojo verá bien siempre que la mente no mire por él”. O sea, apela a no dejarse llevar por los prejuicios y ser capaz de ver objetivamente la realidad. Es increíble. U otros más humorísticos: “el que sube como palma cae como coco”, “mientras más te empinas más se te ve el culo”. Es muy chileno y encierra una gran verdad. La persona que accede a un lugar que no le corresponde por su capacidad. Entonces los que lo observan se dan cuenta de sus falencias y carencias.

¿En todos los refranes distingue a filósofos?
-Los que he seleccionado, que son unos 400, tienen un contenido filosófico sapiencial. “Quien escupe al cielo en la cara le cae”. Ahí está el principio de acción y reacción. Siempre hay un fondo de sabiduría. Detrás de ello hay una concepción del hombre, basado en la estabilidad, en la serenidad, en la lucidez para ver, en la intuición. Ya no se da este tipo de humano hoy. Ahora hay un humano neurotizado, urgido, que no tiene tiempo de entrar en sí mismo.

Cuando usted entra en sí mismo, ¿con qué se ha encontrado?
-La meditación permite aumentar el radio de acción de la conciencia, ves más cosas, se afina la sensibilidad, te da una sensación de estabilidad y seguridad psíquica. Es un instrumento maravilloso de autoeducación, que debiera enseñarse en todos los colegios, porque no hay nada malo de ello. Si tú te dedicaras a hacer una meditación corta, de 10 a 15 minutos, te va a hacer muy bien. Ahora, si tú te crees un místico puede que te vuelvas loca. Es peligroso, porque incorporas un elemento a una psiquis que no está acostumbrada. Si meditas media hora puede que te hagas un daño en el sistema nervioso.

Algunos ven con malos ojos esto de descubrirse a sí mismo, que es casi como un acto individualista y egocéntrico.
-La Iglesia lo ve así, lo que es un gran error. Mejor habría que decirlo así: antes de trabajar en el mundo, tú tienes la obligación de trabajar sobre ti mismo, porque hay mucho que corregir en la persona. Entonces, cuando estés en buenas condiciones, puedes hacer mucho mejor tu trabajo y tu aporte a la sociedad.

¿Cuánto tiempo dedica a la meditación?
-Hago meditaciones cortas, de un cuarto de hora, cuatro veces al día. A veces me encierro en mi oficina, en mi pieza o debajo de un árbol. Es una gran terapia natural. Antes de descubrirla, estaba bastante confundido, con conflictos matrimoniales. Haber descubierto la meditación fue fundamental, si no estaría muerto.

Usted ha estado buscando por mucho tiempo el sentido trascendental a la vida. ¿La ha encontrado?
-Sí, me he ayudado mucho de la filosofía oriental, sobre todo la china.

¿Y qué pasa cuando se encuentra el sentido de la vida, qué se hace después?
-Cuando uno ya se siente asentado con el sentido de la vida hay que serle fiel, no alejarse de ese camino. Por eso busco ser consecuente, vivo en el campo y voy a la civilización para dar una cátedra en la que se enseñen estas cosas. Bueno, pero dejé de hacer clases definitivamente hace algunos días.

¿Por qué decidió dejar las clases?
-Porque estoy muy viejo, cansado. Como yo no manejo debo tomar un bus desde Limache, a mi edad, llegar al terminal, el metro, subir escalas, cargar maletas, es demasiado. Se acabó eso para mí.

¿Cómo fue su última clase?
-Nos fuimos al boliche de Las Lanzas, tomamos cerveza, y me despidieron mis alumnos con música.

Usted cuando se queda en Santiago lo hace cerca del Costanera Center y la Torre Titanium, ¿Qué le parecen ambos edificios?
-No los necesitamos para nada, son pura farsantería. El señor Paulmann nos destruyó la vista de la cordillera con esa cuestión. He sabido que nadie arrienda ni compra en la parte alta, porque después del terremoto nadie quiere tener su oficina en un piso 40. No le está yendo bien. No necesitamos estas torres.

¿Qué se debería hacer con ellas?
-Simplemente, demolerlas.

¿Usa tarjetas?
-¡Para nada! Tampoco tengo celular, no uso computador, escribo a mano o a veces en máquina, no tengo e-mail. Tengo un teléfono fijo. Una vez me regalaron celular pero no me sirvió de nada.

