jueves, 9 de abril de 2015

Coronda, el destino obligado para el aviturismo en Argentina

El municipio local, junto a una cátedra de la Universidad Nacional de Rosario, diseñaron un folleto que permite apreciar parte de la riqueza de aves que hay en esa zona costera. Buscan fomentar la actividad y preservar el ecosistema del lugar, tareas que comprenden cursos y la difusión masiva del tema.

Una forma sustentable de hacer turismo

Coronda, el destino obligado para el aviturismo en Argentina




Macá común (Rollandia rolland). Ésta es una de las seis especies de macaes que existen en Argentina. En el mundo se reconocen 22 tipos. Mide entre 23 y 26 centímetros, posee el dorso de un color pardo oscuro, de cuello estriado de igual tonalidad que el pecho. Sus ojos son de un llamativo color rojo. El pico es negro, corto y cónico, lo que lo diferencia del de los patos que es ancho y chato. Habitan aguas profundas para poder bucear.
Macá común (Rollandia rolland). Ésta es una de las seis especies de macaes que existen en Argentina. En el mundo se reconocen 22 tipos. Mide entre 23 y 26 centímetros, posee el dorso de un color pardo oscuro, de cuello estriado de igual tonalidad que el pecho. Sus ojos son de un llamativo color rojo. El pico es negro, corto y cónico, lo que lo diferencia del de los patos que es ancho y chato. Habitan aguas profundas para poder bucear.
Pato Capuchino (Anas versicolor). Se trata de un ave de unos 40 a 51 centímetros de largo, y pesa de 300 a 500 gramos. Cuenta con una corona contrastada y su nuca es de color pardo oscura, con cara y garganta ocráceas. Su pico es azulado, de base amarilla, mientras que su barrado y manchado es negruzco. Cuenta con un espejo alar verde entre fajas blancas.
Pato Capuchino (Anas versicolor). Se trata de un ave de unos 40 a 51 centímetros de largo, y pesa de 300 a 500 gramos. Cuenta con una corona contrastada y su nuca es de color pardo oscura, con cara y garganta ocráceas. Su pico es azulado, de base amarilla, mientras que su barrado y manchado es negruzco. Cuenta con un espejo alar verde entre fajas blancas.

Coronda lleva adelante desde hace tiempo una iniciativa turística casi única en la provincia, la que apunta a impulsar una forma sustentable de hacer turismo, reducir el denominado “de extracción” y conservar el patrimonio natural para las próximas generaciones. La propuesta se conoce como aviturismo, una herramienta con la que se busca preservar el ecosistema de ríos, costas e islas corondinas, a partir de la posibilidad de crear concientización sobre las bondades recreativas y visuales que brindan las aves de la zona en su contacto con la naturaleza. La iniciativa es producto de un trabajo conjunto entre la Subsecretaría de Turismo y Producción de la Municipalidad de Coronda, la cátedra de Medicina Veterinaria, Manejo y Conservación de Fauna Silvestre, y la de Fauna Silvestre de la Facultad de Ciencias Veterinarias de la Universidad Nacional de Rosario.

“A raíz de un censo realizado durante varios meses, logramos confeccionar un folleto que opera como una invitación a observar con atención una de nuestras mayores y más maravillosas riquezas: las aves de la ciudad y la región”, explicó a Voces del Salado la responsable del área municipal antes mencionada, Victoria Tejeda. “A tal fin, hemos elegido una muestra de 20 especies de fácil registro, que se pueden disfrutar a simple vista, desde la costanera, o recorriendo en lanchas el río Corondá, sus riachos y arroyos; la secuencia de aves de este folleto se basó en similitudes morfológicas, no sistemáticas, para facilitar la identificación de las mismas”, agregó.

Chajá (Chauna torcuata). 

