miércoles, 28 de diciembre de 2016

Repensando a la tecnociencia como diseño interdisciplinario

Martin Müller charló con autoridades de la UNR sobre esta visión innovadora. 

 
Müller, Floriani, Orellano y Pujol durante la presentación (Foto: C. Pairoba)



Martin Muller de la Universidad Humboldt de Berlin estuvo en el Rectorado de la Universidad Nacional de Rosario (UNR) para charlar sobre “Ambivalencias en la creación de vida – Un enfoque crítico de la Biología Sintética”. El investigador fue recibido por el Rector de la Universidad Nacional de Rosario, Dr. Héctor Floriani, la Secretaria de Ciencia y Tecnología, Dra. Elena Orellano y la Secretaria Académica de Posgrado, Lic. Claudia Voras. Participaron de la reunión la Dra.Mónica Pujol, co-directora del Área de Diseño de la Facultad de Arquitectura, Planeamiento y Diseño (FAPyD) de la UNR e integrante del proyecto, junto a otros integrantes del Área de Diseño de la FAPyD.

lunes, 26 de diciembre de 2016

Silvia Fernández: "El diseñador está muy en condiciones de acompañar a un científico"

Foto: Dopler Agencia de Noticias de Diseño. Todos los derechos reservados
Foto: Dopler Agencia de Noticias de Diseño. Todos los derechos reservados
En esta semana en la ciudad de La Plata entrevistamos a una investigadora del diseño Silvia Fernández, recibida de la UNLP, donde nos atendió en el impactante estudio que comparte con su compañero, Gui Bonsiepe. Con un sentido crítico de la profesión y una mirada minuciosa del diseño de investigación, observamos una mujer transgresora y apasionada por sus trabajos y principalmente una visionaria del Diseño, una palabra que hoy define ilimitadas áreas y proyecciones. Estos conceptos nos trasmitía en su entrevista.

Foto: Dopler Agencia de Noticias de Diseño. Todos los derechos reservados
Foto: Dopler Agencia de Noticias de Diseño. Todos los derechos reservados

lunes, 19 de diciembre de 2016

Prueban por primera vez en un humano la técnica de edición de genes CRISPR

Un grupo chino se ha convertido en el primero en inyectarle a una persona células que contienen  genes editados utilizando la revolucionaria técnica CRISPR-Cas9.



El 28 de octubre, un equipo dirigido por el oncólogo Lu You de la Universidad de Sichuan, en Chengdu, introdujo las células modificadas a un paciente con cáncer de pulmón agresivo como parte de un ensayo clínico en el West China Hospital, también en Chengdu.

martes, 13 de diciembre de 2016

Prisión provisional para el padre de Nadia por la estafa de las donaciones

El juez que investiga la estafa del caso Nadia ha dictado prisión provisional sin fianza para Fernando Blanco, el padre de la menor. La madre, Marga Narau, ha quedado en libertad con cargos pero el magistrado ha suspendido la patria potestad sobre la niña y comunicará la situación a la Generalitat, según ha informado el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC). Mientras tanto una familiar se hará cargo de la niña. 

La madre de Nadia (dcha.) declara ante el juez en La Seu d'Urgell. A. GARCÍA | ATLAS


Por Jesús García

Ni se pasaron de frenada ni exageraron, bienintencionadamente, la historia de sufrimiento de su hija. Los nuevos detalles del caso Nadia, difundidos este viernes por los Mossos d'Esquadra, revelan que los padres de Nadia Nerea cometieron una estafa de grandes proporciones a costa de la enfermedad de la menor, de 11 años. La policía ha constatado no solo que recaudaron 918.000 euros entre miles de personas solidarias (el triple de lo que habían reconocido públicamente), sino que la mayor parte de ese dinero no lo han destinado a tratamientos médicos para Nadia, sino a su disfrute personal.

viernes, 9 de diciembre de 2016

¿Qué podemos aprender del caso de Nadia?


<p>Nadia y su padre en una imagen colgada en la página de Facebook de la <a href="https://www.facebook.com/ASOCIACION-NADIA-NEREA-PARA-LA-TRICOTIODISTROFIA-Y-ER-118348798212584/" target="_blank">asociación</a> que recauda fondos para la niña.</p>
Nadia y su padre en una imagen colgada en la página de Facebook de la asociación que recauda fondos para la niña.

Por Lluís Montoliu*


Nadia es una niña de once años afectada por una dolencia congénita poco frecuente, una enfermedad rara denominada tricotiodistrofia de la que se conocen un centenar de casos en todo el mundo. Como desgraciadamente es el caso, con los otros miles de enfermedades raras que conocemos esta también es incurable, por el momento.

lunes, 5 de diciembre de 2016

La falsa cura de Nadia, la niña que conmovió a media España

El padre de la menor enferma recauda en cuatro días 150.000 euros con un relato ficticio en los platós de televisión y las redes sociales.

Por Manuel Ansede y Elena G. Sevillano

La historia de la niña Nadia Nerea, de 11 años y afectada por una rara enfermedad genética que según sus padres la amenaza de muerte inminente, se convirtió en un fenómeno mediático el pasado sábado a partir de la publicación de un artículo en la prensa y su posterior repercusión en las redes sociales, televisión, radios y más periódicos.

domingo, 27 de noviembre de 2016

Cuando no hay nada para Nadia

Sólo se conocen 36 casos de su enfermedad en todo el mundo: el suyo es el más grave de todos.

Con su madre Marga
Por Pedro Simón

Ni nada ni nadie te prepara para que tu hija de 11 años esté atrapada en un cuerpo de 80. Nada para que una niña que debería ir hacia delante y dejarte atrás tome el camino biológico a la inversa. Y entonces tenga cataratas en vez de vista de halcón, y sordera en vez de buen oído, y la palma de las manos rugosas en vez de lisas, y algo que recuerda al alzhéimer en vez de a un bonito álbum de fotos.


martes, 22 de noviembre de 2016

Nikola Tesla no fracasó

El inventor nunca se alzó con el Nobel, pero es su nombre el que fue laureado por el Sistema Internacional de Unidades: la densidad del flujo magnético se mide desde entonces en teslas. El serboamericano vive a través de sus inventos y ahí radica su triunfo.
Nikola Tesla sentado en su laboratorio de Colorado Springs junto a una Bobina de Tesla en pleno funcionamiento (1899). / DICKENSON V. ALLEY


Pilar Sepúlveda Sánchez | Diagonal | 06/08/16

Lo contrario del olvido no es la memoria, afirma el célebre historiador Paul Preston, sino la verdad. Es difícil aceptar ese manido discurso que se esgrime contra Nikola Tesla, aquel brillante inventor que aún hoy alumbra los caminos de la ciencia, y que ha seducido a varias generaciones de tres siglos distintos. Dotado de un instinto revolucionario que puso siempre al servicio de su notable y profundo conocimiento matemático, se propuso construir los cimientos tecnológicos y científicos sobre los que prosperaría la sociedad del futuro.


lunes, 14 de noviembre de 2016

El cliente insatisfecho de Ferrari que se volvió su rival

Ferrucio Lamborghini, constructor de tractores, fue cliente de Enzo Ferrari, creador de la Scuderia Ferrari, un día tuvieron un enfrentamiento y el primero decidió crear su propio automóvil deportivo. Así fue que de un cliente insatisfecho nació la competencia.

El cliente insatisfecho de Ferrari que se volvió su rival

El mundo de los negocios está lleno de historias interesantes y una de ellas es la crónica de dos marcas italianas que lucharon por tener los mejores automóviles deportivos: Ferrari y Lamborghini.


miércoles, 26 de octubre de 2016

Sin palabras


Por Fabian Venencia

Era un día nublado y Loor se había levantado de mal humor. Los días así la ponían insoportable. En realidad su humor no variaba mucho los días soleados.


domingo, 23 de octubre de 2016

Diez años de Jornadas de Ciencia y Tecnología UNR

Estuve en el programa "En acción" para contar sobre la próxima Jornada de Ciencia y Tecnología

Flavia Padin durante la entrevista.

Tuve oportunidad de charlar con Flavia Padin y Sandra Cicaré, dando detalles de la X Jornada de Ciencia y Tecnología que tendrá lugar el miércoles 26 de octubre en Sede de Gobierno de la Universidad Nacional de Rosario, Maipú 1065.


sábado, 15 de octubre de 2016

A partir de la tuna, estudiantes crean azúcar ideal para personas con diabetes

La tuna es un fruto rico en minerales benéficos para la salud como calcio, potasio y fósforo.


