sábado, 28 de agosto de 2010

Nuestros mejores y peores momentos ocurren dentro de relaciones sociales según un trabajo de investigación

Los estudios contradicen la noción de que los logros individuales son los que marcan los mejores y peores momentos de la vida.



Traducción de Claudio Pairoba
26 de Agosto.

BUFFALO, N.Y. – En el primer estudio de este tipo, los investigadores han encontrado evidencia convincente de que nuestras mejores y peores experiencias en la vida probablemente no involucren logros individuales sino la interacción con otra gente y la realización de una imperiosa necesidad de conexión social.

Los hallazgos, los cuales se oponen a las implicancias de investigaciones previas, aparecen en “Lo que nos hacen sentir maravillosamente bien también nos hace sentir increíblemente mal: El impacto emocional de experiencias independientes e interdependientes.” El estudio cuenta los resultados de experimentos llevados a cabo en la Universidad de Buffalo (UB) y aparecerán próximamente en la edición impresa de “El Yo y la Identidad”.

Shira Gabriel, coautora del trabajo y Profesora Asociada de Psicología de la UB, dice “La mayoría de nosotros dedicamos mucho de nuestro tiempo y esfuerzo a los logros individuales tales como trabajo, pasatiempos y estudios.”

“Sin embargo esta investigación sugiere que los eventos que terminan constituyéndose en los más importantes de nuestra vida, los eventos que nos traen la mayor felicidad y que también llevan el potencial para causar el mayor dolor, son los eventos sociales – momentos para conectarse con otros y sentir su conexión con nosotros.”

La Dra. Gabriel indica que gran parte de la investigación en Psicología Social ha sugerido explícita o implícitamente que los eventos que se experimentan de manera independiente de otros individuos son claves para explicar nuestras experiencias emocionales más intensas.

“Encontramos, sin embargo,” dice, “que no eran los eventos independientes o individuales tales como ganar premios o completar tareas los que afectaban de manera más importante a los participantes; sino que eran los momentos en que relaciones cercanas comenzaban o terminaban; cuando la gente se enamoraba o encontraban un nuevo amigo; cuando un ser amado moría o les rompía el corazón. En síntesis, eran los momentos de conexión con otros los que afectaban de manera más profunda la vida de las personas.”

Los investigadores incluyeron como autores principales a Lisa Jaremja, una estudiante de doctorado en Psicología de la Universidad de California, Santa Barbara y Mauricio Cavallo, Profesor Asistente en Psicología de la Universidad de Oklahoma.
Un total de 376 individuos participaron en los cuatro estudios que formaron las bases de las conclusiones obtenidas por los investigadores.

El estudio 1 se centró en estudiantes universitarios a quienes se les pidió que describieran las experiencias emocionales más positivas y negativas de sus vidas. De manera abrumadora, y sin importar el sexo de los participantes, los sujetos mostraron una mayor tendencia a describir eventos sociales como las cosas más positivas y negativas que hubieran experimentado (comparado con hechos independientes).

El estudio 2 repitió y extendió los objetivos del estudio 1, con resultados similares, y se enfocó en participantes de mediana edad a quienes se les pidió que contaran una experiencia emocional intensa y reciente.

El estudio 3 brindó evidencia acerca de que el fuerte impacto emocional de los eventos interdependientes (o sea sociales) informados en los dos primeros estudios no se debió al hecho de que los eventos sociales fueran más destacados que los eventos independientes.

El estudio 4 demostró que cuando se piensa acerca de eventos sociales e independientes, los participantes clasifican a los hechos de naturaleza social como de mucho mayor impacto que los eventos independientes. El estudio 4 también demostró que los eventos de carácter social obtienen su impacto emocional de nuestra necesidad de pertenecer.

La investigación y la experiencia de Gabriel se enfocan en la naturaleza social del yo, incluyendo aspectos sociales de la interpretación del yo, las funciones sociales del yo, la necesidad de pertenecer y las diferencias de género en las estrategias para conectarse con otros.

Fuente
http://www.eurekalert.org/pub_releases/2010-08/uab-oba082610.php?fb=1

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Entradas populares