Esta especie, considerada como un símbolo en las pampas, tiene un gran tamaño, aproximadamente unos 75 centímetros de pico a cola. El cuerpo parece una especie de pavo con cresta, de pico pequeño y afilado y con una especie de collar en el cuello. Tiene patas rosadas, robustas y largas, y la parte de alrededor de los ojos es rojiza. Vive en parejas y en ocasiones en grupos de alrededor de cien individuos.
Chajá (Chauna torcuata). Esta especie, considerada como un símbolo en las pampas, tiene un gran tamaño, aproximadamente unos 75 centímetros de pico a cola. El cuerpo parece una especie de pavo con cresta, de pico pequeño y afilado y con una especie de collar en el cuello. Tiene patas rosadas, robustas y largas, y la parte de alrededor de los ojos es rojiza. Vive en parejas y en ocasiones en grupos de alrededor de cien individuos.
Biguá (Phalacrocorax brasilianus).

Su largo varía entre los 70 a 75 centímetros, con una envergadura alar de 100 centímetros y pesa entre 1 y 1.5 kilogramos. Es delgado y pequeño,  con una cola larga y frecuentemente sostiene su cuello en una forma de S. El plumaje es principalmente negro, con un parche de garganta de amarillo-castaño. Durante la temporada de cría, aparecen mechones blancos a los lados de la cabeza y el parche de la garganta desarrolla un borde blanco.
Biguá (Phalacrocorax brasilianus). Su largo varía entre los 70 a 75 centímetros, con una envergadura alar de 100 centímetros y pesa entre 1 y 1.5 kilogramos. Es delgado y pequeño, con una cola larga y frecuentemente sostiene su cuello en una forma de S. El plumaje es principalmente negro, con un parche de garganta de amarillo-castaño. Durante la temporada de cría, aparecen mechones blancos a los lados de la cabeza y el parche de la garganta desarrolla un borde blanco.


Huéspedes de la naturaleza
“Puntualmente, el proyecto se denomina Planificación del Aviturismo como Herramientas de Conservación y Desarrollo Comunitario de la Ciudad de Coronda, y busca generar conciencia en la gente para que aprendan a observar para disfrutar, sin desarrollar un turismo de extracción como la pesca”, destacó Tejeda sobre esta singular propuesta. “Como nos gusta decir, en Coronda somos huéspedes de la naturaleza, por ello hemos confeccionado este folleto que hace las veces de guía de aves, que muestra una parte de las 117 especies que hasta el momento hemos detectado en esta zona en particular”, detalló luego la funcionaria, sin olvidar de mencionar que “éstas son sólo una porción de las más 400 variedades que hay en toda la provincia de Santa Fe”.

“Además del folleto, el año pasado también realizamos un curso de iniciación en la observación de aves, en el marco del ecoturismo que promocionamos, al que consideramos como puntapié inicial para sensibilizar a la gente sobre el tema”, remarcó Tejeda después. “El aviturismo es algo que mueve millones de turistas en el mundo; teniendo en cuenta eso, lo que quiere hacer Coronda es algo similar a lo desarrollado en San Javier desde hace tiempo, porque creemos que esta es una alternativa que nos puede jerarquizar como punto turístico en toda la provincia, ya que somos las únicas dos localidades que llevamos a cabo esta clase de propuesta turística”, redondeó.

Garza blanca (Ardea alba). Es una de las garzas más ampliamente distribuidas por el mundo. De vuelo lento, con cuello retraído, es un ave grande de plumaje blanco que puede alcanzar el metro de altura y pesar hasta 950 gramos. Además del tamaño, la garza blanca puede diferenciarse de otras garzas del mismo color por su pico amarillo y patas negras.
Garza blanca (Ardea alba). Es una de las garzas más ampliamente distribuidas por el mundo. De vuelo lento, con cuello retraído, es un ave grande de plumaje blanco que puede alcanzar el metro de altura y pesar hasta 950 gramos. Además del tamaño, la garza blanca puede diferenciarse de otras garzas del mismo color por su pico amarillo y patas negras.
Cigüeña americana (Ciconia maguari). Es un animal de gran tamaño, de unos 130 centímetros de largo, desde el pico hasta la punta de la cola, y 85 de altura de pie. Es de color blanco, con la cabeza, el cuello y el pecho con reflejos grises. Las plumas primarias y secundarias del ala, así como las supracaudales, son de color negro y tornasoladas. La cola también es negra. Parte de la cara es desnuda, de color rojo. El pico es largo, cónico y robusto, de color verde azulado en la parte posterior y rojo violáceo en la parte anterior. Las patas son rojas.
Cigüeña americana (Ciconia maguari). Es un animal de gran tamaño, de unos 130 centímetros de largo, desde el pico hasta la punta de la cola, y 85 de altura de pie. Es de color blanco, con la cabeza, el cuello y el pecho con reflejos grises. Las plumas primarias y secundarias del ala, así como las supracaudales, son de color negro y tornasoladas. La cola también es negra. Parte de la cara es desnuda, de color rojo. El pico es largo, cónico y robusto, de color verde azulado en la parte posterior y rojo violáceo en la parte anterior. Las patas son rojas.