A fin de aprovechar sus cualidades, estudiantes del Colegio de Estudios Científicos y Tecnológicos del Estado de Hidalgo (Cecyteh) crearon Candittun, azúcar natural ideal para personas con diabetes, es decir lo metaboliza rápidamente.

Esto se logra gracias a que la tuna contiene azucares separados a diferencia del azúcar de mesa que contiene disacáridos unidos. Además, Candittun es un alimento funcional que aporta vitaminas, aminoácidos libres y antioxidantes, detalló la bióloga Blanca Esthela Olguín Gálvez, investigadora del CECyTE y asesora del proyecto.

A partir la tuna, específicamente de la especie Opuntia ficus, las alumnas Lorena Fuentes Díaz y Lorena Gómez Vázquez extraen la pulpa y eliminan las fibras, después obtienen el jugo de la fruta y por medio de un proceso de evaporación crean la sustancia en polvo.

El resultado puede usarse en bebidas como café o té, incluso para endulzar los alimentos sin alterar el sabor. Además, no se le agregan conservadores; sin embargo, su vida útil es de seis meses.

La investigadora Olguín Gálvez, mencionó que el azúcar que se obtiene a partir del proceso tiene el mismo sabor al tradicional y contiene 67 veces menos calorías, ideal para una dieta balanceada.

Además, por cada kilogramo de tuna se obtienen 140 gramos de azúcar, que a su vez contienen 12 gramos de carbohidratos y 18.5 gramos de vitamina.

Las propiedades de la tuna permiten que el cuerpo tenga mayor sensibilidad a la insulina, por lo tanto se reducen los niveles de glucosa en la sangre.

Olguín Gálvez puntualizó que México es el mayor productor en el mundo de tuna y que en estados como Hidalgo, Puebla y el Estado de México el fruto es abundante, por ello el crear Cadittun resulta económico.

El proyecto surgió en 2014 y las estudiantes lo han presentado en diversos concursos como la Feria Nacional de Ciencia e Ingenierías 2015, realizado en Guadalajara. Actualmente se busca crear lazos con diversas instituciones para ampliar el proyecto y en futuro comercializarlo.

Fuente
agroalimentando.com

domingo, 9 de octubre de 2016

Entre Ríos, una zona que vuelve a apostar por el vino

En Victoria hay dos bodegas y unos diez viñedos que buscan una producción con una nueva identidad; hace más de cien años a esa región se la llamaba la Champagne argentina.

Foto: LA NACION / Marcelo Manera
Por Germán de los Santos

"El vino tiene que contar una historia", ensaya Rubén Tealdi, y agrega enseguida a modo de advertencia que "por supuesto tiene que ser bueno". Se mueve inquieto entre las parras de su viñedo de 1,5 hectáreas en las afueras de Victoria, Entre Ríos, donde desde 2006 empezó a tejer el proyecto de tener una viña y hacer vino en medio de ese paisaje cortado por las cuchillas, esos campos ondulados, y una brisa suave del Paraná, que ahora crecido se muestra como un mar.

Tealdi se apoya en un cartel que indica que una hilera de parras que están más cerca de la bodega Corrales Vier proviene del Palacio de San José, donde vivía Justo José de Urquiza, quien hizo plantar en esa tierra, en 1860, vides que había traído de Francia. Tealdi logró que unos brotes prendieran en su finca y allí están, al lado de las merlot, malbec, tannat y cabernet en el campo de ocho hectáreas que está ubicado en el kilómetro 6 de la ruta 21.
Este hombre de 61 años fue el Quijote del vino en esas tierras, donde hasta la década del 30 existían más de 60 bodegas que desaparecieron de un plumazo, luego de que Agustín P. Justo estableciera a través de la ley Nº12.137 la prohibición de producir vino fuera de Cuyo. El espíritu de la norma, considera Tealdi, era preservar la zona cuyana para la producción vitivinícola, ya que en esas tierras no crecía trigo ni había pasturas para el ganado.


Según el INTA, en 1890, en Entre Ríos se cultivaban más cepas que en Mendoza y San Juan. Incluso, tres años antes se catalogó esta zona como "la Champagne argentina". Se producía vino de mesa, y más allá de su calidad tenía como ventaja un bajo flete por la cercanía con Buenos Aires.
Pero después de la sanción de la ley impulsada por Justo todo se derrumbó y esa historia quedó guardada en los anaqueles de algunos museos, ni siquiera en la memoria de los entrerrianos. El Congreso de la Nación derogó esa ley en 1993, por iniciativa del senador entrerriano Augusto Alacino, aunque en Victoria no prendió muy rápido el interés por la producción vitivinícola.


Bodegas, viñedos y productores 
En la zona de Victoria hay dos bodegas, Corrales Vier y Borderío, y diez viñedos que en total producen una superficie de unas 22 hectáreas. Pero en Entre Ríos ya existen 60 productores de los departamentos de Paraná, Diamante, Nogoyá, Victoria, Gualeguaychú, Concepción del Uruguay, Colón, Concordia, Federación y La Paz, nucleados en la Asociación de Vitivinicultores de Entre Ríos. El desafío es llegar a 2020 con 500 hectáreas sembradas en la provincia y una producción de dos millones de botellas.

Tealdi, nacido en Brinkmann, Córdoba, con un extenso recorrido profesional en publicidad en Rosario, retomó esa historia y empezó a contagiar a otros. Decidió instalarse en 2002 en Victoria y comenzó a cultivar hace una década lo que define como una "pasión".

La bodegas y los viñedos Borderío, en Victoria, Entre Ríos. Foto: LA NACION / Marcelo Manera

El interés por el vino germinó en la zona. Y Tealdi, quien produce un trivarietal de Merlot, Malbec y Tannat, pretende junto con el apoyo del INTA apuntalar otro anhelo: modelar un vino auténticamente local a partir de la cepa Marselan, un cruce entre garnacha y cabernet sauvignon, muy poco conocida en el país. Esta cepa posee una ventaja, según el productor, madura en enero antes de las lluvias que complican siempre la cosecha.

El gobierno entrerriano comenzó a ver con interés el fenómeno y apuesta en un futuro cercano a demarcar un camino del vino para aportar otro atractivo a su paleta turística. Además, empezará a funcionar en Victoria una carrera de técnico en enología y mantenimiento de frutales, con el objetivo de formar profesionales de la zona.

Desarrollo turístico 
Hacia el sur de Victoria, sobre la ruta 11, Guillermo Tornatore y su esposa Verónica Irazoqui construyen la bodega Borderío, con una superficie de 18 hectáreas de viñedos. Es una escala mucho más grande que la finca de Tealdi.

Apuestan a producir un vino de alta gama, y armonizar el emprendimiento con un desarrollo turístico, con un hotel y un restaurante en un campo de 330 hectáreas que desde una colina tiene una imponente vista al río. Muchos piensan que este emprendimiento será una especie de sonajero para tentar a otros inversores a apostar a la producción vitivinícola en la zona, ya no como un emprendimiento quijotesco sino como un negocio.

Tornatore cuenta que "el sueño" de construir una bodega y un emprendimiento turístico vinculado al vino surgió después de visitar la finca de Donald Hess en los Valles Calchaquíes. "Esa maravilla la hizo un estadounidense. Y yo me pregunté por qué un argentino no puede hacer una cosa así. Y nos embarcamos en esta locura."

En uno de los espacios de la bodega descansa la primera cosecha de vinos malbec, merlot y cabernet franc, que modela el enólogo Oscar Laguna, quien confiesa que cuando le contaron el proyecto tuvo que buscar en Internet para saber dónde estaba Victoria. "Acá hay una oportunidad de marcar una diferencia y de rehacer historia, con vinos de calidad y sobre todo diferentes. Yo apuesto al cabernet franc", apunta.

Guillermo Tornatore y Verónica Irazoqui provienen de la tecnología. Fueron los creadores de Dattatec-Donweb, una empresa de hosting que gestaron a partir de la crisis del 2001 en el living de la casa y hoy es una de las más grandes del país. "Quisimos encarar un proyecto nuevo en este campo, pero que tuviera valor agregado. Nosotros provenimos del emprendedurismo pero aclaramos que esto no es un emprendimiento, sino un proyecto donde hay una inversión muy grande", advierte Tornatore.

En el predio que aún está en construcción edificaron una amplia bodega de paredes que estarán recubiertas en piedra y tejas, donde se elabora y se guarda el vino, con espacios para que los visitantes puedan degustar los productos que tornea el enólogo mendocino.