¿Sabe de las redes sociales como tuíter o Facebook?
-Nada, pero me cuentan que aparecí en alguna de ellas.

¿No le causa curiosidad?
-Me dicen que sería mejor que entrara en internet para ver qué se dice de mí. Porque mando cartas a El Mercurio y me cuentan que tengo 20, 30 respuestas. Entonces, a mi hijo, que es ingeniero, le pedí que me comprara estas computadoras de maleta. Quedó en hacerlo.

Puede que se envicie.
-Posiblemente.

Fuente

sábado, 21 de noviembre de 2015

"Los procesos sociales para definir la santidad no siempre coinciden con los institucionales"

Dr Elio Masferrer Kan, antropólogo

Elio Masferrer nació en Santa Teresa, una localidad cercana a Rosario. Luego, a sus seis años, emigró junto a su familia a esa ciudad santafesina. Allí más tarde se recibiría de licenciado en Historia con orientación en Antropología, además de haber estudiado Psicología. Entre 1974 y 1975 dio la cátedra Antropología Sociocultural en la Universidad Nacional de San Juan, pero a principios de 1976, antes de comenzar la dictadura cívico militar en Argentina, tuvo que exiliarse. “A mí me corrió la derecha peronista. En ese tiempo estaba Oscar Ivanissevich como ministro de Educación”, recuerda ante esta revista.

Entonces recaló en Perú, donde realizó un posgrado en Antropología y se especializó en Antropología de las religiones. Luego pasó a Panamá y finalmente se instaló en México DF, donde ejerce como investigador y docente y desde donde publica artículos relacionados con la antropología, la religión, el poder y la cultura. Asiduamente regresa a su país natal. De hecho, recientemente estuvo en la UNSJ, donde dictó el curso de Posgrado “Introducción Antropológica al Pluralismo Religioso”. En esas instancias, y en días en que la figura del papa Francisco es más frecuente que nunca en los medios debido a las canonizaciones de Juan Pablo II y Juan XXIII, Masferrer dialogó con Revista La Universidad.

-Luego de llegar de México, ¿cómo encuentra a los argentinos ahora con un papa argentino?
-Los medios de comunicación masivos hacen mucho énfasis en que los argentinos están eufóricos por lo que Mario Bergoglio es papa, pero habría que ver qué argentinos están eufóricos. En concreto, hay un tercio de la población argentina del cual podría decirse que son católicos practicantes, que van a misa con cierta periodicidad o que participan de peregrinaciones y procesiones. Ese tercio sí está fascinado. Hay otro segmento de católicos que hizo la Primera Comunión pero no la Confirmación, es decir que están algo alejados de la Iglesia Católica. Sobre este segmento impacta Bergoglio. Hay otra franja de personas, un 25 por ciento, que fueron bautizadas por la Iglesia Católica pero nunca hicieron la Primera Comunión. Aquí las devociones no son significativas.

-Pero además están los evangélicos…
-En Argentina podemos decir que los evangélicos son descendientes de migrantes luteranos, bautistas, etc., que llegaron a este país. Otros son conversos a otras propuestas religiosas. A los protestantes históricos les parece interesante lo que dice Bergoglio, porque plantea un diálogo ecuménico, algo que no era el discurso de Ratzinger. Estos protestantes fueron invitados por la Iglesia Católica argentina a la Catedral de Buenos Aires en la conmemoración de “La noche de los cristales rotos”, y ahí fue cuando irrumpió la ultraderecha católica a tratar de romper esa ceremonia. Por su parte, los pentecostales no tienen entusiasmo por Bergoglio, dicen que es lo mismo de siempre. Entonces creo que tenemos que pensar en Argentina como una sociedad plural, donde no se puede generalizar.

-Usted en un trabajo dice que, en general, los evangélicos tienen más disponibilidad energética que los católicos, que le asignan más horas a la iglesia…
-Sí, eso se desprende de un trabajo de mi autoría. En este sentido, Bergoglio dice que un problema de la Iglesia Católica es el clericalismo. Con esto quiere decir que un laico dice sobre un determinado tema “esto no es mi asunto sino del cura”, mientras el cura dice “ya no me doy abasto para atender a todo este asunto”. Entonces nadie se ocupa. Bergoglio quiere que los laicos cobren más protagonismo, pero los curas no quieren que los laicos se metan en su territorio. Los evangélicos, en cambio, parten del concepto del sacerdocio universal de los creyentes, o sea que todos los creyentes están obligados a hacer sacerdocio.