Difusión masiva

“Este año se seguirá con el relevamiento de aves en la zona, con el objetivo de profundizar detalles sobre el tema”, resaltó Victoria Tejeda en otro pasaje de la entrevista con Voces del Salado. “También prevemos la realización de un curso de capacitación en aviturismo, programado para fines de abril, que será destinado a docentes de instituciones de educación primaria, secundaria y terciaria, para que éstos sean replicadores de la cuestión”, añadió.

“Nosotros seguimos difundiendo lo que significa este tipo particular de turismo en cada uno de los eventos deportivos y turísticos realizado en la ciudad, con el objetivo de concientizar a la población sobre su cuidado y provecho”, expresó la funcionaria corondina, sin dejar de anticipar que “ahora, comenzará una etapa de difusión masiva donde vamos a ‘bombardear’ a través de los distintos medios de comunicación lo que son las aves, las especies existentes en la zona y todo lo relacionado a ellas”. “Actualmente estamos diseñando un segundo folleto, que también se repartirá en la población para dar continuidad a esta labor tan importante que promovemos”, concluyó.

Carau (Aramus guarauna). Este ave tiene un largo total de 66 centímetros, mientras que su envergadura alar es de 100 centímetros. El plumaje es bronceado, con la cabeza y cuello grisáceo. Tiene las patas largas y el pico amarillento, largo y apenas curvo. Las alas son largas y anchas, y vuela con las primarias separadas. Su cola es corta. Se alimenta de fauna acuática pequeña, principalmente de caracoles.
Carau (Aramus guarauna). Este ave tiene un largo total de 66 centímetros, mientras que su envergadura alar es de 100 centímetros. El plumaje es bronceado, con la cabeza y cuello grisáceo. Tiene las patas largas y el pico amarillento, largo y apenas curvo. Las alas son largas y anchas, y vuela con las primarias separadas. Su cola es corta. Se alimenta de fauna acuática pequeña, principalmente de caracoles.
Jacana (Jacana jacana). También conocida como gallareta, esta especie se caracteriza porque la hembra es más grande que el macho y forma harenes de hasta 4 y 5 de ellos. Es una especie de ave caradriforme que habita los humedales de Sudamérica y Panamá.
Jacana (Jacana jacana). También conocida como gallareta, esta especie se caracteriza porque la hembra es más grande que el macho y forma harenes de hasta 4 y 5 de ellos. Es una especie de ave caradriforme que habita los humedales de Sudamérica y Panamá.
Pirincho (Guira guira). Habita las provincias de Buenos Aires, Córdoba y Santa Fe. En este país también es conocida como urraca, al ver los primeros inmigrantes europeos el parecido a las del viejo continente. Su cuerpo es alargado y esbelto, terminado en una cola larga. Tiene un copete retráctil característico. Sus patas son cortas, con cuatro dedos; el primero y el cuarto dirigidos hacia adelante y los otros dos hacia atrás
Pirincho (Guira guira). Habita las provincias de Buenos Aires, Córdoba y Santa Fe. En este país también es conocida como urraca, al ver los primeros inmigrantes europeos el parecido a las del viejo continente. Su cuerpo es alargado y esbelto, terminado en una cola larga. Tiene un copete retráctil característico. Sus patas son cortas, con cuatro dedos; el primero y el cuarto dirigidos hacia adelante y los otros dos hacia atrás


EN NUMEROS
437 especies de aves hay en la provincia de Santa Fe, de las alrededor de 1.100 existentes en Argentina.