La puerta de ingreso de seis metros de alto, de madera con remaches de hierro, al estilo medieval, es el portal de la bodega. Planean producir unas 70.000 botellas. En un subsuelo, con paredes anchas recubiertas de ladrillos se destaca una mesa de granito de siete metros de largo y el piso tapizado en parte con los adoquines ingleses de casi 200 años que se sacaron de las calles de Rosario. Cada lugar tiene un sentido y una pequeña historia, apuntan. También trajeron olivos de 15 años de San Juan con el que van a producir aceite y aceitunas. Y en el casco de estancia se está redefiniendo en alojamiento para los visitantes.

En la zona más baja, cerca del río destinaron 50 hectáreas para una reserva de fauna, donde se hace recría de carpinchos que después son liberados en las islas. Verónica señala que la bodega está pensada como un circuito completo, para que el turista ingrese al lugar se divierta, vea el proceso productivo de vino y del aceite de oliva y pase un grato día. "La idea es llegar a producir vinos de alto nivel, apuntando permanentemente a la calidad, porque sabemos que la zona puede dar excelente producción."

Fuente
lanacion.com.ar

domingo, 2 de octubre de 2016

Cervigni: neurociencias, educación y adultos mayores

Mauricio Cervigni trabaja en la articulación entre las neurociencias y estas dos poblaciones buscando aplicar los últimos avances. Mejorar las capacidades que adquieren los alumnos en las escuelas y la calidad de vida de los adultos mayores entre los objetivos principales. 





Por Claudio Pairoba

Docente-investigador de la Facultad de Psicología y el Instituto Rosario en Ciencias de la Educación (IRICE, UNR-CONICET), Mauricio Cervigni nos cuenta sobre su área de investigación, la relación con el medio y su actividad docente. 

¿Cómo está formado el grupo de trabajo?
Somos un grupo bastante pequeño de la facultad de Psicología sobre todo, ya que a veces se incorporan estudiantes avanzados o de otras disciplinas. Parte de lo que inicialmente fue la organización del Centro de Investigación en Neurociencias de Rosario en el 2012.

Este centro nucleó a un grupo de profesionales docentes así como a muchos colaboradores que son estudiantes avanzados o en la mitad de la carrera. Teníamos inicialmente algunas líneas de investigación, también en colaboración con el IRICE. En ese caso estaba el Dr. Raúl Gagliardi como director. Él priorizó una línea que nosotros también implementamos por un proyecto que estábamos abordando llamado “Potenciación de funciones neurocognitivas en niños con necesidades básicas insatisfechas”. El objetivo básicamente era abordar poblaciones consideradas bajo riesgo por vulnerabilidad social sobre todo en un sentido amplio, no un sentido de considerar la pobreza simplemente material sino simbólico y de otra índole.

Por ende teníamos un proyecto para tener un buen diagnóstico sobre qué sucede en los colegios con estos chicos, por qué rinden menos en algunas funciones que nosotros consideramos vitales. En neurociencias hoy se habla de funciones ejecutivas, para adaptarse a la vida que tenemos, con gran incertidumbre y grandes cambios, de mucha flexibilidad y pocas certezas. Para ello necesitamos un sistema que llamamos ejecutivo, que pueda planificar bien y por el cual podamos pensar un futuro y podamos tener flexibilidad ante las contingencias del ambiente. Tener una buena memoria, de trabajo que nos permita operar en todo momento online para cambiar el foco atencional. 

¿Cómo se ven afectadas estas funciones ejecutivas por la pobreza?
Hay ciertas funciones que consideramos vitales para la organización y adaptación a un medio tan hostil. Cuando uno evalúa funciones ejecutivas en niños bajo riesgo por pobreza o por vulnerabilidad social, vemos que hay un menor rendimiento de la planificación, la flexibilidad, la memoria. Por ende nosotros pusimos en marcha un pequeño proyecto con una muestra de 40 chicos en un barrio que tenía estas condiciones socio-ambientales y también socio-sanitarias porque no hay que dejar de entender que nuestro pensamiento de la pobreza es que es un problema político, no es un problema natural, ni biológico. Es político y por ende muchas veces las propias instituciones educativas y sociales reproducen también los estereotipos de pobreza. 



¿Cómo se da esta reproducción?
Cuando uno analiza la infraestructura de las escuelas que nosotros trabajamos, te das cuenta que la infraestructura es pobre. El mobiliario es pobre, los docentes a veces no están a la altura de las circunstancias. En verdad el Estado debería tener los mejores docentes para un contexto de vulnerabilidad social a través de un sistema, quizás de premios económicos, para que se inserten los mejores directivos. La importancia que tienen los directores en las escuelas con estas condiciones es central. Vemos que hay mucha variabilidad, escuelas que están con muy buena gestión y otras con gran nivel de rotación de los directivos, están de paso y por ende tampoco hay compromiso. De esta manera, lo que buscamos era un pequeño programa para mejorar esas funciones cognitivas que considerábamos vitales. 

¿Cuál  fue el medio para hacerlo?
A través de juegos digitales. Otro problema que veíamos era la brecha digital. En este tipo de colegios ubicados en la periferia, en barrios considerados marginales, con baja infraestructura, los chicos no tienen directamente acceso digital. Están muy poco en la computadora, todo lo contrario al otro extremo de la clase media alta donde a veces tienen una sobreestimulación por estos dispositivos. En este caso nos encontramos con niños que no nacieron en una era digital (lo que hoy se llama nativo digital), si no que están discontinuamente y por escaso tiempo. Entonces queríamos ver a través de un programa de juegos digitales, seleccionados para potenciar estas funciones, si podíamos mejorarlas. Eso fue el punto de partida de este grupo, que terminó plasmándose en un centro de investigación. 

¿Siguen trabajando con niños?
Sí. Tratamos de ocuparnos de la infancia ya que la consideramos prioritaria. El cerebro en etapas iniciales es más vulnerable que en otros momentos críticos como también puede ser la adolescencia. Pero el cuidado que debe tener el cerebro en estos primeros años de vida es fundamental. Consideramos que los factores mediadores son fundamentales para cuidar el cerebro del niño en ese contexto. Estos factores son los cuidados de los padres, la escuela, los directivos, o sea los factores que median entre el desarrollo cognitivo y factores ambientales. La idea era estudiar cómo impacta en un sentido amplio en este niño que tiene un bajo desempeño en funciones cognitivas de alto nivel o superiores, las cuales tienen la particularidad de ser muy desarrolladas en nuestra especie sobre otras especies. Justamente porque estamos abordando lo que es el lóbulo frontal, que es una de las últimas adquisiciones tanto onto como filogenéticas. 

¿Trabajan con otras poblaciones?
En la actualidad nos extendimos un poco a otra población que es la tercera edad, a la cual consideramos en riesgo y vulnerable, por otras razones. No solo por condiciones materiales si no por estudiar qué sucede en estos años. Y un poco cómo la sociedad le quita relevancia y descuida a la población de la tercera edad. Con Pablo Martino, otro docente que pertenece al grupo, estamos dictando un curso en adultos mayores, que se llama “Introducción a las neurociencias cognitivas”. Ahí tratamos de informar y poner en juego algunos de los conceptos centrales de las neurociencias actuales y cómo eso puede llevar a proteger el cerebro en una edad que necesitamos abordar y trabajar. 

Recientemente participaste en el dictado de un curso.
El curso que dimos con Miguel Ángel Alvarez se encuadró en esa dinámica. Ahí tratamos de abordar una problemática que tiene que ver con la educación. Hoy es un tema de interés central. A veces tenemos en la educación pedagogos o modelos educativos muy anacrónicos. En ningún lugar se forma al docente, no digo que tiene que ser un neurólogo o un psicólogo que entienda de neurociencias, pero al menos tener 4 o 5 conceptos centrales de cómo se da el neurodesarrollo, cuáles son las variables que están en juego a la hora de proteger el cerebro en los primeros años, cómo debemos trabajar en el grupo, en las relaciones para potenciar funciones ejecutivas como una buena teoría de la mente. Es decir, saber que el otro tiene intenciones y que a veces son distintas a las mías y por ende no son malas, o que sean diferentes no implica tener un temor y combatirlas. Con respecto a estas funciones que son vitales para la buena vida social, sería muy positivo que algunos pedagogos empezaran a generar manuales muy básicos con 4 o 5 conceptos y ver cómo se desarrollan estas funciones. Cómo podemos potenciarlas para una mejor vida social, para un desarrollo cognitivo apto. 