-En un texto usted habla sobre actores simbólicos eficaces, como aquellos que pueden producir cambios en la realidad. ¿El papa argentino tiene capacidad simbólica?
-Cuando Juan Pablo II fue a México introduje una pregunta que molestó a los teólogos: “¿Usted piensa que el papa hace milagros?”. El 25 por ciento de los mexicanos pensaba que sí los hacía. Las hipótesis que derivaron de esas respuestas fueron que hay un sector significativo de la población que considera que el papa no es un cura más, sino que es el enviado de Cristo en la Tierra. Este sector dice que podría hacer milagros, es el que le da un cierto grado de santidad aun estando vivo.

-Pero entre tanto, Francisco se ha alejado de discursos conservadores que blandían otros papas precedentes…
-Olvídese de la palabra conservador.

-¿Pierde sentido el término cuando se habla de la Iglesia Católica?
-Es que ese tipo de categorías está tomado de la política, y ya por ejemplo en Argentina decir que alguien es conservador es decir mucho, si vemos el pragmatismo de los partidos políticos, en que todos se juntan y hacen sus frentes, etc. La Iglesia Católica plantea que los valores son eternos, pero un sector de esa Iglesia plantea que no es tan así, que la lectura local y temporal amerita interpretaciones. Por ejemplo, hoy en día un arzobispo bendice un centro comercial, y ese centro trabaja los domingos, día reservado a Dios. El problema que tenían Wojtyla y Ratzinger (Juan Pablo II y Benedicto XVI) es que no hacían una lectura de los mandatos de la Biblia articulándolos con los cambios culturales, algo que sí hace Francisco.

-Usted también dice en un artículo que el papa Francisco cambia la música pero no la letra, ¿puede dar un ejemplo?
-Digo que cambia la música pero no la letra por lo que dice. Incluso sobre el aborto, Bergoglio dice “¿cómo no vamos a perdonar a una mujer que abortó de joven y ahora es una excelente madre que tiene cuatro hijos?”. Pero no cambió los artículos del Código Canónico que excomulgan a las personas que participan de un aborto. Ese código excomulga no sólo a quien abortó sino también a médicos, enfermeras, a quien prestó una casa para la recuperación de la paciente y a todos los que colaboraron de cualquier manera. Muchos de esos colaboradores con un aborto no lo saben, pero están excomulgados.

-Respecto del presunto llamado del papa a una mujer divorciada, eclesiásticos de San Juan se apresuraron en manifestarse en contra. Uno de ellos dijo que si un hombre abandona a su esposa él no podría darle la comunión porque incurriría en una injusticia y promovería el desorden. ¿Puede un sacerdote arbitrar de esa manera en la sociedad? ¿Qué opinión le suscita a usted ese atribuirse acciones de justicia y orden?
-Si la gente le asigna ese poder y autoridad, no veo inconvenientes. El tema es si se predica o no con el ejemplo. No quedaría bien decir esas cosas y andar después, por ejemplo, trasladando pederastas, personas que violan derechos humanos de los niños. La pregunta es si la Iglesia Católica, que anda reciclando pederastas, puede tirar la primera piedra.

Dr. Elio Masferrer Kan-¿Las cárceles siguen siendo territorios fértiles para la “conquista de almas”?
-Sí, en Argentina y otras partes del mundo muchas iglesias tienen lo que se llama la Pastoral penitenciaria, y tienen una estrategia de trabajo en las cárceles que en muchos casos les funciona. El penal es un espacio desordenado, las personas en prisión viven situaciones límites, angustias, etc., pero eso no quiere decir que todo preso se vaya a convertir en religioso.

