miércoles, 13 de noviembre de 2013

Quieren declarar a Santa Fe provincia "libre de Dakar"

Que nadie crea que la largada del Dakar desde el Monumento deja felices a todos los rosarinos. Esa es, de mínima, la idea que impulsa a siete organizaciones ecologistas a una movida...


Que nadie crea que la largada del Dakar desde el Monumento deja felices a todos los rosarinos. Esa es, de mínima, la idea que impulsa a siete organizaciones ecologistas a una movida "antirrally". Ayer presentaron un proyecto ante la Cámara de Diputados provincial para que se declare a Santa Fe "zona libre de Dakar" y en unos días entregarán un pedido de informes ante la Dirección Provincial de Anticorrupción y Transparencia, para ver si se cumplió con el estudio de impacto ambiental que exige el Consejo Federal de Medio Ambiente. "Nadie pretende boicotear la partida del rally desde Rosario el 5 de enero próximo", sino dejar en claro que para muchos "no será ningún honor" y que hay sobradas razones "para que despierte una corriente de antipatía", explica Sergio Rinaldi, del Taller Ecologista. 

Hasta ahora, las voces que más se habían escuchado sobre la partida del Dakar desde Rosario eran las optimistas: que la ciudad estará en la tapa de los diarios del mundo, que durante tantas horas se televisará para mil millones de personas, que dejará tanta plata, que atraerá al turismo, que moverá el comercio... Pero existe también, un poco menos visible, una "corriente de antipatía" fundada en razones diferentes. Al frente se plantaron siete organizaciones, entre ellas el Taller Ecologista, el Taller de Comunicación Ambiental, Trama Tierra, Los Verdes y el Cepronat.

"Es muy contradictorio que por un lado Rosario ostente un plan de movilidad sustentable, con bicisenda, carriles exclusivos y preponderancia del transporte público, y por otro se enorgullezca de ser largada del Dakar, una competencia que alienta los vehículos de gran porte y fuerte consumo de combustible fósil, con la consiguiente emisión de gases de efecto invernadero", afirma el "verde" Gonzalo Gorostarzu.

El rechazo también se funda en que el rally causa graves daños al ecosistema (por ejemplo, destruye zonas de anidación y cría de fauna autóctona), abre sendas que favorecen la caza furtiva y destruye sitios arqueológicos y paleontológicos.

Como si fuera poco, la estadística muestra que, por competencia, se registran dos muertes humanas promedio, recuerda Cecilia Bianco, del Taller Ecologista. Desde que comenzó, en 1979, el rally ya produjo 59 víctimas fatales. Con esos antecedentes, la militante está convencida de que "el Dakar es un negocio que no debería aplaudirse".

Y dentro de la ciudad, además, aumenta dramáticamente los riesgos de atropello de perros y gatos.

Rinaldi aclara que son conscientes de que la movida no frenará el próximo rally. La batalla hoy es cultural y, a mediano plazo, apunta a que el Dakar no tenga más a estas tierras como pista. Una decisión que no por nada hace ya años tomó Europa.

Fuente:
www.lacapital.com.ar 

Nota relacionada aquí.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Entradas populares