O sea que hay que hacer un replanteo de lo que se sabe.
Uno de los objetivos del curso fue transmitir algunos conceptos centrales para la vida del aula, para ver cómo algunas publicaciones van modificando los neuromitos. Estas son informaciones falsas o falsas creencias, con un lastre de modelos antiguos que hoy se han comprobado como falsos. ¿Por qué? Por que la psicología cognitiva parte de una metáfora que en algún momento fue útil, la del ordenador. Pensar al hombre similar a como se comporta una computadora personal. Hay un armazón y un espíritu, un alma. Las neurociencias actuales tienen una visión materialista y monista. Tener una lesión en el cerebro afecta nuestras facultades cognitivas y mentales. No hay un nivel de disociación tal, sino que está directamente vinculado y correlacionado. Esto ha dejado una tradición cognitivista que fue necesaria y útil en su momento pero ha dejado lastres a nivel pedagógico, estimulando mucho más las funciones cognitivas en el sentido intelectual.

La importancia de que el niño se desarrolle intelectualmente, que sea apto para resolver problemas y sobre todo matemáticos. Hoy en día hay una revolución sobre eso, en pensar la importancia que tienen las emociones. En ese modelo cognitivista y mecanicista, que en alguna forma parte del cognitivismo, era difícil integrar las variables emocionales a la conducta del niño. Hoy cuando hablamos de cognición las emociones ya están integradas y la disociación ya no es tal.

Pero los viejos pedagogos siguen cargando con estos lastres. Por ejemplo, ¿cómo funciona la memoria? Hoy en día la memoria está completamente reformulada, no nos sirve solamente para evocar el pasado si no para pensar el futuro. Está distorsionada por el sujeto, lo que recordamos no es precisamente lo que pasó. En la actualidad sabemos que hay una atribución de sentido, que la memoria autobiográfica parte de una íntima vinculación entre lo emocional y el evento. 

¿Hay que cuidar que no se desvirtúen los objetivos al buscar mejorar las capacidades cognitivas?
Hay una movida de entrenamiento para adaptación. Hay que tener siempre la visión de un sujeto activo, crítico, que no se adapte pasivamente a un contexto determinado para generar mentes aptas para un contexto laboral como en algún momento podemos pensar políticamente desde cierto concepto liberal. Potenciar en los chicos funciones que les van a dar mayor nivel de criticidad y márgenes de acción. Si podemos mejorar esto, potenciando funciones cognitivas de alto nivel, lograríamos que el chico pueda elegir sobre diferentes cosas y no estar atado a cuestiones que restringen su libertad. Esto implica tener docentes capacitados para trabajar con esta criticidad por parte de los alumnos. 

¿Han podido hablar con funcionarios sobre este tema? A veces pareciera que vamos entre extremos donde todo queda igual o pateamos el tablero.
No hemos buscado un apoyo municipal porque las líneas son jóvenes todavía. Necesitamos mayor tradición y resultados. Sí hemos tenido apoyo de autoridades aisladas, en este caso te mencionaba a Raúl Gagliardi. Ël es biólogo de base pero tiene su doctorado en educación, por lo cual consideraba central que el IRICE, en ese momento cuando él fue director, priorice los sectores de intervenciones en contextos de vulnerabilidad social. Por ende, en ese tiempo tuvimos un gran apoyo institucional del IRICE, visualizamos la temática haciendo jornadas, exponiendo lo que hacíamos en diferentes eventos. También nos llevó a institucionalizar la línea de investigación que teníamos en ese caso, dando posteriormente el centro de investigación. En la actualidad estamos elaborando un proyecto preliminar de un laboratorio de neurociencias y psicología social en la facultad de Psicología, que presentaremos a la brevedad. No buscamos un apoyo político, hasta ahora no lo hemos hecho porque era todo muy a pulmón y todavía teníamos que madurar algunas ideas. Pero seguramente en su momento lo vamos a hacer.

Sí tuvimos reuniones con el rector (actual y anterior), por algunas cuestiones puntuales. Nos comprometimos a presentar un programa de neurociencias y educación, el cual estamos elaborando. Creemos que es una línea prioritaria y central que a la universidad le puede dar mucha visibilidad y podemos trabajar con la población mucho más cercanamente. 

¿Están profundizando la parte de extensión?
Hasta ahora nos habíamos abocado mucho más a la investigación (básica o aplicada) pero con poco nivel de extensión y transferencia. Por ende, si logramos que se apruebe este programa, estaría más vinculado a apuntar a un mayor grado de extensión no tanto de investigación, para abordar los grandes problemas sobre todo con soluciones lo más sencillas posibles buscando apuntar a una población mucho más amplia.

Lo primero que vemos transitando por Rosario es que los hospicios de tercera edad, los geriátricos, están muy abandonados. Uno ve a los abuelos viendo la nada, pensando casi nada y prácticamente esperando la muerte. Esto es uno de los focos de interés que nos preocupa. Queremos tratar de articularlo con la docencia y la extensión que hacemos en la universidad de adultos de la Universidad Nacional de Rosario. 

Uno a veces se pregunta qué hacer con todo el conocimiento de los adultos mayores.
Tenemos mucha información acumulada y poca implementación de esa información. En estos últimos 20-30 años hemos aprendido mucho sobre lo que sucede en el cerebro, cuáles son los mecanismos, cómo el aislamiento deteriora el neurodesarrollo. Por ende, teniendo la información solo hay que buscar programas o mecanismos para que podamos poner en juego eso que sabemos, que nos ha dado el laboratorio o investigación básica y aplicada y ponerlo en juego. Primero tratar de apuntar desde lo más sencillo a lo más complejo, y tener una llegada mucho más masiva. Creo que para la vida social en los geriátricos ya sería un avance, tener un intercambio, que transite gente, que escuchen música, pintar mejor los lugares. 

Es similar a lo que mencionabas antes sobre la pobre infraestructura de algunas escuelas.
Sucede lo mismo, se repite con otras variables pero se repite lo mismo. También estamos hablando de construir, porque a veces uno no se da cuenta de las cosas porque no las atraviesa. Uno toma conciencia de ciertas discapacidades motrices. Cuando va con el carrito de nuestro niño por las veredas, ahí se da cuenta que difícil es moverse en Rosario donde todas las baldosas están flojas, donde se rompen las veredas por distintas razones. Ahí nos damos cuenta de las dificultades de la gente mayor para movilizarse en esta o cualquier ciudad. La idea es generar una encuesta para estudiar diferentes variables de los lugares para la tercera edad. Partir de problemas que muchas veces son groseros y de fácil solución, donde solo necesitamos la información requerida para poder intervenir. 

¿Cómo es la población de adultos mayores que asiste al curso que Uds. dictan?
Nosotros damos en Rosario y a veces vamos a algunas ciudades de Santa Fe, a pocos kilómetros. La población de Rosario tiene personas muy vitales, no son todas consideradas jubiladas o adultas mayores, también tenemos gente más joven, pero que se ha retirado. Es gente que busca información o tiene problemas particulares con familiares por lo cual se interesan por las neurociencias para dar una respuesta a problemas concretos que se les presentan. Tenemos una población muy heterogénea: desde ingenieros, economistas, amas de casa, gente que trabaja en barrios. Esto es muy interesante ya que no solo transmitimos los pocos conocimientos que podemos tener, si no que es un diálogo constante. Cada clase termina en discusiones que son muy interesantes y ricas por el bagaje que tiene el público que asiste. 

¿Hay otros grupos trabajando a nivel país?
En Buenos Aires hay un grupo fuerte. Sebastián Lipina en la Unidad de Neurobiología Aplicada en el CEMIC. Mar del Plata tiene un grupo fuerte donde vinculan neurociencias y educación. En Córdoba también hay grupos importantes trabajando. Los objetivos son diversos, no centrados en los mismos temas. 

¿Cuál es el rol de las neurociencias en la educación?
Las neurociencias actuales tratan de revitalizar y resignificar muchas de las categorías que tenían los pedagogos y que tienen gran efecto a la hora de educar. Ese es el camino que creemos hay que tomar cuando hablamos de esta articulación entre neurociencias y educación. Tratando de modificar, enriquecer y cambiar estos viejos paradigmas que siguen teniendo efectos porque también nuestra idea de niño escolarizado es un niño racionalista. En cambio hoy se habla de gestión de emociones, y la importancia de la gestión de las mismas. A la par de ser un buen chico que tenga buenos resultados en matemáticas, no vamos a quitar importancia a lo otro, pero exaltar el valor que tienen otras funciones que son vitales para la vida social. 