-En los últimos tiempos pareciera ser que figuras populares “santificadas”, han crecido en devoción social. El Gauchito Gil podría citarse por caso, ¿qué explicación le encuentra?
-Mi hipótesis de trabajo es que existen procesos sociales de definición de la santidad, y que esos procesos sociales no necesariamente coinciden con los institucionales. Usted tiene por un lado al Gauchito Gil, santo de devoción de mucha gente. Por otro lado, ahora se canoniza a Juan Pablo II y a Juan XXIII. Las preguntas son: ¿Esa canonización responde a algo sentido por la gente o responde a cuestiones de política interna del Vaticano? ¿Cuántos argentinos van a incorporar a Juan XXIII como santo de su devoción? ¿Cuántos argentinos conocen las virtudes heroicas de Juan Pablo II o Juan XXIII para adscribirlos como santos de su devoción? ¿Hasta qué punto la actual jerarquía católica tiene capacidad para comprender los conceptos de sacralidad en la sociedad argentina? Es decir, ¿qué hace que la gente atribuya santidad a personajes como el Gauchito Gil o Gilda? ¿La gente les atribuirá la misma santidad que a aquellos otros, oleados y sacramentados?

Breve Curriculum de Elio Masferrer  
Estudió Historia con especialización en Antropología, diplomado en Antropología de las religiones, en Desarrollo Regional y Federalismo Comparado, Análisis de la Reforma del Estado. Estudios de Maestría en Antropología Social por la Universidad Iberoamericana y Doctor en Antropología por la Escuela Nacional de Antropología e Historia (ENAH). Su tesis doctoral: ¿Es del César o es de Dios? Religión y Política en el México contemporáneo.
Actividades Docentes: en Argentina, Perú y México, fue investigador del Instituto Indigenista Interamericano. Ha dictado conferencias en Alemania, Brasil, Cuba, España, Estados Unidos, Colombia, Ecuador, Finlandia, Francia, Irlanda, Italia, Países Bajos, Perú, Polonia, Portugal, Republica Checa, Rusia, Sudáfrica, Suecia, Suiza y Uruguay y participado en diversos Congresos a nivel Internacional como: “Congreso Internacional ¿Es verdad que Dios ha muerto? Diálogos desde la ciencia, filosofía y teología”, y es el Presidente y organizador del “Congreso Internacional de Americanistas”, el último realizado en la Universidad Iberoamericana en 2009
Publicaciones: es autor y coautor de numerosos libros como: Religión, poder y cultura: Ensayos sobre la política y la diversidad de creencias; Los dueños del tiempo los Tutunaku (totonacos) de la sierra norte de Puebla; Votos de castidad, sobre la sexualidad del clero católico; La explotación de la fe; El círculo del poder y la espiral del silencio, Globalización religiosa; Sectas destructivas. Escribe en la Revista Académica para el Estudio de las religiones: Ritos y creencias del nuevo milenio.
Artículos: La configuración del campo religioso después de Acteal; De la salvación de la gente de Dios, a la salvación de México: La participación política de los Evangelistas; Religión, Poder y cultura, la muerte en Mesoamérica.

Fuente

miércoles, 14 de octubre de 2015

"La filosofía europea no es universal”: Enrique Dussel

El filósofo Enrique Dussel explica la apuesta a la descolonización del conocimiento en América Latina como una salida a la crisis medioambiental actual. 

“La filosofía europea no es universal”
Foto: Cortesía dirección de Comunicación Social Universidad Autónoma Metropolitana
Enrique Dussel es profesor en el Departamento de Filosofía en la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM) de Iztapalapa (ciudad de México) y licenciado en filosofía de la Universidad Nacional de Cuyo, Mendoza (Argentina), país del cual tuvo que salir exiliado en 1975. También cuenta con un doctorado en filosofía de la Universidad Complutense de Madrid, un doctorado en historia en La Sorbonne de Paris y una licencia en teología en Paris y Münster. 

En entrevista con El Espectador, desde Ciudad de México, habló de cómo la tecnología no ha podido encontrar una salida concreta a la crisis ambiental.

Hablemos  de lo que significa descolonizar el pensamiento, una idea que usted y el Grupo de investigación modernidad/colonialidad han venido impulsando en las academias de América Latina y el mundo.
Ahora tiene más actualidad que nunca lo que comencé a escribir hace 40 años. Pero al mismo tiempo, gracias a Aníbal Quijano y a otro grupo de profesores en Estados Unidos y en otros países, este tema de la descolonización epistemológica ha tomado mucha fuerza. Creo que nuestra problemática empieza a tocar eso que se llama ‘pensamiento universal’, que es el eurocentrismo pero ahora globalizado. Hemos empezado a poner nuestras preguntas a un nivel mundial, lo que nunca había acontecido, éramos una periferia intelectual de segunda. Nuestros filósofos de la U. Nacional y sobre todo de la universidad de los Andes siguen repitiendo a los europeos como Heidegger y Habermas. Yo conozco y conocí personalmente a muchos de estos filósofos europeos que hemos endiosado en las academias, pero en la actualidad pensamos más allá que ellos y planteamos problemas que no pueden dimensionar porque no tienen la experiencia y porque se han encapsulado en un provincialismo que ya debe quedar en el pasado.