117 son los tipos de aves registradas hasta el momento en la zona de costas e islas de Coronda.

Varillero negro hembra (Agelasticus cyanopus).  Es de color amarillo en el vientre, mientras que el macho se diferencia porque es completamente negro. Los juveniles tienen un patrón similar a las hembras aunque un poco más oscuro. Se lo encuentra en Argentina, Bolivia, Brasil, y Paraguay, principalmente en pantanos.
Varillero negro hembra (Agelasticus cyanopus). Es de color amarillo en el vientre, mientras que el macho se diferencia porque es completamente negro. Los juveniles tienen un patrón similar a las hembras aunque un poco más oscuro. Se lo encuentra en Argentina, Bolivia, Brasil, y Paraguay, principalmente en pantanos.
Gaviotín chico común (Sterna superciliaris). Mide hasta 25 centímetros de longitud y pesa unos 50 gramos. Su plumaje reproductivo es gris pálido con 4 a 5 plumas primarias externas negruzcas que forman una cuña estrecha en el extremo del ala. La coronilla, la nuca y la línea ocular son negras. La frente y las partes inferiores son blancas. El pico es amarillo robusto, en estado no reproductivo con un apéndice parduzco. Las patas son de color amarillo opaco.
Gaviotín chico común (Sterna superciliaris). Mide hasta 25 centímetros de longitud y pesa unos 50 gramos. Su plumaje reproductivo es gris pálido con 4 a 5 plumas primarias externas negruzcas que forman una cuña estrecha en el extremo del ala. La coronilla, la nuca y la línea ocular son negras. La frente y las partes inferiores son blancas. El pico es amarillo robusto, en estado no reproductivo con un apéndice parduzco. Las patas son de color amarillo opaco.
Cardenal (Paroaria coronata). De unos 17 centímetros de altura, los adultos tienen un notable copete rojo y capuchón que se extiende hasta el pecho, dorsal plomizo, ventral blanco y pico blancuzco. Es un ave perseguida por su uso como mascota, por lo que es común verlo en cautiverio.
Cardenal (Paroaria coronata). De unos 17 centímetros de altura, los adultos tienen un notable copete rojo y capuchón que se extiende hasta el pecho, dorsal plomizo, ventral blanco y pico blancuzco. Es un ave perseguida por su uso como mascota, por lo que es común verlo en cautiverio.
Carpintero real común (Colaptes melanochloros). Se caracteriza por su capacidad trepadora y por perforar con el pico los troncos de árboles para extraer larvas e insectos para su sustento. El mismo es fuerte y cónico, terminado en punta como de cincel o de tijera. Tiene patas grandes con largos dedos, dos de ellos dirigidos hacia adelante y los otros dos hacia atrás. Las uñas constituyen verdaderos ganchos, que le permiten clavarse en los troncos verticales.
Carpintero real común (Colaptes melanochloros). Se caracteriza por su capacidad trepadora y por perforar con el pico los troncos de árboles para extraer larvas e insectos para su sustento. El mismo es fuerte y cónico, terminado en punta como de cincel o de tijera. Tiene patas grandes con largos dedos, dos de ellos dirigidos hacia adelante y los otros dos hacia atrás. Las uñas constituyen verdaderos ganchos, que le permiten clavarse en los troncos verticales.


Fuente
http://voces.ellitoral.com/2015/03/24/coronda-el-destino-obligado-para-el-aviturismo-en-argentina/

2 comentarios:

  1. Gracias por difundir nuestras actividades!!!! La avifauna, agradecida!!! Abrazo fraternal

    ResponderEliminar
  2. Un gusto contribuir a que se conozca un lugar tan hermoso, en una zona que frecuenté mucho de chico. Felicitaciones por el trabajo.

    ResponderEliminar

Entradas populares