¿Por ejemplo?
Por ejemplo lo que es teoría de la mente lo cual es importante para una buena vida social. Cuando alguien me mira hago inferencias sobre qué está pensando el otro de mí, y el otro hace inferencias sobre lo que yo pienso en base al mapeo de gestos, miradas, semblantes, fisiología. Por ende, son funciones muy complejas a las que tal vez no se les daba la  importancia debida y hoy las ponemos en agenda escolar como fundamentales para el desarrollo del niño. 

¿Cuáles son los aspectos negativos de las neurociencias?
Tienen un defecto para mi gusto, y es que hay un orden de prioridad que hace que los neurobiólogos más duros terminen queriendo bajarle información a los pedagogos. Tiene que haber un diálogo entre ambas partes que hasta el momento no se da. Eso es peligroso, no estamos atentos a escuchar lo que sabe el otro. Los que saben cuál es la dinámica del curso, qué pasa con los niños, son los pedagogos. Cuando tengamos un mejor diálogo en esa comunidad científico-pedagógica, ahí vamos a poder enriquecer mucho más la práctica. 

A título personal
Universidad Nacional de Rosario
Facultad de Psicología
Docente de la Práctica Profesional Supervisada.
Coordinador Área Neurociencia Cognitiva
Docente de Psicología del Trabajo
Docente de la Universidad de Adultos Mayores
Instituto Universitario del Gran Rosario
Carrera Psicopedagogía
Docente titular de Neurociencias aplicadas al aprendizaje, Neuropsicología y Metodología de la Investigación
Instituto Rosario de Investigación en Ciencias de la Educación (IRICE, UNR-CONICET)
Investigador Asistente CONICET
Doctor en Psicología
Maestrando de Ciencia, Tecnología y Sociedad de la Universidad de Quilmes.

domingo, 25 de septiembre de 2016

Olimpia Righetti, una apasionada por la arqueologia santiagueña

Los hermanos Wagner propusieron su tesis sobre la correlación de la cultura chaco-santiagueña con las del nuevo y viejo continente. La existencia de un Imperio de las Llanuras con una cultura compleja.

Fue la discípula de los hermanos Wagner. Realizó importantes descubrimientos sobre las culturas que habitaron esta tierra. Dirigió los destinos del Museo Arqueológico, dándole un lugar privilegiado entre las sociedades científicas de América.

Olimpia Righetti, quien naciera en Santiago del Estero en 1910. Su padre, Víctor Righetti, fue un ciudadano suizo y su madre, Palmira Cari, una dama italiana. Realizó sus estudios pedagógicos en la Escuela Normal del Centenario.

 
  
Desde sus años de escuela se consagró al estudio de las cerámicas chaco-santiagueñas, hasta que en el año 1936 llegó a trabajar en el Museo Arqueológico, junto a Emilio y Duncan Wagner, desempeñándose como dibujante. Con el correr del tiempo se fue formando en los estudios que los hermanos venían haciendo acerca de aquella civilización. 

Cuando Emilio Wagner falleciera, en septiembre de 1949, quedó al frente del Museo, prosiguiendo las investigaciones orientadas por el pensamiento y acción de quien fuera su maestro.

Entre 1950 y 1960 dirigió una misión arqueológica por los departamentos Banda y Robles (área del río Dulce), zona en la que exhumó bastante material como fruto de las excavaciones realizadas. A esta actividad se le sumaron los viajes por países vecinos, donde dictó conferencias, haciendo conocer sobre los descubrimientos arqueológicos Chaco-Santiagueños y la obra de los Hnos. Wagner.

Entre tantos destinos, recorrió el Rió Dulce hasta la localidad de Termas de Rio Hondo, e ilustrando sus hallazgos. A continuación un documental del Canal Encuentro.

Fuente

sábado, 17 de septiembre de 2016

Los estudios de Jean-Pierre Houdin

Publicada originamente en diciembre de 2012, esta nota sobre la construcción de la pirámide de Keops no ha perdido vigencia.



Jean-Pierre Houdin le dedicó ocho años de estudios al problema de cómo pudo construirse la pirámide de Gizeh con la tecnología de la época. Esta convencido que la obra, destinada a ser la tumba del faraón Keops, se construyó desde dentro hacia afuera.

Su teoría, que expondrá mañana en una conferencia en París, explica como los egipcios subieron los bloques que sirvieron para su construcción por una rampa interna. Ésta formaba un túnel en espiral en el interior de la estructura de su pared externa. Houdin cree que ese túnel debe existir todavía.

El arquitecto, con ayuda de software desarrollado por la compañía Dasault Systemes, logró hacer una simulación 3D de cómo se fueron montando los grandes bloques de piedra caliza y granito. La teoria Houdin incluso explica el porqué de los cinco techos de granito de la cámara del rey y el modo en que se levantaron los enormes bloques hasta esa altura. Algunos de los bloques de granito de la cámara pesan sesenta toneladas.

Hasta ahora se suponía que miles de esclavos llevaron hasta el lugar los bloques de piedra, y luego los izaron de un escalón de la pirámide al siguiente con ayuda de máquinas simples. Sin embargo, los ingenieros consideran poco probable que se lograra de ese modo.

Otras teorías implicaban rampas externas. Una rampa exterior serviría para llevar las piedras hasta el punto más alto de la pirámide, pero como que no debería tener una inclinación superior a un 8% por ciento, tendría que haber tenido más de 1.6 kilómetros de longitud. También se pensó en una rampa enroscada a la pirámide conforme ésta iba ganando altura, pero esta rampa debería haber estado firmemente anclada a la pirámide y no hay rastro alguno de puntos de amarre.

"Mi teoría”, declaró el francés, “es que la construcción supuso dos desafíos: el primero construir la propia pirámide y el segundo, construir la cámara del rey". Según él hasta una altura de 43 metros se utilizó una rampa externa tradicional, y luego se construyó la rampa interna en forma de espiral. “Era un túnel abierto por las cuatro esquinas de la pirámide a distintas alturas, de forma que pudieran entrar por ellos los bloques de piedra”

Según sus cálculos los bloques de piedra eran subidos por la rampa por equipos de ocho o diez hombres. Una vez terminada la mayor parte de la pirámide, se taparon las esquinas, pero los túneles de la rampa siguieron utilizándose. La prueba más importante a favor de la existencia de túneles es un test de microgravedad llevado a cabo en 1986, que mostró una estructura menos densa en forma de espiral dentro de la pirámide.
En el siguiente enlace podemos ver más información al respecto.
 
Fuente
 
Nota relacionada

viernes, 9 de septiembre de 2016

Coca Cola y el marketing que enferma: Tuve tu veneno

Amables promotores entregan folletos que presentan como material educativo sobre nutrición y diplomas con el logo de la empresa para los niños que se portan bien en la consulta. ¿Cómo entró y quién saca del hospital público a Coca Cola? Tal la pregunta que realiza Soledad Barruti en una de las notas de la nueva Mu, edición 102, que ya está en los kioscos, y que aquí reproducimos. Datos: en un país en el que se consumen 80 litros de gaseosas per cápita, hay 620.000 niños de colegios primarios que reciben en la escuela el marketing de Coca Cola, que usa 6 hospitales públicos para promocionar sus productos.

El diploma que entregó hace 2 años Coca Cola en el Hospital Penna


Los visitadores de Coca Cola aparecieron en el Hospital Penna hace unos tres años. Para el médico Fernando D’Ippolito el programa empresario coincidió con un momento especial: recién recibido, estaba a suerte y verdad con su vocación, con esa atención lúcida de los estrenos que sirve para confrontar la teoría con lo que hay alrededor. Estaba haciendo la residencia en medicina general porque quería dedicarse a lo que se dedica ahora: la atención primaria de las familias que no tienen acceso a la salud porque básicamente no tienen nada: ni gas, ni agua segura, ni alimentos frescos, ni calles por las que transiten colectivos o ambulancias. Enseguida se dio cuenta de que había llegado al lugar perfecto.
 
A pocas cuadras del hospital está la villa 21-24, la más importante de la Capital Federal: entre Barracas y Pompeya, ocho manzanas donde viven 60 mil personas. Su trabajo se abrió como un caleidoscopio a las necesidades: guardias, internaciones, consultorios externos y hasta la supervisión de cursos y talleres de nutrición que estaba seguro podían mejorarles la vida. “Está entre los problemas más urgentes que tienen: el alimento y sus consecuencias. Estamos hablando de niños que almuerzan chicitos con jugo, siguen con un pancho, galletas y gaseosas. Comida, comida: con suerte a la noche”, dice D’Ippolito ahora en un tono que seguro no tenía tres años atrás: exhausto. No resignado, más bien sin fuerzas para activar las ganas; esa íntima tragedia que se detona cuando uno se cruza cada vez con algo peor. “No sabría decir bien por qué pero tengo los números que lo hacen evidente: desde que empecé las personas pesan más, no menos, sufren porque no pueden atender adecuadamente su diabetes o su hipertensión. Se esfuerzan, hacen lo que pueden, pero enseguida se desmoralizan. Más si son chicos”.