¿Por qué cree que la apuesta por la descolonización del conocimiento está tomando fuerza en las academias de filosofía del mundo y está quitándole terreno a la filosofía analítica y otras tendencias?
La filosofía analítica es una filosofía del lenguaje, formalista. La misma escuela de Frankfurt ya habían realizado una fuerte crítica a su repetición de lo real pero fetichizado, moviéndose hacia un pensamiento abstracto que puede ser dicho en cualquier lugar y no vale para ninguno en concreto, lo que resulta en una generalización. Leer el trabajo de Karl-Otto Apel me permitió hacer una crítica a la filosofía analítica. Ha sido un diálogo largo con él,  maestro de Habermas. Allí capté muchas cosas que me faltaban y ese diálogo me resultó muy provechoso. De igual forma ellos ya habían caído en un cierto formalismo  eurocéntrico del cual no han salido, mientras que nosotros hemos avanzado mucho más en en diversos temas.

Entonces, ¿la apuesta de la descolonización epistemológica está tomando fuerza debido a que se da cuenta de la realidad práctica ?
Hacia 1969 e inicios de 1970 Salazar Bondy hizo una pregunta crucial ¿es posible una filosofía en América Latina? y respondía ‘no, porque somos colonia’. A ello se le sumó la respuesta del mexicano Leopoldo Zea quien dijo; ‘no, porque la filosofía es universal y siempre se practicó’. En este debate terció la Filosofía de la Liberación que afirma que  desde luego siempre existió una filosofía latinoamericana, pero nunca fue reconocida mundialmente y los filósofos latinoamericanos en muchos casos no aparecen en la historia de la filosofía universal. La filosofía Europea no es universal. Empezar a pensar en estas condiciones y cómo librarnos de esa situación de periferia, -para usar los términos de aquellos años de centro periferia de la teoría de la Dependencia- es empezar a pensar de otra manera.

¿Cuál es la finalidad de la apuesta por la descolonización epistemológica?
La crítica al eurocentrismo va a ser que los europeos se descubran a sí mismos. No sólo que descubran el ‘Sur’, sino que examinen el papel que ha cumplido Europa en la modernidad. También va a impulsarles a tomar conciencia de que muchos de sus inventos vienen de Asia y Oriente. Ellos quieren ayudar a los países que fueron sus colonias y que hoy están en crisis pero invierten el 1% y sacan el 99% en el intercambio desigual del capitalismo. La tasa de ganancia tiene que dejar de ser el criterio de racionalidad, tenemos que pasar a criterios cualitativos, a criterios tales como si las personas viven mejor. Esa ‘no conciencia’ de ser el sujeto de dominación junto a grandes descubrimientos tecnológicos de la modernidad que también tocan su límite ecológico, están liquidando a la humanidad. Por eso Walter Benjamín habla de la necesidad de usar el ‘freno de emergencia’, pero no hay freno, ni siquiera la tecnología lo ha descubierto porque el capitalismo no tiene freno, el aumento en la tasa de ganancia es infinito, además los que acumulan capital nunca estarán saciados.

Háblenos un poco más de la modernidad…
La modernidad está llegando a su límite de destrucción de la vida en la tierra y generando una desigualdad gigantesca. Eso es eurocentrismo porque creen que han construido una gran civilización. En parte sí, pero fue algo que empezó en China y en el mundo Árabe, como lo evidencian las matemáticas y los vestigios de revolución industrial en China mucho antes que en Inglaterra. Además, los europeos dependen de Asia y no lo reconocen. Por supuesto en Asía también hay otras formas que están aniquilando el mundo, como el estanilismo chino que ha superado en producción a los Estados Unidos causando igual o más daños ecológicos con su modelo de producción.