El esfuerzo y la frustración: eso veía una y otra vez, sobre todo cuando le tocaba una de las prácticas más simples y a la vez más importantes de pediatría, el control de talla y peso de los niños.

Fue en alguna de esas prácticas, un día de semana cualquiera, cuando se cruzó con la representante de la empresa por primera vez. Era una chica joven, y traía regalos; y en un hospital público como ese, donde siempre falta de todo, alguien que trae algo, lo que sea, es bien recibido. “Si no entendí mal se trataba de una nutricionista, y como suelen hacer los visitadores médicos, entregaba el material, pero antes pedía firma y sello”.

Material que entregaba la empresa dos años atrás: recetarios membretados con el logo de la marca. Coca Cola en rojo y abajo el blanco clásico para que el médico indique, ¿qué? ¿Un antibiótico? ¿Un calmante? ¿Una dieta?

“Pero peor es el otro: mirá”, dice D’Ippolito y muestra el diploma al buen comportamiento. “Hoy a …. se le otorga este diploma porque el Dr/Dra ….. le pidió que 1. Sacara la lengua, 2. Tosiera o 3. Respirara hondo; Y LO HIZO SIN LLORAR NI PROTESTAR”, dice el cuadro. Así: con los espacios a completar, las instrucciones, y las mayúsculas. Con un corazón sonriente y con el logo en cursiva de la marca, enfrentado a la firma del profesional que lo complete.

“Cuando lo recibí me alarmé”, dice. “Me alarmé porque es una marca directamente vinculada a las enfermedades que los médicos intentamos sanar, como la obesidad en los niños, y porque estaban entregando un certificado que aplaude la obediencia a una orden de conducta. Es Coca Cola diciéndole a un chico cómo se tiene que portar”.


En la guardia y en la escuela

Hoy el material que quedó de entonces no es el único que se puede encontrar en el hospital. En la entrada de la guardia que recibe 120 mil enfermos al año, Coca Cola dejó un almanaque 2016 que devela otras formas de publicidad no convencional que inevitable o estratégicamente llegan a ese target al que aseguran ellos ya no le hablan: los menores de 12. Entre las típicas acciones –cuidar el agua, reciclar envases, trabajar con las comunidades donde establecen sus plantas- el cuadernillo da cuenta también del concurso intercolegial de baile, Baila Fanta y del torneo intercolegial de fútbol, Copa Coca Cola. Dos acciones que se llevan adelante desde hace años, porque sirven a la marca para subrayar el mensaje al que más fuerte se abrazan: hay que moverse. No importa que una botellita de gaseosa tenga 66 gramos de azúcar: si los chicos bailan, saltan, corren atrás de una pelota hay quienes dicen que lo queman, le ganan a las calorías, no engordan, y pueden, al otro día, seguir tomando.

Vida activa, vida saludable, vida feliz
Eso recalcan también en el programa de educación con el que lograron desde 2008 ingresar a las escuelas públicas de 16 provincias con un alcance estimado en 620 mil niños. Dale juguemos se llama y fue desarrollado por la marca a través de la Fundación Alimentaria y avalado por el Comité Olímpico y la Federación Argentina de Cardiología. “Con el consentimiento de autoridades educativas provinciales, se capacitan docentes y se entrega material áulico y deportivo para los recreos. Son las autoridades escolares y sus docentes quienes implementan el programa. De acuerdo a nuestros lineamientos globales de marketing responsable, este programa se realiza sin presencia de nuestras marcas frente a los alumnos”, asegura Francisco Do Pico, que hace un año pasó de encargado de comunicación de Monsanto a ocupar un sillón similar en Coca Cola, en donde parece que no creen que algo que dice que fue hecho “para Coca Cola Argentina” tenga presencia de marca.

Insólito
“Aunque no más que lo que me enteré después”, dice D’Ippolito abriendo la puerta a un enigma que nadie parece dispuesto a resolver: “Las visitadoras de Coca llegan al hospital casi todos los meses. No se sabe quién las deja entrar ni cuál es el propósito: entregan folletos, hablan con los médicos, recopilan firmas y sellos. Tal vez hacen estudios de mercado. O estadísticas. O buscan hospitales aliados, ¿cómo saberlo?”.

Les preguntamos
“Coca-Cola de Argentina brinda exclusivamente información sobre los ingredientes de sus productos. El principal objetivo del relacionamiento con los profesionales de la salud es escucharlos y responder a sus inquietudes respecto a los productos e ingredientes del portafolio de la compañía, siempre mediante información basada en la evidencia científica disponible y explicada por profesionales de la salud”, dice Do Pico, no sin antes aclarar que visitadores médicos no son porque para Coca, “la función de un visitador médico es promover fármacos de venta bajo receta, para así lograr la prescripción médica de los mismos. A tal efecto son contratados por laboratorios farmacéuticos”.

 

En el consultorio

El Hospital Penna, el Fernández, el Gutiérrez, el Garrahan, el Güemes y el Italiano: Coca Cola logra ingresar a todos, y en todos, los médicos -principalmente los pediatras que suelen ser los más requeridos- llaman a las nutricionistas de la empresa, las visitadoras. No hay quien no las haya cruzado, no se haya sorprendido, y no haya terminado aceptando que si bien al principio le resultó algo casi ofensivo –¡Coca Cola ingresando a los hospitales!- al final como se trata de personas amables pidiendo unos minutos nomás de los que depende su sueldo, les abren la puerta de sus consultorios y les prestan un poco del tiempo que casi ni tienen.
“Yo las recibo por educación, porque me da lástima dejarlas ahí afuera. Pero nunca entendí el objetivo de la visita: que justo esa empresa, Coca Cola, se interese por querer hablar con médicos cuando es obvio que nosotros sus bebidas a los chicos no se las vamos a indicar”.

“A mí me hablaron de sodio en el agua”
“A mí de azúcar”
“A mí del jarabe de maíz”
“A mí del aspartamo”
“A mí de la alegría”.
“A mí de hidratación”
Y así.

Intentar entender la estrategia de marketing más polémica del momento no es fácil. Pero puede ser entretenido.

 

La ciencia del marketing


La primera vez que Vanesa Miquel se topó con el asunto fue a través de una colega que había sido contratada por Coca Cola. Nutricionista ella también lo entendió todo: la oportunidad laboral en un contexto que siempre parece difícil y lo perfecto que sería para la marca si resultaba bien. Entonces no lo dudó. Como era docente de la universidad de la Universidad de Concepción del Uruguay, en Rosario, pensó que para desarticular la trampa, que termina estallando nada menos que en cuerpos que enferman año a año un poco antes, exponerlo frente a sus alumnos. “Les di clases utilizando ese material que es espectacular para desarrollar pensamiento crítico: tanto el contenido como el propósito de la marca y la ética profesional están expuestos en esos folletos”.

Porque lo que entregan las nutricionistas a los médicos, lo que Do Pico llama información basada en evidencia científica, son folletos y cuadernillos que resumen el punto de vista de la empresa sobre distintas temáticas, con referencias a documentos que los apoyan.

Ahí está en papel ilustración La Ciencia de los Azúcares: 24 páginas en las que se presentan temas conflictivos, como el azúcar y el jarabe de maíz de alta fructosa, señalados cada vez con más elementos como los responsables de las pandemias de obesidad y diabetes tipo 2, que en algunos países alcanzan a la mitad de la población y en otros es solo cuestión de tiempo, pero con una astucia dialéctica que podría llevar a conclusiones increíbles. “Los carbohidratos –los azúcares, almidones y fibras que se encuentran en las frutas, verduras, cereales y productos lácteos- son una parte importante de una dieta saludable (…) Las bebidas endulzadas con endulzantes calóricos suministran calorías –energía- de los azúcares que son carbohidratos simples. Los carbohidratos son nutrientes esenciales para la vida”.

Si A es parecido a B, y B es un poquito parecido a C, ¿A es igual a C? Definitivamente, sostiene página a página este cuadernillo.

Mientras en distintas revistas científicas se publican estudios que demuestran que los edulcorantes no calóricos no solo no disminuyen el consumo de azúcar, sino que suman sustancias como aspartamo, ciclamato o acezulfame K que probablemente gatillan problemas parecidos como el aumento de peso, Coca acerca a los médicos un vistoso collage que niega rotundamente nuevos paradigmas.

En otras entregas la apuesta está en la hidratación: la importancia de atenderla antes de que sobrevenga la sed (que muchas veces, aseguran, llega tarde) y de saciarla con bebidas que mejor si son saborizadas porque así los chicos “toman entre un 45 y un 50 por ciento más de líquido que si es solo agua”.

“Y lo hacen con referencias: eso me sorprendió”, dice Miquel, “es una jugada astuta de la marca: hacen una lectura propia de distintas publicaciones científicas para hacer publicidad”.

Sin dudas esa estrategia que Coca Cola ha sabido desplegar creando incluso institutos y sociedades, es lo más cuestionable.

Las visitadoras de Coca Cola a las que ellos prefieren no llamar así tienen, como cualquier visitador médico, objetivos: una cantidad de profesionales con los que hablar, relaciones que establecer y material que a su vez les piden a ellos que repartan entre sus pacientes a fin de ampliar la educación nutricional. Así, los consultorios pediátricos de los hospitales públicos de nuestro país tienen pilones de hojas infomerciales que por supuesto llevan a cuestionar, cómo es posible que ingresen, que ocupen el tiempo de los médicos, que dejen cosas.

“Es una locura”, dice Sergio Auger, que también es médico hasta diciembre era el director del hospital Santojanni y desde entonces es el coordinador de Hospitales del Ministerio de Salud. “Para que ingrese alguien a un hospital público tiene que haber un convenio escrito con la dirección. No es que puede pasar quien se le ocurra con un carrito a ofrecer sus productos”.

¿Conoce alguno?
“No. En mi gestión jamás se acercaron de esa empresa a proponerme algo así. Tampoco estoy al tanto de que dentro del Ministerio exista algún convenio marco que lo habilite. Y si me lo propusieran no lo aceptaría”.

¿Tiene Coca Cola algún acuerdo con el sector público en Argentina?
No, dice Do Pico.

¿Entonces?
“Convenio no hay”.

“Si hay nadie lo quiere hacer público”.

“Yo creo que entran así nomás”.

“Libremente”.

“Ven luz y pasan”.

 

Lo que enferma


El último informe sobre enfermedades no transmisibles del Ministerio de Salud (publicado en febrero de 2016), que ubica al sobrepeso como uno de los problemas más graves por los que atraviesa el país, con el récord regional de niños menores de 5 años obesos, sostiene que hay una asociación comprobada entre el aumento de peso y la ingesta de alimentos ultraprocesados y bebidas azucaradas. De estas en especial sostiene que:

Se estima que en 2010 el consumo de bebidas azucaradas causó en el mundo 184 mil muertes. 133 mil debido a diabetes, 45 mil debido a enfermedades cardiovasculares y 6.450 debido a algunos tipos de cáncer.

La mayor cantidad de estas muertes ocurrieron en América Latina.

En Argentina, por cada millón de adultos, hay 74 que mueren por el consumo de bebidas azucaradas: es de los países con mayor mortalidad atribuida al consumo de bebidas azucaradas de la región.

En nuestro país el consumo per cápita de bebidas elaboradas por la compañía más grande de gaseosas en 2011 fue de 80 litros: 2,5 veces más que en 1991 y 1,5 veces más que en 2001.

La empresa más grande es por supuesto Coca Cola, que a plena luz del día, anda suelta por los hospitales, se pasea por los consultorios e intenta convencer a los médicos de que ellos no solo no son un problema, son casi la solución.

¿Permitirá Jorge Lemus, el mismo ministro de Salud que autoriza la publicación de un informe con esta contundencia, que este tipo de promoción continúe?

Fuente

sábado, 27 de agosto de 2016

Lavoisier: Grandes éxitos de la Química Barroca

En sus primeros cien años, la Química había dado muchos tumbos. Algunos químicos seguían con mentalidad de alquimista, como el que descubrió el fósforo por casualidad buscando oro en la orina. Como en la Edad Media, hablaban de aceite de vitriolo en lugar de ácido sulfúrico y recurrían a una sustancia imaginaria, el flogisto, para tapar los agujeros de unas teorías que no habían cambiado desde de la Grecia antigua. Antoine de Lavoisier logró sacar a la Química de aquel callejón sin salida pero, pese a ser un revolucionario científico, murió guillotinado en 1794 porque en la Revolución Francesa cayó en el bando equivocado. Nacido en un una rica familia parisina, heredó una fortuna a los 25 años, recién admitido en la Academia de las Ciencias, y decidió invertir en una compañía privada que recaudaba impuestos para el Estado y se ensañaba con los pobres.

bbva-openmind-lavoisier-solo
Grabado de Antoine-Laurent Lavoisier, en su laboratorio. Autor: Louis Jean Desire Delaistre

Ese mismo negocio que le llevó a la guillotina le permitió montar el mejor laboratorio privado de la época sin reparar en gastos. Le obsesionaba medir y pesar todo con exactitud y así derribó las creencias en la vieja teoría de los cuatro elementos (aire, agua, tierra y fuego), según la cual el agua podía transmutarse en tierra. Al hervir agua durante mucho tiempo aparecía un residuo sólido en el fondo del recipiente, así que ¿cómo atreverse a dudar de la evidencia? Lavoisier lo hizo y, con sus precisos experimentos, demostró que el recipiente de vidrio perdía un peso igual al del sedimento que aparecía.

Siguió prosperando al casarse con la hija de un directivo de su compañía. Hicieron muy buena pareja en el laboratorio: ella tomaba notas de sus experimentos, le dibujaba las ilustraciones y le traducía artículos científicos en inglés. Juntos abordaron el tema candente de la química del siglo XVIII: ¿por qué unas cosas arden y pierden peso al calentarlas, mientras que otras, los metales, se cubren de óxido y ganan peso? Lavoisier sospechó que lo que ganaban los metales lo perdía el aire y siguió las pistas dejadas por otros químicos.

bbva-openmind-lavoisier-ppal

Se perdió varias veces y se equivocó otras tantas, hasta que el inglés Priestley le habló de una nueva clase de aire, que hacía que las cosas ardieran mejor, o se oxidaran antes, y con la que los ratones sobrevivían el doble de tiempo y muy activos en un recipiente sellado. Lavoisier repitió los experimentos de Priestley y se apropió del descubrimiento de ese nuevo elemento que formaba parte del aire y al que llamó oxígeno (“generador de ácido”, en griego), creyendo por error que estaba presente en todos los ácidos.

De error en error, llegó al acierto final: su Tratado elemental de química (1789), publicado el año de la Revolución Francesa. En él explicó que la combustión, la oxidación de los metales y la respiración de los animales son en realidad un mismo tipo de procesos: reacciones en las que se consume oxígeno. Al experimentar en recipientes cerrados, comprendió que en las reacciones químicas no se perdía ni ganaba peso. Puedes quemar esta hoja y convertirla en humo y cenizas, pero la cantidad total de materia sigue siendo la misma: se puede transformar, pero no eliminar. Es la ley de la conservación de la masa de Lavoisier, la primera teoría científica que tuvo la Química.

También les dio a las sustancias químicas sus nombres modernos y creó la primera tabla de los elementos, en la que ya no estaban aire y agua, pero todavía incluía la luz y el calor. A pesar de sus errores y de que no descubrió ningún elemento, supo recopilar los descubrimientos de otros y darles un sentido que no tenían por separado. Al día siguiente de su ejecución, el matemático Lagrange lo recordó así: «Bastó un instante para cortar esa cabeza, y cien años puede que no sean suficientes para dar otra igual».

Francisco Doménech para Ventana al Conocimiento

Fuente:
www.bbvaopenmind.com

sábado, 20 de agosto de 2016

Innovando el transporte de órganos para trasplante

Un grupo interdisciplinario de jóvenes investigadores desarrollan un producto de indudable necesidad.

Carnevale, Guibert, Bacigalupi, Mancini y Juan de Paz (Izq. a der. - Foto: C. Pairoba).




Los órganos que van a ser transplantados se transportan en conservadoras como las que se usan para ir a la playa o a un picnic. Esto parece increíble cuando consideramos que estamos hablando de órganos de cuyo transporte adecuado depende la vida de una persona. El sistema ha venido funcionando de esta manera, pero un accidente reciente nos muestra lo frágil de la metodología que se usa en la actualidad para transportar vida.