¿Por qué nunca usa el concepto de ‘posmodernidad’? 
La crítica es a la modernidad. La posmodernidad es una etapa última de la modernidad. Desde que surgió la idea de lo posmoderno, yo realicé una fuerte crítica pues es una apuesta eurocéntrica. El mundo nunca vivirá ‘la condición posmoderna’ porque desapareceríamos antes por situaciones ecológicas, si viviéramos el mismo estilo de vida de Europa necesitaríamos otro planeta para sustentar nuestro estilo de vida. De lo que se trata es de ir más allá de la modernidad, en una nueva edad del mundo, que va a ser poscapitalista y ecológica. El pensamiento decolonial va a redescubrir Europa, por ello hay que pensar en una nueva sociedad, la palabra socialismo le queda muy chica.

Entonces, ¿qué modelo propone?
Una nueva edad a la que quizá la palabra socialismo le queda muy chica, ya que hemos visto que también es antiecológica y no contempla la liberación de la mujer ni la naturaleza, ni el respeto a los ancianos. Marx sí, pero no el socialismo. Debemos construir una nueva visión y a eso le llamo ‘transmodernidad’, no posmodernidad. Se trata de un debate que dio Bolívar Echeverría quien decía que teníamos que impulsar una modernidad sin capitalismo. Pienso que tenemos que ir más allá de la modernidad y del capitalismo que es la economía de la modernidad. No se puede ir más allá del capitalismo sin ir más allá de la modernidad, el marco categorial moderno es el problema, ya que sustenta una economía devastadora.

Algunos de los gobiernos latinoamericanos se encuentran en un tremendo dilema: ahogarse en los préstamos internacionales o crecer económicamente usando los recursos naturales que existen en sus territorios ¿cuál es su opinión?
En mi último libro ‘16 Tesis de Economía Política’,- publicado por la editorial Siglo XXI Editores- lo que muestro es que no una hay alternativa sino que existen muchas. El capitalismo va a terminar porque nada es eterno, pero no hay que señalar de inmediato qué alternativa ya concluida y fija se tiene a la mano. El capitalismo surgió contra el feudalismo y ni siquiera sabían lo que estaban haciendo. Nunca una alternativa tiene un sistema explícito, ni siquiera el socialismo, puesto que como vimos, era mucho más racional que el capitalismo y quería producir mucho más deformando las ideas de Marx. Por supuesto el mercado tampoco es la solución.

Algunos críticos han señalado que buscar en siglos pasados la solución al presente en otras realidades sería algo contradictorio a la apuesta de la descolonización. ¿Usted qué piensa?  
La teoría surge de la praxis, y la praxis va por tanteos. Sí voy por una calle y si no tiene salida. La vida fue evolucionando sin un proyecto, no era teleológica sino que construía criterios. No ha habido un proyecto teleológico implícito en las macromoléculas del universo para producir la vida. Todo ello  fue pasando. Lo que sí puedo hacer es  criticar con vehemencia al sistema actual y sus límites que se han vuelto peligrosos porque van hacia la extinción de la especie humana. En ese sentido Bolivia es el país más interesante hoy, porque las comunidades indígenas no han perdido sus tradiciones, estuvieron antes de la modernidad, durante y estarán después de la modernidad. Tienen criterios ejemplares como el respeto a la naturaleza, que es una actitud metafísica y ética que hay que recuperar.

Europa tiene en su mismo corazón grandes pensadores críticos, y la crítica decolonial no se trata de rechazar lo que hicieron en Europa sino saber quiénes hicieron la crítica a la modernidad, cómo se transforma en pertinente, y cómo puedo desarrollarla. No es descartar todo lo logrado por Europa. De cada civilización tomemos lo fuerte, lo interesante, lo crítico y lo desarrollaremos en la situación actual.

¿Desde qué época se puede rastrear la crítica a la modernidad y la filosofía Latinoamericana en nuestro continente?
Por ejemplo en el año 1514,  Bartolomé de las Casas realizó una fuerte crítica a la violencia contra los indígenas, lo que se convierte en una crítica a la modernidad misma, un siglo antes de la producción filosófica de Hobbes y Humme. De las Casas es tan sólo uno de los ejemplos de los hombres que ya sentaban su pensamiento en el siglo XVI y que se anticipaban a la modernidad. Lo que pasa es que este siglo desapareció de la historia que se ha hecho hegemónica con las obras  de Hobbes, Hume y Kant, y lo que paso en el siglo XVI no se estudia.