En el ámbito del Centro Binacional (Argentina-Italia) de Investigaciones en Criobiología Clínica y Aplicada (CAIC), cuatro jóvenes trabajan para desarrollar una nueva forma de transportar órganos para trasplante. Lo que surgió como una consulta a través de una red social derivó en un proyecto que abre un abanico de interesantes posibilidades con aplicaciones específicas.

Magalí Mancini (MM) y Constanza Bacigalupi (CB) son dos estudiantes próximas a recibirse de la carrera de Diseño Industrial (Universidad Nacional de Córdoba). Como proyecto final de tesis trabajan en un dispositivo para transportar órganos. Su interés por incorporar a su proyecto un sistema de enfriamiento de origen nacional las llevó a contactarse con Matías Carnevale (MC), Licenciado en Genética de la Universidad Nacional de Misiones, y con Leonardo Juan de Paz (LJdeP), Licenciado en Biotecnología de la Universidad Nacional de Rosario (UNR), ambos becarios del CAIC.



Detectando una necesidad
¿Cómo se conocieron?
MM:
Nos conocimos en un congreso buscando temas para tesis. A las dos nos interesaba el diseño industrial relacionado con el ámbito médico. Queríamos hacer un proyecto que no quede solamente en la tesis si no que vaya más allá. Que pueda ser después o nuestra fuente de trabajo o un proyecto que se pueda producir.

CB: Llegamos a la temática de la preservación de órganos leyendo e investigando temas en el ámbito médico. Leímos una noticia de donación que se hizo en México y en la cual se había abierto un contenedor. Esto nos alarmó y llamó nuestra atención. Por eso nos interesó ver qué podemos aportar desde el diseño para solucionar la problemática.

Parece rudimentario utilizar una conservadora.
MM:
Es una conservadora común de picnic, familiar, con hielo y pañales en la base para absorber las filtraciones y un rótulo de la entidad competente. El órgano va dentro de una bolsa. Después del accidente dijeron que el órgano no había sufrido daños y que el paciente estaba bien.

¿Se usa el mismo método de preservación independientemente del órgano?
MC:
Se usa el mismo método para todos, pero obviamente hay órganos que son más sensibles. Este tipo de preservación se denomina preservación estática. Bajan el metabolismo del órgano para que no sufra demasiado daño por la falta de oxígeno hasta que están en condiciones de implantarlo. Para todos los órganos se trabaja de la misma forma, fundamentalmente grandes órganos abdominales y torácicos. Para las córneas, por ejemplo, se trabaja con otra metodología de preservación.

O sea que el dispositivo sobre el cual Uds. están trabajando sería para dejar de usar estas hieleras y también para mejorar las condiciones de llegada del órgano.
MC:
Nosotros vemos la necesidad, siendo que hay equipos médicos o de laboratorio que son tan costosos. Nos parece ilógico no invertir en un sistema de transporte adecuado. Había que desarrollar algo. También tratar que el órgano sufra el menor daño posible ya que se trata de la calidad de vida de una persona.

¿Qué pasa en los países del Primer Mundo?
MM:
Por lo que vimos hay algo desarrollado, pero no siempre se cumplen las normativas que hay que seguir. Por ejemplo, enfrían pero no son autónomas o no se llega a la temperatura a la cual se tiene que llegar. Nosotros lo que queríamos es buscar algo que reúna todas las condiciones en un solo producto. Así llegamos a esta instancia.

¿Cómo se relaciona esto con la normotermia?
MC:
La perfusión en normotermia es una técnica para el reacondicionamiento del órgano antes de implantarlo más que para preservar.

CB: No hay antecedentes directos de algo que resuelva la problemática en particular. Otro aspecto fundamental desde el diseño industrial específicamente, es el tema comunicacional de producto, de que sea una conservadora para el uso médico. Que se regulen y respeten las normativas vigentes, que se adapte para el personal interviniente de los procuradores y que comunique que está llegando vida y no una lata de cerveza.

MM: Es como que impactaba mucho tanto a los médicos como a los familiares de transplantados con quienes hablamos. Nos decían “yo vi llegar en una conservadora de picnic el órgano que era para mi hija”. Esto era muy chocante.

MC: El equipo que estamos desarrollando ahora deja de ser una conservadora. Es un sistema de enfriamiento controlado, algo distinto. Estamos tratando de evitar el uso de hielo. Buscamos usar placas eutécticas que es algo más higiénico. Es un sistema de preservación estática del órgano, no una conservadora.

¿Que tipos de productos industriales se desarrollan en Córdoba?
CB:
Hay una tendencia a hacer productos para la industria agrícola o automotriz, quizás. No parece haber tanta influencia en el campo médico y a nosotras nos interesó hacer este aporte. Los egresados tienden a insertarse mucho en la industria agrícola.

MM: Con el tema de las impresiones 3D hay también como un auge de la aplicación médica.

Proyecto interdisciplinario
Leonardo Juan de Paz es también técnico electrónico. Sumado a su formación en biotecnología, esto le permite aportar un aspecto importante a este proyecto que nació siendo interdisciplinario.

Es interesante el tema de la interdisciplinariedad planteada en este proyecto.
LJdP:
La cooperación nació a través de las redes sociales. Ellas estaban buscando algún tipo de asesoramiento sobre qué sistema de frío usar y lo contactaron a Matías. Estuvimos viendo varias opciones que ellas nos habían preguntado y se generó un intercambio desde hace más de un año. Un par de meses atrás nos acercaron una propuesta concreta sobre qué sistema tenían planteado usar, nosotros lo vimos, le dimos nuestra opinión y como somos inquietos, el desafío nos motivó. Decidimos ver si podíamos hacerlo nosotros, o sea la posibilidad de ofrecer otra cosa.

MC: La idea era desarrollar algo mejorado a lo que ellas tenían, que sea más aplicable y que nosotros lo podamos validar con la experiencia que tenemos trabajando en preservación de órganos.

MM: Lo que nosotras teníamos era una opción de Francia con un sistema de refrigeración patentado y probado que nos costaba un precio muy alto. No conseguíamos respuesta de la Argentina para ver quién nos podía asesorar con esto. Teníamos una parte, pero nos faltaba, justamente, esto que estamos haciendo. Llegamos acá, tenemos esta otra opción y por suerte se puede validar desde el punto de vista científico.

CB: Y el plus de poder fabricarlo en el país, con la industria local. Esto es muy importante a nivel del diseño para que se pueda ejecutar, producir y comercializar acá.

El apoyo del CAIC
Edgardo Guibert (EG) es vice-director del CAIC y resaltó la importancia de las distintas áreas del conocimiento que se ponen en juego en este proyecto.

EG: Creo que este tipo de interacciones son útiles no solo desde el punto de vista de la creatividad sino también por una cuestión del lenguaje. Acá tenemos que estar hablando algo que interprete una persona que sabe de diseño industrial, otra persona que sabe algo de Fisiología y alguien que sabe de electrónica. Y todo eso tiene que ser en un lenguaje donde se entiendan las tres partes y dé un fruto. Y el fruto en este caso es solucionar un problema que está en una caja negra sin ser resuelto. Esto es una primera aproximación de conocimiento personal, ver qué es lo que se hace acá o lo que se hizo allá y juntarlos. Después habrá que buscar alguna vía de vinculación tecnológica de la UNR, el cual es un muy buen canal que está dando sus resultados. Este sería un muy buen ejemplo de aplicación.

LJdeP: Les comentaba a las chicas la buena predisposición que hay para todo lo que sea emprendimientos de base tecnológica en la provincia de Santa Fe. Hay subsidios, préstamos para proyectos. Al tener una idea que permita obtener un producto con un valor agregado de conocimiento bastante importante están casi en el lugar y el momento indicados para lanzarse. Esto es algo muy valioso para evaluar. Todo el mundo está muy interesado en invertir en tecnología.

MM: Tenemos un plan de negocios en el cual tenemos que terminar de ajustar el tema de precios y demás. Justamente por este sistema que no teníamos en el país y para el que se nos presentaba esta opción del exterior. Pero sí tenemos pensado llevárselo a un inversor o esta otra opción de conseguir fondos.

MC: El objetivo final de esto es netamente aplicado ya que lo que ellas quieren es tratar que este sistema se aplique de manera habitual en la clínica  dentro del país lo cual está bueno.

EG: también hay que tener en cuenta que estamos trabajando en algo que se va a aplicar en salud humana lo que implica una reglamentación muy particular. O sea que los cuidados son mucho más estrictos.

Hace dos años y medio que están trabajando en este proyecto. Una iniciativa que nació de una consulta a través de las redes sociales involucrando a gente joven con ganas de generar un producto necesario y con una aplicación concreta.

Entradas populares