Entonces, la primera tarea epistemológica es repensar el largo siglo XVI cuyo centro fue España y la primera experiencia fue América Latina, esto  quiere decir que nosotros somos la otra cara de la modernidad desde hace cinco siglos.

¿Pero, incluir y aceptar en pleno esas categorías ‘impuestas’ no sería desconocer la variedad de modos de producción que conviven en América Latina en una misma espacialidad y temporalidad?
En América Latina hay una elite criolla y moderna, además racista como dice Aníbal Quijano, pero colonial de todas formas. Bolívar en la Carta de Jamaica se pregunta ¿quiénes somos? y no sabe responder porque él es blanco criollo. Sí usted le hace esa misma pregunta a un indígena, sí sabe que responderle porque ha estado desde hace miles de años siempre. Bolívar pertenece a una elite, modernizada blanca y colonial, entonces lucha contra la colonialidad a medias, políticamente crea el estado y los demás aparatos pero no se da cuenta de todo lo que hay que descolonizar como la ciencia, la ideología, la economía. El pensamiento latinoamericano ha puesto grandes preguntas de significación mundial, nuestros libros han sido traducidos a todas las lenguas, ahora pensamos y ya cuando decimos algo nos miran con respeto.

sábado, 19 de septiembre de 2015

Política, fierros, sueños y realidades



Corría el año 1952 y el gobierno del Gral. Perón comenzaba su segundo mandato. La idea de industrializar al país comenzaba a concretarse con acciones definidas.


El auto Justicialista estuvo en exhibición en el Museo del Bicentenario (Foto: C. Pairoba).

Por Claudio Pairoba

La falta de automotores para cubrir la demanda interna no era suplida por las tres grandes automotrices norteamericanas, Ford, Chevrolet y Chrysler. Ante el requerimiento del gobierno, las empresas accedieron a construir plantas ensambladoras. Las partes que llegaban desde las casas matrices se armaban en el país. Era lo mejor que podían ofrecer. El Estado decide entonces comenzar con la fabricación de automotores, y eventualmente motos.

Hablar de la industria automotriz argentina implica hablar de la historia y transformación de la Fábrica Militar de Aviones (FMA), creada en 1927 durante el gobierno de Marcelo T. de Alvear. La razón para la creación de la FMA fue un llamado de atención que volvería a manifestarse en los años siguientes: la dependencia de suministros del exterior. En ese momento, la Primera Guerra Mundial había dejado en claro la situación desventajosa en que la Argentina quedaba ante el desastre que vivía Europa.

La creación de la FMA permitió al país fabricar aviones y motores bajo licencia de fabricantes extranjeros, incluso incursionando en la fabricación de prototipos locales.

La FMA se convirtió en el Instituto Aerotécnico (IA) en 1943, expandiendo el objetivo de fabricar localmente aviones y motores. A esto se sumó la organización de una red de proveedores locales así como el reclutamiento de mano de obra en las escuelas técnicas de Córdoba. Dentro del IA se crearía en 1951 la Fábrica de Motores y Automotores. Los directivos del IA deciden comenzar a diseñar los prototipos de distintos tipos de vehículos: un sedán de dos puertas, una pickup y un furgón de tres puertas.

En 1952 el IA se transformaría en las Industrias Aeronáuticas y Mecánicas del Estado (IAME). Uno de sus objetivos era crear las condiciones apropiadas para desarrollar un nuevo sector: el automotriz. El plan era ambicioso y buscaba crear una estructura que luego sería privatizada. De acuerdo al libro “Historia del Rastrojero y la moto Puma”, el Gral Perón expresó en un discurso que “nosotros no queremos industrias, porque nos dan mucha pérdida y quizás a ustedes les puedan dar ganancias”, al dirigirse a un grupo de industriales.

Uno de los productos de aquellos tiempos de proyectos y realidades ambiciosos, el auto Justicialista, volvió a cobrar actualidad en agosto del 2015. El gobierno declaró de interés histórico a una de las 167 unidades fabricadas en el período 1953-1955.

En su momento, uno de los modelos estuvo en exhibición en el Museo del Bicentenario.


Fuentes

1. Picabea, F.; Thomas, H. “Historia del Rastrojero y la moto Puma”. Editorial ‘La Página”, 2015.

Entradas populares